Apuntes de un colombiano residente en Corea del Sur

Apuntes de un colombiano residente en Corea del Sur

El escritor Andrés Felipe Solano habla de su reciente libro de no ficción.

notitle
27 de febrero 2016 , 11:46 p.m.

Andrés Felipe Solano (Bogotá, 1977) dice que la gente de Corea del Sur no piensa mucho en el asunto, pero a él, que ve la realidad con ojos de extranjero, le resulta difícil sacarse de la cabeza que a 80 kilómetros de Seúl, donde vive, hay una bomba nuclear. La cercanía entre las dos Coreas es mínima, pero las diferencias políticas las separan por una distancia incalculable. Ese detalle, cuenta el escritor, le causa la extraña sensación de que el siglo XX aún no termina y que todavía tiene muchos pendientes.

Esa manera de ver el entorno, el día a día filtrado por el hecho de ser de otra parte, es uno de los ejes de su más reciente libro, Corea: apuntes desde la cuerda floja (Ediciones Universidad Diego Portales de Chile), que en días pasados le supuso recibir el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. En un terreno difuso entre la crónica y los apuntes de un diario íntimo, Solano aborda además reflexiones sobre su matrimonio con Cecilia, la mujer surcoreana que lo impulsaría a mudarse del todo a Seúl y probar suerte en 2013; sobre sus seres queridos y amigos que se quedaron en Colombia; y sobre sus rutinas como escritor.

Se trata del tercer trabajo literario del autor –Sálvame, Joe Louis (2007), Los hermanos Cuervo (2012)– quien también cosecha una amplia experiencia como cronista destacado en Colombia y América Latina. Entre una corta visita al país y su regreso a Corea, donde además de escribir trabaja para el Korean Literature Translation Institute, habla de este nuevo reconocimiento.

Una de las características de ‘Corea: apuntes desde la cuerda floja’ es que ha resultado difícil de definir si es una crónica, un diario… ¿Usted cómo lo definiría?

Es un libro de no ficción, tan simple como eso. Quizás sea en parte heredero de Prosas apátridas de Julio Ramón Ribeyro.

Cuando empezó a escribirlo, ¿qué lo motivó a usar ese formato?

Es importante dejar claro que no se trata de una novela, si lo fuera así tendría un título horrible. Este diario, mezclado con entradas que tienen el tono de pequeñas crónicas, lo empecé a escribir justo cuando me fui a vivir a Seúl en el invierno del 2013. El libro cubre cuatro estaciones en aquella ciudad y las cosas que vi, que hice y que pensé en esos doce meses.

En el premio usted fue reconocido por encima de otros finalistas, autores consumados como William Ospina, Juan Gabriel Vásquez y Tim Keppel. ¿Le genera alguna sensación ser el más joven de los cuatro?

Fue una sorpresa y a la vez no. Digo, era complicado ganarle a voces tan consolidadas pero a la vez he trabajado mucho, hace ya 17 años publiqué mi primer artículo. Por otro lado creo que el haber sido yo el premiado también habla de alguna forma de los narradores que se quedaron entre los 11 finalistas. Ahí, entre ellos, está una nueva manera de concebir la literatura en Colombia.

El libro premiado no se podía conseguir en Colombia hasta hace muy poco. Fue publicado por una editorial chilena. ¿No considera paradójico este detalle?

Fue publicado en Vidas ajenas de Ediciones UDP, colección que está a cargo de Leila Guerriero. UDP tiene el catálogo más interesante en Latinoamérica ahora mismo y por fortuna hago parte de él. Tampoco sé muy bien dónde habría tenido cabida este diario que habla de un país tan poco contado en la narrativa occidental, creo que ese hecho demuestra los riesgos que toma la editorial. Ahora mismo ya se puede conseguir en las librerías de Colombia. Lo distribuye Siglo del Hombre. Hay muy pocos libros disponibles en Colombia pero ya me dijeron que en una semana se podrá conseguir.

Usted ha recibido mucho reconocimiento por su crónica ‘Seis meses con un salario mínimo’, un texto que lo proyectó periodística y literariamente ¿Siente que su imagen como escritor está más ligada a la crónica que a la ficción? ¿Le molesta, le agrada?

Mis textos más conocidos apuntan hacia el lado de la no ficción, pero eso es tan solo la mitad de mi escritura, la otra está conformada por dos novelas y una que viene en camino. Igual no me molesta para nada, aunque sí que prefiero tener un pie en cada orilla. Muchos pensarán que luego del salario mínimo y de este libro debería capitalizar mi lado periodístico, pero eso dista mucho de cómo entiendo la literatura.

¿Cómo ha influido su esposa y lo que ella le ha significado (irse del país, ser testigo de primera mano de otra cultura) en su voz literaria?

Tanto como han podido influir mi madre, mi abuela o mis amigos. Todos hacen parte de mi vida pero una vez me siento a escribir, otros mundos que no controlo se apoderan. Son fuerzas que no obedecen a impulsos muy racionales o planificados, por fortuna. Supongo que sus voces y las de otros tantos se cuelan ahí. De otra manera escribir no tendría mucha gracia.

¿Cómo le definiría brevemente a un occidental la vida en Corea?

Es una vida donde se mezclan las raíces del chamanismo coreano con la punta de lanza del capitalismo. Por ejemplo una goza es una ceremonia que se hace cuando se comienza un proyecto, digamos se abre una tienda. Para ello se arma un altar con ofrendas, entre ellas una cabeza de cerdo en el centro. Muchos todavía la ponen pero de unos años para acá se usa la imagen del cerdo en una pantalla de computador o de teléfono. Ese cruce se ve en muchísimas cosas de la vida cotidiana en Corea.

¿En qué proyecto literario trabaja ahora? ¿Podría adelantar algo?

Voy en la mitad de una novela que sucede entre Corea y Colombia, en la que los protagonistas son un veterano colombiano de la guerra de Corea y un profesor de taekwondo. A lo mejor está lista este año. Vamos a ver.

DIEGO ALARCÓN
Redacción Domingo

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.