Tres ministros en la mira de la Procuraduría de Ordóñez

Tres ministros en la mira de la Procuraduría de Ordóñez

Ministros de Interior, de Hacienda y de Defensa tienen procesos abiertos. ¿Por qué los investigan?

notitle
05 de marzo 2016 , 06:56 p.m.

Tres de los ministros más cercanos al presidente Juan Manuel Santos, y quienes públicamente han defendido las banderas del proceso de paz con las Farc, están actualmente en la mira de la Procuraduría de Alejandro Ordóñez, uno de los más duros críticos de la forma como se adelantan los diálogos de La Habana.

Si bien entre las funciones del Ministerio Público está la de vigilar el comportamiento disciplinario de los altos funcionarios del Estado, llama la atención que una situación poco usual como tener investigados al mismo tiempo a tres ministros se registre cuando existen fuertes rumores de una eventual salida anticipada del Procurador.

Quienes afrontan procesos disciplinarios son el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, por presunta participación indebida en política al haber supuestamente invitado a votar por los candidatos de la Unidad Nacional en las comisiones regionales de octubre pasado, y por su aparente participación en el escándalo de la contratación de Bogotá cuando ofició como Senador a nombre del Partido Liberal.

Cristo, por encargo de Santos, es quien tiene la batuta para tramitar todas las reformas legales que se requieren para abrirle paso al andamiaje jurídico que necesita la implementación de los acuerdos de paz con las Farc.

El otro es el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien además fue negociador plenipotenciario de la delegación oficial de paz. Se le señala de supuestamente haber violado la ley al permitir que guerrilleros fuertemente armados hicieran proselitismo en una población de La Guajira, a mediados de febrero.

Lo que se le sindica al Ministro, que está preparando a las tropas para el posconflicto, es presuntamente haber despejado de uniformados un área urbana, lo que –a juicio del Ministerio Público– habría puesto en peligro a la población civil porque eso permitió que las Farc hicieran proselitismo con armas.

Y el tercero es el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien además de estar a cargo de la búsqueda de las fórmulas requeridas para superar los nubarrones económicos que se están posando sobre el país, tiene –entre otras– la tarea de ayudar a diseñar los mecanismos que le permitirán a Colombia financiar el posconflicto.

Cárdenas es investigado por el escándalo que rodea los sobrecostos de la puesta en marcha de la Refinería de Cartagena (Reficar), ya que, dice el Ministerio Público, podría haber fallado –a pesar de las alertas– en la vigilancia sobre la forma en que se adelantaba el proyecto.

¿Y qué busca el Procurador con estas actuaciones? Esta pregunta se la hacen diversos sectores en el país, pues para algunos su intención es enviarle un fuerte mensaje a la Casa de Nariño: el de que tiene a sus funcionarios en la mira por si la demanda con la que se busca anular su segunda elección prospera en el Consejo de Estado. Esta tendría que resolverse en cuestión de semanas.

La catedrática de la Universidad Javeriana, Patricia Muñoz, aseguró que “se ve una manifestación de algo generalizado en el país, que es un choque entre los poderes por razones políticas, y donde comienza a crecer una desconfianza sobre la legitimidad de las instituciones, ya que todas ellas se están enmarcando en un escenario de interés político”.

Y es que el propio Ordóñez –a finales de enero– aseguró que el Presidente estaba presionando al Consejo de Estado para sacarlo del cargo, cosa que el Mandatario desmintió. Sin embargo, con ese señalamiento quedó claro que el jefe del Ministerio Público ve en Santos a un rival directo.

Otras voces hablan del posible interés del Procurador de postular su nombre a la Presidencia, en el 2018, por el Partido Conservador o incluso por el uribista Centro Democrático. Quienes sostienen esta tesis afirman que, por eso, sus decisiones tienen motivaciones políticas y su principal argumento es oponerse a la paz y a quienes la promueven.

De hecho, el representante David Barguil, presidente del conservatismo, admitió el año pasado que en su colectividad ven a Ordóñez como “una carta natural del partido para el 2018”.

Para el analista de la Universidad Externado, Jairo Libreros, “el tufillo de esas aperturas de investigación (a los ministros) es eminentemente político y busca aumentar su nivel de exposición mediática”.

Si bien estos procesos disciplinarios –cumpliendo todas sus instancias– no se cerrarían en menos de un año, en un momento de convulsión política como el actual y ante la expectativa por la firma de la paz con las Farc, sí generan muchas lecturas en un país en el que el Presidente de la República y el Procurador General son vistos por la ciudadanía como rivales. Seguro esta tensión continuará subiendo de tono.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.