La chica danesa

La chica danesa

Bello y doloroso es el filme 'La chica danesa', dirigido con profundidad dramática por Tom Hooper.

notitle
26 de febrero 2016 , 06:30 p.m.

La historia fue real, insólita y ocurrió en Dinamarca. Corría en Copenhage la década del veinte del siglo pasado. Una atmósfera helada y las velas de los pequeños barcos en los canales silueteaban la cotidianidad de este país nórdico. Apacible y detenida en el tiempo. Einar y Gerda Wegener eran una pareja de jóvenes pintores que vivían su idilio entre colores y la pasión que rociaba sus cuerpos blancos y sus mentes soñadoras. Einar era paisajista, gustaba de los escenarios grises, de los árboles esqueléticos y las montañas nebulosas que preceden al invierno; poseía cierta melancolía interior que después lo desbordaría; mientras la fogosa Gerda prefería pintar retratos, tal vez carentes de hálito dramático, pues no tenían una buena acogida entre los marchantes de la época.

El arte y el amor los unía en una búsqueda inocente. Todo era candor, hasta que un desliz, un accidente del tiempo, una ranura fatal o eso que llamamos destino, hizo girar los ejes de la pareja a profundidades insospechadas. Einar, por la ausencia temporal de una modelo, posa para su mujer con medias veladas y un atuendo femenino; una fuerza interna comienza a transformarlo, a doblegarlo, a seducirlo, a obrar en su interior una maravillosa metamorfosis; lo que es una broma se convierte en una verdad irreparable, sin marcha atrás: el espíritu de Einar comienza a advertir que su ser es el de una fémina recién recobrada. Y la historia de amor se transforma en otra historia de amor, y es la de Gerda ayudándolo a encontrarse a sí misma. La de Gerda que ve cómo Einar es otro, otra, y lo acompañará hasta límites insondables.

Bello y doloroso es el filme 'La chica danesa', dirigido con cuidado estético y profundidad dramática por Tom Hooper, y que está basado en la novela del escritor David Ebershoff. La actuación de Eddie Redmaine, ganador de un Óscar por su interpretación de Stephen Hawking, es de una plasticidad sutil, delicada, tortuosa. Como aquella escena donde es la doble de una prostituta para captar sus gestos, para robarle el alma de la seducción. Y Einar se llamará Lili Elba, como el río, como sus sueños desbordados en una realidad cruel y discriminatoria. La actuación de Alicia Vikander, Gerda, es excepcional. Lili Elba será la primera mujer transexual en someterse a una cirugía para encontrar su dilatada y escondida llama interior.


Alfonso Carvajal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.