El reto de Andina Link: una nueva política de TV / Análisis del editor

El reto de Andina Link: una nueva política de TV / Análisis del editor

Necesitamos que se discuta en serio una nueva regulación audiovisual para Colombia.

notitle
29 de febrero 2016 , 04:51 p.m.

Comenzó la feria más importante del sector de convergencia audiovisual y tecnologías multimedia, Andina Link, un encuentro que reúne a más de 1.500 personas de 34 países alrededor de más de 90 expositores.

Si bien el espíritu del certamen gira en torno a lo académico y comercial, este año se volverá al tema recurrente de la convergencia digital multimedia de contenidos, la cual sigue aún con los retos legislativos y regulatorios encima.

Este año, especialmente, Andina Link clamará al unísono por la urgencia de discutir una nueva política audiovisual en Colombia.

El negocio de la televisión y el entretenimiento digital hace años que viene evolucionando, cambiando. Pero el marco legal y regulatorio se empeña en mantenerse rezagado por parte de las autoridades y entes de control encargados. No se trata de individualizar la discusión en nombres y apellidos.

Puedo dar fe que para los expertos de las entidades relacionadas existe la preocupación genuina por la discrepancia entre operadores, productores de contenido, canales locales, regionales, comunitarios y multinacionales Over the top, las famosas OTT representadas en la actualidad por el modelo Netflix, quienes, juntas y revueltas, en un marco legal anquilosado, no encuentran una luz que les permita competir en condiciones claras.

Pero ha llegado el momento de actuar. Es mandatorio y urgente allanar el camino para una discusión que conlleve a un revolcón regulatorio y normativo en términos de políticas audiovisuales en Colombia.

Está claro que estamos viviendo la era del ‘corte del cable’. Las personas entienden cada vez más que las plataformas digitales son el camino ideal por su facilidad y comodidad de uso, pero sobre todo por su contenido. Y en eso, especialmente en Colombia, ha ayudado el hecho que solo existan dos canales de TV.

Mientras Netflix crece a un ritmo acelerado, y ya cuenta con 600.000 suscriptores, los operadores tradicionales han caído de un 11 por ciento en 2011 a un cuatro por ciento en materia de nuevos clientes.

Y esos operadores tradicionales también han entrado en el negocio OTT con sus propios ‘Netflix’. Y eso es sano. La innovación de las OTT beneficia a los usuarios, dinamiza la oferta. Y deben ser los clientes los que decanten el mercado hacia las ofertas más interesantes.

Lo que pasa es que desde la óptica corporativa, el Estado no puede tener unas condiciones legales para unos y para otros no. Es decir, mientras unos aportan para la TV pública, pagan impuestos, etc., los OTT no están obligados a ello.

Y eso lo arregla únicamente la voluntad de trabajo mancomunado entre la Autoridad Nacional de Televisión, el Ministerio de las TIC y la Comisión de Regulación de Comunicaciones. Por eso, esperaré con ansias que este Andina Link sea el inicio de la claridad competitiva para todos en el sector.

Debemos evitar a toda costa que esta discusión termine mal como lo está hoy en día el debate de Uber.

¿Qué opinan ustedes? Gracias por sus comentarios.

José Carlos García R.
Editor Tecnósfera
@Josecarlostecno en Twitter

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.