Editorial: El cronograma del metro

Editorial: El cronograma del metro

El anuncio de Peñalosa zanja el debate sobre el futuro de la obra, pero aún quedan muchos desafíos.

28 de febrero 2016 , 09:33 p.m.

Los anuncios hechos recientemente por la Alcaldía Mayor de Bogotá sobre el futuro metro para la ciudad se suman a la larga lista de expectativas que ha generado el que ya es considerado el proyecto más diagnosticado y más prometido de los últimos 70 años en el país.

En esta ocasión se le puso cronograma: licitación este año, inicio de trabajos en el 2018 y terminación de los mismos en el 2022. Serán 15 kilómetros que irán del portal Américas, en el sur, a la calle 6.ª con avenida Caracas, en el centro de la ciudad. Para ello, ya hay recursos garantizados por 13,8 billones de pesos: 70 por ciento de la Nación y 30 por ciento del Distrito.

Y tal y como lo anunció durante la contienda electoral, el alcalde Enrique Peñalosa dijo que ese primer tramo será elevado y que futuros estudios indicarán si la segunda etapa, que iría de la 26 hacia el norte, se mantiene igual o se hace subterránea.

No queda más que confiar en este otro empujón que se le quiere dar a la megaobra. Ya la pasada administración había conseguido avanzar en los estudios de detalle –suelos, redes, desarrollo urbanístico– que fueron avalados por el Ejecutivo y por la banca multilateral, y eso hay que aprovecharlo. La diferencia entre una y otra propuesta radica en su diseño, que pareciera haber quedado definido en que será en altura.

En ese sentido, es hora de que los bogotanos empiecen a superar el debate entre elevado o subterráneo y se concentren en lo concreto, y lo concreto aquí es que hay una decisión clara de hacer el metro para la capital, con unas características que garantizan, según lo ha hecho saber la Administración, menores costos y mayor rapidez en su ejecución.

Y este no es un tema menor, dadas las condiciones adversas que enfrenta la economía y que el país conoce. Solo el material importado que se requiere puede representar el 30 por ciento del valor total del proyecto, y con un dólar por las nubes, el precio se dispara. La línea cuatro del metro de São Paulo (Brasil) se construyó a razón de 250 millones de dólares el kilómetro; así no hay bolsillo que aguante.

Por consiguiente, es perentorio volver a revisar costos, buscar economías sin bajarle calidad ni capacidad a la obra y, sobre todo, sincerar las finanzas. Esto es, tener claro de dónde saldrán los recursos para lo que se ha anunciado: metro, troncales por la Boyacá y la 7.ª, ampliación de autopistas, la construcción de la ALO, etc. Ya se plantean alternativas; entre ellas, la venta de activos como la ETB, lo cual requerirá un debate espinoso con los distintos actores de la ciudad.

Esta semana se dará a conocer el borrador del Plan de Desarrollo para Bogotá, que empezará a ser analizado por el Consejo Territorial de Planeación. Allí, seguramente, se vislumbrarán las primeras luces de lo que será la hoja de ruta del nuevo gobierno en estas materias y se sabrá también de qué forma se armonizará el metro con TransMilenio y otros modos de transporte.

Finalmente, cabe destacar la puesta en marcha del proceso que debe conducir a la creación de la empresa metro, otra señal de que el proyecto sigue avanzando y de que ha llegado la hora de tomar una decisión: o ver el vaso medio vacío o verlo medio lleno.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.