Drama del café en Caldas no ha parado pese a ayudas

Drama del café en Caldas no ha parado pese a ayudas

Fertilizantes subsidiados y compra de pasilla no compensan efectos negativos en producción.

notitle
26 de febrero 2016 , 11:44 p.m.

"Si hubiera quién cogiera el café mío, hasta lo regalaba, pero no hay ni quién me lo recoja". Con esas palabras resume Fernel Amaya, un cafetero de Salamina (Caldas), la situación en que lo ha dejado la sequía propia de uno de los fenómenos del Niño más fuertes en la historia del país.

Si este año ha sido preocupante el nivel de broca y de roya, el gran problema de fondo ha sido el grano 'averanado', es decir, el que recibió tan poca agua que la almendra –la parte del fruto que se tuesta– no creció lo suficiente.

La prueba de fuego para determinar esto sucedió es echar una muestra de la cosecha en agua y esperar que flote lo menos posible. Pero "hay fincas donde no ha quedado nada al fondo", explica el representante de el Caldas ante el Comité Nacional de Cafeteros, Eugenio Vélez Uribe.

Cuando eso sucede, por más que la Federación le compre un mayor porcentaje de pasilla (café de menor calidad) a los productores, el precio que le reconocen no alcanza a reponer ni siquiera los gastos de la recolección. "Eso lo recoge, si acaso, la gente que maneja su propia parcela", afirma Fernel.

El problema es que dejar el grano en los árboles no es tan sencillo como parece. Hacerlo implica generar focos para la reproducción de la broca. Este insecto, que no es mucho más grande que la cabeza de un alfiler, tiene la capacidad de generar una epidemia que sería muy grave para el sector, incluso si estuviera pasando por su mejor momento.

Algunos contemplan la zoca como una posible solución. "Es que algunas fincas tenían árboles nuevos y todo eso se les murió", insiste Fernel. Por esta razón no ve tan descabellado que se decidan a renovar sus cultivos completos.

Con él coincide Óscar Gutiérrez, uno de los líderes del movimiento Dignidades Agropecuarias, que asegura que las medidas actuales para que los caficultores puedan compensar los daños que hizo el verano "son insuficientes".

Sobre la entrega, por parte de la Federación Nacional de Cafeteros (Federacafé), de fertilizantes subsidiados a las fincas más afectadas por la sequía, Gutiérrez se queja de que se hizo con base en datos de los caficultores damnificados en agosto y septiembre del año pasado y que hoy son muchos más. Entre tanto, Fernel asegura que los insumos llegaron "cuando ya no servían para nada porque ya el daño estaba hecho".

Ambos hacen énfasis en que, con afectación de cultivos que, en algunos casos, llegan a 80 o 90 por ciento por el verano o hasta la tercera parte por broca, no hay compra de pasilla que las haga rentables.

Vélez, del Comité Nacional, está de acuerdo con esos argumentos, pero reconoce que "se he hecho un esfuerzo monumental y es todo lo que está al alcance de la Federación" para ayudarle a los cultivadores.

En consecuencia, con el fin de encontrar salidas más eficientes al problema, el representante dice que "lo otro que se está buscando es que el Ministerio de Agricultura declare una emergencia sanitaria y calamidad económica, para que el Gobierno nacional pueda invertir recursos".

Dignidades Cafeteras emitió un comunicado hace dos semanas en el que piden, además, que se condonen las deudas de los caficultores con los bancos "por lo menos en una proporción igual a los daños", además de otras medidas tanto financieras y comerciales como relacionadas con la elaboración de políticas públicas de largo plazo.

Además, ya anunciaron que se unirán al paro nacional programado para el próximo mes.

El martes habrá una reunión del Comité, en la que se discutirán las propuestas de los cafeteros y la Nación, con la presencia de los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas; Agricultura, Aurelio Iragorri, y Comercio, Cecilia Álvarez-Correa; además del director del Departamento Nacional de Planeación, Simón Gaviria.

Respuesta de la Federación

De acuerdo a un informe presentado por el gerente técnico de la Federacafé, Hernando Duque-Orrego, de las 70.000 hectáreas sembradas de café en Caldas, 54.000 están afectadas por las altas temperaturas. Esto equivale al 77,4 por ciento de los cultivos. Los únicos municipios del departamento que no tienen afectación económica por el fenómeno del Niño son Pensilvania y Victoria.

El Centro Nacional de Investicagión de Café (Cenicafé) recomienda fertilizar con las lluvias que se presenten, reforzando la dosis entre un 10 y 20 por ciento, ya que las precipitaciones esporádicas y los frutos que no se recogen ayudan a la proliferación de la broca. En total, 35.400 fincas y 28.600 caficultores están afectados por el verano.

El gerente de la Federación, Roberto Vélez Vallejo, afirma que se ha intentado pactar con el Banco Agrario una prórroga en el plazo para pagar las deudas de los caficultores, pero aclara que "aquí nadie va a condonar deudas de nada, tenemos que ser imaginativos pero de una manera posible" y se refirió a las propuestas en este sentido como "cantos de sirena".

Además dijo que no entiende por qué los caficultores apoyarían el paro cívico nacional del próximo 17 de marzo.

También se refirió a la prevención frente a la posible llegada del fenómeno de la Niña para finales de este año. "Desde Cenicafé hay que buscar la manera de tener una planta que no sea tan vulnerable a los cambios climáticos".

MANIZALES

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.