La encrucijada de Bogotá: ¿hacia dónde expandirse?

La encrucijada de Bogotá: ¿hacia dónde expandirse?

Alcaldía busca urbanizar 18.600 hectáreas en el norte de Bogotá, 1.395 de la reserva Van der Hammen.

25 de febrero 2016 , 10:19 p.m.

De un gobierno a otro, la visión sobre cómo debe crecer Bogotá cambió. Mientras que, a través de distintos decretos y normas, el gobierno del exalcalde Gustavo Petro buscó evitar la expansión de la ciudad y promover el crecimiento hacia arriba en el centro ampliado, el actual mandatario, Enrique Peñalosa, ya inició la derogación de varias de esas decisiones para permitir la urbanización en predios de la periferia.

Su principal argumento es que las normas de Petro provocaron un éxodo de constructores y ciudadanos que hallaron terrenos más baratos en municipios anexos.

Esto ha ocasionado un crecimiento exponencial en la población de ciudades como Zipaquirá, donde el alcalde Luis Rodríguez estudia la posibilidad de impedir la expedición de nuevas licencias de construcción hasta que haya un plan urbanístico que organice ese crecimiento acelerado.

En proyecciones hechas por la administración Peñalosa, de continuar con la tendencia, el área metropolitana de la capital crecerá 60.000 hectáreas, a 20 kilómetros de la ciudad, para poder albergar a cerca de 3,6 millones de nuevos habitantes. “Podemos planear el crecimiento en zonas de la periferia de Bogotá, o crecer hacia los demás municipios, donde la gente no paga impuestos para la ciudad”, aseguró.

De ahí que se esté reuniendo con el Ministerio de Ambiente y la Corporación Autónoma Regional (CAR) para urbanizar 18.600 hectáreas de suelo en el norte de Bogotá, 1.395 de las cuales son de la reserva forestal Van der Hammen.

La polémica está en que tocaría modificar la reserva, para que solo 200 hectáreas se conserven y se puedan construir proyectos de vivienda para estratos 3, 4 y 5 en el resto de los terrenos. Ambientalistas como el exministro de Ambiente Manuel Rodríguez se oponen al plan, mientras que el Instituto Von Humboldt tiene una postura más flexible.

Otra decisión de Peñalosa fue la de derogar el decreto 562, que permitía a los constructores libertad de alturas, a cambio de una contraprestación para el Distrito, representada en suelo o en dinero. Todos esos proyectos debían ubicarse entre las calles 127 y 1.ª, y entre la avenida Boyacá y la carrera 7.ª. El actual gobierno busca además ponerse de acuerdo con Mosquera para urbanizar 5.000 hectáreas, y con Soacha para hacer lo mismo con otras 3.500 hectáreas en límites con Bosa.

BOGOTÁ

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.