El nuevo testimonio que sacude el caso del 'carrusel' de ambulancias

El nuevo testimonio que sacude el caso del 'carrusel' de ambulancias

Juan Carlos Aldana fue uno de los testigos que dio más argumentos para condenar a Samuel Moreno.

notitle
26 de marzo 2016 , 06:42 p.m.

Una nueva declaración de Juan Carlos Aldana, procesado y testigo clave en el caso del ‘carrusel’ de ambulancias –era el representante legal de una de las firmas que se quedaron con ese contrato de 67.000 millones de pesos– pone a tambalear los beneficios que han conseguido dos de los principales protagonistas de ese desfalco.

Según la declaración de Aldana, el exsecretario de Salud de Bogotá Héctor Zambrano y el empresario Federico Gaviria, quienes han reconocido una participación secundaria en el escándalo e hicieron acuerdos con la Fiscalía, habrían jugado un papel determinante en el saqueo.

Aldana, quien puso la plata para que las empresas beneficiadas con el contrato pagaran las coimas a funcionarios del Distrito y concejales, fue uno de los testigos a los que el juez 14 de Bogotá dio mayor credibilidad para condenar al exalcalde Samuel Moreno, quien este martes conocerá el monto de su pena.

El testimonio de Aldana, rendido ante la Fiscalía el 17 de febrero pasado, pone a Zambrano y a Gaviria ante el escenario de ser procesados por un nuevo delito: concierto para delinquir. Fuentes del proceso plantean, incluso, que la Fiscalía tendría que revocar los acuerdos a los que llegó con ellos, pues su papel en el ‘carrusel’ habría ido más allá de lo que admitieron.

En su última versión, Aldana asegura que Federico Gaviria fue clave para que su firma se quedara con el contrato de las ambulancias. “Gaviria nos reúne a nosotros, a la empresa TAM, es decir a la señora Yolanda y a su hijo, para que integremos la Unión Temporal Transporte Ambulatorio Bogotá. Ellos aportarían la experiencia específica en la operación de ambulancias y nosotros aportaríamos los cupos de crédito que requería la licitación y los indicadores financieros”, dijo.

Aldana agregó que Gaviria “era la persona que se comunicaba con el Secretario de Salud y los concejales. Él era el estructurador y quien, por así decirlo, garantizaba o prometía en ese momento que el contrato sería adjudicado. Mantenía reuniones periódicas también con los evaluadores internos de la Secretaría de Salud y la oficina jurídica”.

Aldana sostiene que a Gaviria supuestamente le correspondieron 500 o 600 millones de pesos, “producto de los recursos de la comisión que se pagó cuando se inició el contrato”. Adicionalmente, dice, “durante toda la ejecución del contrato, es decir, durante 36 meses, a Federico Gaviria se le giraron 70 millones mensuales”, equivalentes a 2.520 millones de pesos.

Según Aldana, esa plata “procedía de los pagos que hacía la Secretaría de Salud a la Unión Temporal, producto del contrato de las ambulancias”; todo con el supuesto aval de Héctor Zambrano.

En declaraciones que Gaviria rindió en el 2013 ante la Fiscalía, y con las que después consiguió un principio de oportunidad y una condena excarcelable de dos años y medio, tan solo reconoció su participación en el esquema ilegal después de que la licitación estaba en marcha. Zambrano, quien aceptó tres cargos y logró un principio de oportunidad por peculado, que le dio 13 años de prisión, dijo que recibió $ 150 millones de pesos de la millonaria coima “para cancelar algunos compromisos”.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.