¿Cómo le iría a Colombia si Donald Trump es presidente de EE. UU.?

¿Cómo le iría a Colombia si Donald Trump es presidente de EE. UU.?

¿O qué pasaría si la que gana es Hillary Clinton? Análisis del tema Colombia para los aspirantes.

notitle
02 de marzo 2016 , 09:56 p.m.

Con los resultados del ‘supermartes’, cada vez se ve más cercana la posibilidad de que Donald Trump o Hillary Clinton asuman las riendas de la Casa Blanca. Y con eso la pregunta que surge cada cuatro años cuando los estadounidenses van a las urnas. ¿Qué puede esperar Colombia y la región si ese pronóstico se confirma?

En el caso de la ex secretaria de Estado, la respuesta es más bien simple. Pero lo contrario sucede con el magnate neoyorquino ya que Trump nunca ha ejercido un cargo público y lo único que se sabe es lo que ha dicho hasta ahora en la campaña electoral. (Lea también: Un sector del propio partido republicano quiere frenar a Trump)

La relación de Clinton con Colombia lleva casi dos décadas y se inició cuando su esposo, Bill, ocupó la Casa Blanca (entre 1993 y 2001). Bajo su mandato fue que EE.UU. aprobó el Plan Colombia, una iniciativa a través de la cual Washington ha invertido más de 10.000 millones de dólares y que se considera todo un éxito en la política exterior de EE. UU. En otras palabras, es un legado de su esposo que probablemente Hillary protegerá de llegar a la Oficina Oval.

Clinton, además, fue secretaria de Estado del presidente Barack Obama, un cargo desde el que estrechó los lazos con el país y empujó la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones que se firmó en el 2010.

Hace algunas semanas el presidente Barack Obama anunció el nacimiento del Plan Paz, una nueva estrategia estadounidense para ayudar en la implementación de los acuerdos de paz entre el gobierno y las Farc si es que llegan a materializarse. Tras el anunció, que prevé un gasto de 450 millones de dólares para ser gastados en el 2017, algunos expresaron dudas sobre su continuidad, pues Obama ya no estará en la Casa Blanca el año entrante. Pero con una presidencia de Clinton esas dudas quedarían despejadas. El único tropiezo de Hillary con Colombia sucedió en la campaña del 2008 cuando era también candidata a la nominación de su partido y se opuso de manera vehemente a la aprobación del TLC. Incluso le tocó despedir a uno de sus principales asesores pues este trabajaba a su vez para la embajada de Colombia en Washington haciendo lobby para la aprobación del acuerdo comercial.

Pero todo el mundo lo entendió como una movida electoral para cortejar a la base del partido demócrata que se oponía al tratado por la violencia contra el sindicalismo que existía en Colombia. Una postura que Obama también compartió pero que luego modificaron tras su triunfo en las elecciones.

En términos regionales, Clinton con seguridad impulsará la apertura de relaciones con Cuba que inició Obama y seguirá contando con Colombia como su gran aliado en la región.

La relación con Trump, por el contrario, es casi inexistente. A parte del elogio a la señorita Colombia, Paulina Vega, antes de que fuera coronada en el concurso de Miss Universo –del que era propietario–-, y el rifirrafe que siguió cuando esta lo criticó por llamar a los inmigrantes mexicanos violadores y criminales, solo existe su interés en construir un hotel de la cadena Trump en el país. Eso, y una declaración suelta que dio hace algunos días cuando dijo “yo amo a Colombia”.

Sin embargo, las posiciones expresadas durante la campaña son motivo de preocupación. Aparte de palabras desobligantes con los mexicanos, ha prometido expulsar a los 11 millones de indocumentados que se estima hay en el país y construir un muro en la frontera sur para evitar que sigan entrando. Para rematar ha dicho que el muro lo pagarán los mexicanos.

Algo que no ha caído muy bien en la región y que podría complicar las relaciones con el hemisferio. Trump también ha indicado que EE. UU. hace demasiado en otros lugares del mundo sin recibir nada a cambio. Y por lo general cita la presencia de EE.UU. en Corea del Sur, Europa y Oriente Próximo para subrayar que es el Viejo Continente, los países árabes, los japoneses y coreanos los que deberían pagar lo que se gasta Washington en protegerlos.

Eso podría indicar que asuntos como financiar la paz de Colombia no estarían dentro de sus planes. Así mismo, ha sido ambivalente en algunos temas sugiriendo que sería neutral en el conflicto israelo-palestino, para luego decir que respalda ciento 0 por ciento a Tel Aviv.

La mayoría de expertos sostienen que Trump ha tomado estas posturas pues han resultado populares entre la base que lo está apoyando pero que una vez llegue a la presidencia cambiará de dirección. Entre otras por algunas de sus ideas, como imponer un arancel del 45 por ciento a todos los productos chinos o expulsar a más de 10 millones de personas son irrealizables.

De hecho hace poco trascendió una conversación que tuvo con la junta editorial del New York Times en la que dijo que la construcción del muro y su postura anti inmigrante era solo una estrategia electoral. (Vea el especial de las elecciones en Estados Unidos)

Algo, entre otras, muy normal dado el sistema político estadounidense donde los candidatos inicialmente le hablan a las bases de los partido (de derecha o izquierda) por que son lo que definen la nominación, pero luego se mueven hacia centro a la hora de las elecciones generales.

En ese sentido también se asume que Trump es una persona pragmática y se rodeará de personas con recorrido para que lo asesoren en política internacional. Un tema del que sabe poco, como ha demostrado en los debates del partido republicano.

“Una presidencia de Trump sería muy similar a la política exterior de Reagan con énfasis en paz pero desde una posición de fuerza económica y militar. No hay de qué asustarse”, afirma Peter Navarro, de la Universidad de California.

Sin embargo, y dado que se trata de promesas de campaña que lo llevaron hasta donde está, el magnate tendría que acomodar algunas de ellas y de allí la incógnita que plante una presidencia administrada por Trump.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.