El 61,7 por ciento de colombianos solo tiene para lo necesario

El 61,7 por ciento de colombianos solo tiene para lo necesario

Mayoría percibe que sus ingresos solo alcanzan para cubrir los gastos mínimos que demanda un hogar.

notitle
02 de marzo 2016 , 08:28 p. m.

La cobertura de servicios públicos en Colombia está mejorando, principalmente en energía, que casi alcanza el 100 por ciento (99,9 %). Al campo, en acceso a ese servicio, aún falta llegar a un 4,4 por ciento de la población.

El servicio más escaso es el del gas. La cobertura nacional solo es del 62,5 por ciento, debido a que el porcentaje se ve disminuido por el sector rural, en donde las redes solo llegan en un 11,7 por ciento.

Más allá del acceso a los servicios, los colombianos, en un 61,7 por ciento, perciben que sus ingresos solo alcanzan para cubrir los gastos mínimos que demanda un hogar.

Aun así, un 92,4 por ciento tiene televisión (42,2 % tiene plasma o led), y el acceso a internet es del 41,8 por ciento, aunque el 45,5 por ciento de la población cuenta con un computador.

Caída de pobreza, mayor en ciudades que en campo

En el país, aunque la pobreza monetaria bajó 0,7 por ciento, al pasar de 28,5 por ciento en el 2014 a 27,8 por ciento en 2015, la brecha entre el campo y la ciudad sigue siendo profunda.

Por ejemplo, en el total nacional, la pobreza extrema se ubicó en 7,9 por ciento en el 2015, desde un 8,1 por ciento que había en el 2014. No obstante, en centros poblados (20 viviendas contiguas) y rural disperso, el indicador no solo no se movió sino que es más del doble, 18 por ciento, en comparación con la cifra nacional.

Así se desprende del informe sobre pobreza presentado este miércoles por el Dane, según el cual 171.000 personas salieron de la pobreza monetaria entre 2014 y 2015, mientras que los afortunados que dejaron atrás la pobreza extrema fueron 24.000 personas.

La desigualdad, medida a través del coeficiente de Gini, también cedió ligeramente, al pasar de 0,538 en 2014 a 0,522 en 2015. “La disminución es de 0,016 puntos con respecto a 2014”, señala el Dane.

En ese sentido, se destaca que la reducción de la desigualdad es mayor en las cabeceras urbanas (0,498) y en las 13 principales ciudades del país (0,488). Inclusive, en los centros poblados y rural disperso, el coeficiente está muy por debajo del promedio nacional (de 0,463 en 2014 a 0,454 en 2015).

Durante la presentación de los resultados de pobreza en el 2015, en Bucaramanga, el presidente Juan Manuel Santos destacó: “En los últimos seis años, cerca de 4,6 millones de colombianos superaron la pobreza. Los avances del país son alentadores. Ciudades como Bucaramanga, Bogotá, Manizales y Medellín muestran resultados positivos en términos de pobreza monetaria”.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, señala que este resultado “habla muy bien del país y su economía, pues la reducción de la pobreza se dio en un año en el que el petróleo bajó de 100 a 50 dólares y el gasto se redujo. (Esto) muestra que el país puede acomodarse al nuevo escenario”.

Pero las distancias de la pobreza, entendidas como la cantidad de dinero que le falta a una persona pobre para dejar de estar en esa condición de desigualdad, aún constituyen un reto.

Es así como, mientras en el total nacional dicha brecha es de 10,3 por ciento, tras venir de un 10,8 por ciento en el 2014, en el sector rural disperso es de 15,7 por ciento.

En plata blanca, el ingreso estimado para que una persona sobrepase la línea de pobreza, en la cual solo le alcanzaría para cubrir su canasta básica, es de 223.638 pesos, lo que implica que un hogar de cuatro personas en promedio necesitaría 894.552 pesos para sobrevivir (1,29 salarios mínimos del año pasado).

El Dane también midió el índice de pobreza multidimensional (IPM), en el cual se tienen en cuenta las condiciones educativas del hogar, las condiciones de la niñez y la juventud, el trabajo, salud y acceso a servicios públicos y condiciones de la vivienda.

Estas dimensiones involucran 15 indicadores; aquellos hogares que tengan privación en por lo menos el 33 por ciento de ellos son considerados pobres”, explica el Dane.

Desde esa perspectiva, para el 2015 el 20,2 por ciento de los colombianos se encontraban en la franja de pobreza multidimensional. En las cabeceras, en cambio, hay una gran diferencia, que prueba que el avance del desarrollo se ha dado más en el área urbana. El IPM allí es del 14,4 por ciento, mientras que en el sector rural disperso, de 40,0.

Según la directora del Departamento de Prosperidad Social (DPS), Tatyana Orozco, “en el último año se han hecho intervenciones integrales en lo rural de forma articulada con ministerios como Educación y Agricultura, con programas de generación de ingresos, seguridad alimentaria o Más Familias en Acción para llegar a hogares muy pobres”.

En consecuencia, agrega Orozco: “Llevamos más de 20.000 familias atendidas y, sin duda, esto ha contribuido en las cifras de reducción de pobreza”.

El presidente Santos señaló que aunque hay retos, como en Quibdó y Riohacha, se resaltan hechos como el de que “hoy 7 de cada 10 colombianos ya pertenecen a la clase media (39 % en la emergente y 30 % en la ya consolidada)”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.