La vida de Jorge Mendes, el agente detrás de Ronaldo, James y Falcao

La vida de Jorge Mendes, el agente detrás de Ronaldo, James y Falcao

El libro 'La clave Mendes', con más de 100 entrevistas, relata aciertos y éxitos de este hombre.

notitle
25 de febrero 2016 , 10:35 p.m.

Jorge Mendes tiene su base de operaciones en Oporto. Desde su despacho en la séptima planta de un edificio de oficinas contempla el 'skyline' de la ciudad. En un extremo, su mesa, donde acumula papeles, cartas, libros y alguno que otro objeto olvidado, como por ejemplo unas viejas baterías de móviles de aquellas que se podían reemplazar.

Hay varios marcos con fotos de sus hijos, de su mujer y una fotografía especial para él. Es en blanco y negro y en ella aparece Jorge con unos cinco años, llevando a su oreja el auricular de un antiguo teléfono de disco.

Sentado en su sillón, Mendes puede contemplar un auténtico museo del fútbol a su alrededor. Detrás, una réplica de la Champions donde están grabados los nombres de sus jugadores campeones de Europa.

Las paredes están empapeladas de fotografías con recuerdos. El primer día de Cristiano Ronaldo en Manchester junto a Ferguson, fotografías junto a Mourinho, Florentino, Miguel Ángel Gil y Lendoiro, entre otros. Una secuencia al lado de un divertido Maradona, otra echando un pulso con Laporta en la cabina de un avión. También hay recortes de prensa colgados en los que el agente es protagonista: algunos anunciando un gran fichaje, otros simplemente contando la vida del mejor agente del mundo.

Un lugar especial ocupa un cuadro con la biografía de sir Alex Ferguson y la página del libro donde dedica estas palabras a Jorge Mendes: “El agente de Cristiano debo decir que es el mejor agente con el que he tratado, sin ninguna duda. Fue muy responsable, velando siempre por cuidar a sus jugadores de manera considerable y siendo muy justo con los clubes”. Y, de su puño y letra, el exentrenador del United firma una dedicatoria: “Para Jorge. Muchas gracias por todo lo que nos has ayudado estos años. Hiciste un gran trabajo cuidando de todos tus jugadores. Mis mejores deseos. Alex Ferguson”.

No es el único mensaje que cubre las paredes de su despacho. Las camisetas de sus jugadores son, probablemente, el bien más preciado de Mendes. Un tapiz multicolor de los mejores clubes de Europa adorna el despacho. En rojiblanco está la camiseta con la que Radamel Falcao conquistó la Europa League en Budapest contra el Athletic Club. En el pecho, estas palabras del colombiano: “Con cariño para el hombre que me recuerda que lo improbable es posible”.

Muy especial es la primera camiseta del Manchester United de Cristiano Ronaldo. El crac portugués firma en la parte trasera con un “CRonaldo7” y las siguientes palabras: “Para el amigo y empresario Jorge Mendes. Gracias por haberme traído al Manchester United”.

La fecha 6 de julio del 2009 aparece en otra camiseta de Ronaldo, esta vez blanca y con una firma distinta, y cambiando el 7 por el 9. Un día inolvidable para Cristiano, su primer día en el Real Madrid, que plasmó así en la camiseta para su agente: “Este fue uno de los días más felices de mi vida. El día de la presentación con el Real Madrid. Noventa mil personas. Inolvidable”.

"Gracias por haberme traído al Manchester United", le escribió Ronaldo en su camiseta. / Foto: REUTERS.

El defensa Pepe también tiene su espacio en este museo con una elástica de la selección de Portugal: “Para mi gran amigo, empresario y hermano con el deseo de que continúes siempre presente. Un fuerte abrazo. Pepe”.

En unos pocos metros cuadrados se reúne todo el fútbol que ha vivido y creado Mendes en casi veinte años de profesión. Todos sus jugadores están representados en objetos, camisetas, fotografías, recuerdos.

Un templo sagrado que tiene su propia biblia, un libro de enormes dimensiones que descansa sobre una pequeña mesa y que para ojearlo es necesario cubrirse las manos con unos guantes blancos para que no se estropee.

¿El contenido del libro? La trayectoria del mesías Cristiano Ronaldo en fotografías de gran calidad tomadas por Jorge Monteiro, los ojos y la memoria gráfica de Gestifute. Jorge Mendes apenas pasa tiempo aquí por sus numerosos viajes y largas estancias en el extranjero; pero cuando entra en su feudo se refugia entre sus recuerdos, en sus pensamientos, contemplando seguramente con orgullo a todos los que lo han acompañado en este largo camino.

Esta es la casa de Mendes. Para los que no conocen a Jorge Mendes, solo tienen que saber que su filosofía de trabajo es la confianza y el respeto. Dentro de una profesión estigmatizada en los clubes y en los medios de comunicación es difícil escapar del estereotipo.

Habitualmente se vende la imagen del agente como una persona interesada, que solo busca el máximo rendimiento económico en forma de comisiones desorbitadas. En último término, el mensaje que llega a los aficionados es que el representante es una persona ajena al club que se lucra a costa de vender jugadores por encima de todo. Si bien siempre hay alguna manzana podrida, este no es el caso precisamente de Jorge Mendes.

Y él, siendo el agente más conocido dentro del sector, tampoco es inmune a este tipo de críticas. Sin embargo, la única verdad al respecto de Jorge Mendes es que es un profesional. Honesto, con hache mayúscula.

En la efervescencia de su éxito hay una clave que repite una y otra vez: su excelente relación con los clubes, así como su sentido de la anticipación en el mercado para cerrar operaciones. Aquí revela algo importante y que los nuevos intermediarios emergentes deben tener en cuenta: los fichajes no se hacen de un día para otro. Jorge considera que cuando llegas a abril o mayo el setenta por ciento de los fichajes están pensados, las condiciones ya están muy definidas en cuestión de jugadores.

José Mourinho también es parte del catálogo de Mendes. / Foto: AFP.

Algo que está sucediendo en julio o agosto, a lo mejor empezó a trabajarse en octubre o noviembre. Eso se hace con trabajo y más trabajo, y conociendo bien el mercado. Si no fuera por el esfuerzo y la dedicación de estos años de Mendes, el agente no conocería a toda la gente que conoce hoy en día, y sobre todo no tendría la relación tan buena que tiene con los clubes. Jorge quiere lo mejor para sus jugadores, y por eso trabaja con tanta antelación.

Inimitable

Cuando se habla de fútbol se piensa en grandes jugadores como Maradona, Pelé, Cristiano Ronaldo, Messi. Todos jugadores que aparecen de veinte en veinte, de treinta en treinta años. ¿Cuándo aparecerá un nuevo Jorge Mendes? Contesta su compañero en Gestifute Sergio Alves.

 “Yo tengo dudas de que vuelva a aparecer un agente como Jorge Mendes. Es un fenómeno. Lo conozco bien porque son dieciocho años juntos. Con su capacidad de trabajo, de persuasión, creo que nunca más volverá a haber una persona con todo eso que él tiene. Difícilmente va a haber alguien igual. No es casualidad que haya llegado a donde está. Y es más que eso: se quedó donde llegó. Llegar es difícil, pero mantenerse es lo más complicado. Siempre ha conseguido mantenerse y creo que va a estar ahí para siempre. No sabe vivir de otra manera”.

Alves pone un ejemplo comparándole con su jugador emblema, Cristiano Ronaldo: “Cristiano es Cristiano y es un orgullo para nosotros tener un jugador como él. Es otro fenómeno como Jorge Mendes, que llegó y se ha mantenido y quiere siempre más. Hay mucha identificación entre los dos, los dos son así”.

Pero ¿qué pasará cuando Cristiano Ronaldo cuelgue las botas y Mendes deje de tener en sus filas al mejor jugador del mundo? “Cuando Cristiano Ronaldo se retire continuará igual, porque Jorge Mendes seguirá siendo Jorge Mendes.
En los próximos veinticinco años no volverá a haber un Cristiano Ronaldo, es difícil encontrar un jugador así.

Lógicamente van apareciendo otros. James se está convirtiendo en una estrella mundial. No será Cristiano, pero sí podrá ganar el Balón de Oro. Jorge está en un escalafón mundial tal que probablemente cuando Cristiano cuelgue las botas seguirá representando al mejor jugador del mundo del momento. Es el mejor representante del mundo y por eso podrá representar al mejor jugador del mundo del momento”, asegura Sergio Alves.

Para Cristiano Ronaldo, todo reside en la cabeza del agente: “Es una persona fuera de lo normal, es un genio, un genio en su profesión. Le encanta hacer las cosas bien, da igual qué día sea. Está pendiente de sus jugadores, de la gente que trabaja para él. Es una persona ejemplar”.

Por su forma de trabajar no podemos llamar a Jorge agente Fifa, representante, mediador, etc. La definición más correcta para el trabajo que desempeña es la de un director deportivo a nivel global.

Para explicar esto, lo mejor es acudir a un ejemplo tangible. La labor principal de un representante es la de velar por los derechos de un futbolista, negociar con un club de fútbol todas y cada una de las cláusulas de un contrato y mediar entre las dos partes –equipo vendedor y equipo comprador– para llegar a un acuerdo satisfactorio.

Sin embargo, Jorge Mendes es un agente de nueva generación, único en su especie. La labor de Jorge es tratar bien al jugador y también al club. Es tal la confianza que genera que se convierte en mediador de operaciones con jugadores que no son parte de su agencia, convirtiéndose en el agente perfecto.

¿Y por qué decimos perfecto? La perfección reside en que controla a los mejores jugadores del mercado, tiene una estrecha relación con los dirigentes de los equipos más poderosos del mundo y además tiene amistad con grandes inversores que pueden ayudar económicamente a que un jugador pueda fichar por un determinado equipo.

El poder de Jorge Mendes reside en que tiene la confianza de los poderosos. De este modo un equipo de fútbol interesado en vender a un futbolista que no pertenece a Jorge Mendes puede llamarlo y pedirle que le busque una salida.

Jorge no es su agente, tampoco es directivo del equipo, pero conoce a quién puede interesarle ese perfil de futbolista e interviene para buscar una solución. Hasta aquí todo podría indicar que Mendes genera mucho dinero gracias a las comisiones de esos traspasos, pero lo que gana Jorge en este tipo de operaciones no es dinero, sino confianza.

En un despacho del Bernabéu se revela lo siguiente: “Jorge no se lleva ninguna comisión por estas ayudas. Cero. Le pides ayuda para vender a algún jugador que no es suyo y lo hace por ayudarnos, porque tiene buena relación con el club de destino y porque es amigo nuestro. No se lleva nada y además no está obsesionado con su comisión. Es un hombre muy bueno y las críticas son porque se habla sin conocimiento de causa”.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.