En las entrañas del monstruo de Viña del Mar

En las entrañas del monstruo de Viña del Mar

Crónica del festival musical chileno que reúne a 150 millones de espectadores en el mundo.

notitle
25 de febrero 2016 , 08:52 p.m.

La recomendación más recurrente antes de dirigirse hacia la Quinta Vergara es ir abrigado. Consejo sabio: a pesar de que la temperatura oscila entre los 25 y 14 grados centígrados en Viña del Mar, la sensación térmica es helada y convierte el lugar en un permanente desfile de gorros de lana, ruanas y hasta cobijas. Es el verano chileno.

El monstruo no está dormido a pesar del frío. Así se le conoce al público que abarrota los cerca de 15.000 espacios del lugar que durante 57 ediciones ha albergado el festival internacional de la canción. Sus aplausos condenan o enaltecen a los artistas.

“Pero es un monstruo cariñoso”, se apresura a decir la cantante española Ana Torroja que este año forma parte del jurado y que estuvo en el escenario en la noche del martes.

La Quinta Vergara - AFP

Durante seis jornadas nocturnas, la Quinta alterna los espectáculos de artistas reconocidos, con presentaciones de humoristas locales y las competencias internacional y folclórica. Este año, Colombia tiene representación en ambos apartados, con Salo y su canción Noche de bodas, en la primera, y Alé Kumá, con Por el norte y por el sur, en la segunda.

“La razón de ser de este certamen son las canciones, la competencia de compositores e intérpretes. Lo demás son conciertos memorables”, asegura Ricardo Montaner, presidente del jurado y quien haciendo caso a sus propias palabras cerró con un impecable show la noche inaugural, en la que también cantó Marco Antonio Solis. Hasta las 4:30 de la madrugada volaron gaviotas de Plata y Oro para premiarlos. Y hasta esa hora el monstruo seguía rugiendo.

Los orígenes del certamen datan de 1959. Todo empezó como una feria musical en los jardines de una casa enorme (la Quinta Vergara), por idea de un alcalde viñamarino. En principio fue un festival de la municipalidad y durante muchos años lo transmitió la Televisión Nacional de Chile. Un hecho que lo convirtió en una tribuna política.

Pero ni siquiera esa página lamentable de la historia del país austral, la dictadura militar que comandó Chile entre 1973 y 1990, pudo dormir al monstruo.

“La única ciudad donde no había toque de queda era en Viña durante el festival. La gente podía seguir en las calles después de las 10 de la noche. A esto se le vio como un sedante de la horrible realidad”, recuerda Marcelo Sandoval, jefe de comunicaciones de Chilevisión, canal que tiene los derechos de organización y transmisión del evento y que forma parte del conglomerado Turner (se emite para Latinoamérica en directo a través de HTV y de especiales en TNT).

Otra anécdota famosa ocurrida durante la dictadura la protagonizó el venezolano José Luis Rodríguez, el ‘Puma’, cuando, la entonces alcaldesa se negó a darle la Gaviota, pese a los alaridos del público.

La Gaviota, símbolo de la premiación del festival - EFE

“Es que en esa época el gobernante era el que decidía si le daban el premio –agrega Sandoval-. La tensión duró casi media hora con los músicos que se negaban a seguir tocando y unos asistentes enfurecidos. Al final, el ‘Puma’ se llevó el trofeo no sin antes pronunciar una frase que quedó para la historia: ‘señora alcaldesa, hay que escuchar más la voz del pueblo’”.

A partir del 2011, y luego de superar altos y bajos en el camino tanto de organización como de contenidos, el certamen se maneja con un carácter mixto, pues cuenta con apoyos económicos de la municipalidad y fondos de empresa privada. Desde que la cadena Chilevisión asumió el control, en el 2011, están al frente de la transmisión la modelo Carolina de Moras y el presentador Rafael Araneda.

“Les garantizo que se van a ir chochos de aquí”, aseguró De Moras, quien ante la mirada atónita de los comunicadores de Venezuela, Perú, México y Colombia que la rodeábamos, explicó que “chocho” en Chile es sinónimo de felicidad desbordada.

“Sí y no –la interpeló en burla su compañero en el set, Rafael Araneda-. Depende más bien de la hora en la que se diga”.

Lo bueno, lo malo y lo feo

Sumado a Eurovisión y San Remo, dos clásicos concursos que se realizan en el Viejo Continente, el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar mantiene la esencia de la competencia, una plataforma de lanzamiento en el mundo de la música, pese a que Chile no sea una meca de la industria. Aquí, artistas como Julio Iglesias o Shakira pisaron el escenario de la Quinta cuando eran anónimos.

“Otros festivales, en mercados mayores, no sobreviven. Viña del Mar sigue creciendo y se ha convertido en una marca de promoción para la ciudad y para los artistas, incluso, en mercados de habla no hispana”, comenta otro de los miembros del jurado, el presentador de CNN en Español Ismael Cala.

Este año, además de Solis, Montaner y Torroja, también forman parte del cartel Alejandro Sanz, Eros Ramazzotti, Nicky Jam, Don Omar, Rick Astley y Lionel Richie.

“Viña del Mar camina hacia la internacionalización, que contrasta con la presencia de humoristas y artistas muy locales. Esa combinación es nuestro mayor reto. Lo que hemos hecho es aportar a la promoción, a familiarizar el festival en otros contextos, a través de nuestros canales”, comenta Felipe de Stefani, gerente general de Turner Argentina.

Ricardo Montaner, invitado internacional.

Al margen de un festival televisado, que por noche puede obtener una curva de ráting entre el 26 y el 43 por ciento (según cifras de los organizadores), se ha mantenido la selección de la reina, por parte de la prensa local acreditada, que entre otras, eligió en 1994 a la colombiana Sofía Vergara, entonces, una novel modelo.

“La leyenda dice que fue aquí en Viña donde Luis Miguel y ella empezaron a hacerse ojitos”, agrega Sandoval.

Otro aspecto poco conocido y que se realiza previamente al inicio del festival son las galas: una es el lanzamiento oficial que se lleva a cabo en un céntrico casino, con una alfombra roja de casi tres cuadras; y la otra es la vecinal, con más de 600 invitados.

“Por esa no pasan famosos, sino quienes se benefician con las obras sociales del certamen y los directores de las fundaciones. Eso sí, es igual de elegante”, comentó otro de los organizadores.

Tampoco es famoso el miembro del jurado que seleccionan a través de un concurso en la radio y la TV: Sandra Ossandón es la mucama del hotel O’Higgins que se codea con los otros integrantes del ente que escogerá a los ganadores.

“He atendido en el hotel durante 30 años y entre la gente famosa que he visto está Luis Miguel, que vino aquí chiquitico, y le teníamos que buscar helado para que dejara de molestar. Era bastante inquieto”, cuenta Ossandón, con su acento cantado, típico de los chilenos.

A propósito de Luis Miguel, parece que desde siempre el cantante y compositor ha figurado en las listas de personajes incómodos en el festival por sus ridículas exigencias a la organización, como traer un escuadrón policial entero para cuidarlo… de los periodistas. Ni hablar de hechos como el ‘gaviotazo’ que dejó herido a un espectador, cortesía del español Enrique Iglesias, quien se dejó llevar por la emoción y lanzó desde el escenario el trofeo, que puede tener el peso equivalente al de un martillo.

Se calcula que a diario, unas 3.500 personas intervienen de distintas maneras para que la Quinta tenga su festival: un complejo de túneles y escaleras interconectan camerinos, zonas de prensa, áreas de descanso VIP y espacios técnicos, de seguridad y limpieza.

En una suerte de búnker, cuyo clima sofocante contrasta con el frío del exterior, está el comando central desde donde se envía la señal hacia Santiago de Chile para que se replique a través de los canales aliados y autorizados.

El festival funciona como un reloj, que a veces se detiene o avanza más rápido de lo que debe. Sin embargo, la mayoría del tiempo da la hora exacta. En más de medio siglo ha cosechado detractores, que critican que cada vez es menos importante la competencia, que el festival se redujo a una pieza televisiva.

“Deberían cambiarle el nombre, porque de festival ya no le queda nada, hoy lo que menos importa es la competencia, se ha desperfilado Ahora, nadie se acuerda de quién ganó la competencia y cuando sucede, la gente aprovecha para ir al baño”, aseguró la cantante Gloria Simonetti, ganadora de la Gaviota de Plata en Viña 1969, en una entrevista con el Canal 13 de Chile.

Seis o siete horas después de que se abren las puertas para el ingreso, los asistentes a la Quinta Vergara la abandonan de forma ordenada. Sorprende cómo los senderos se atiborran de gente de todas las edades y condiciones que busca volver a su casa sin que haya un atisbo de caos. Las luces empiezan a apagarse. Este año, el monstruo rugirá hasta el sábado 27, cuando clausure su 57° edición. Durante doce meses permanecerá adormecido, en una suerte de hibernación, mientras se cocina la entrega del 2017.

Eros Ramazzotti, cantante italiano - EFE

“Dentro de un mes, empezamos a preparar el siguiente festival. En Viña importa mucho el talento, pero cada artista tiene que enamorar al público. Ojalá todos pudieran pasar por acá”, comenta Francisco Mandiola, director ejecutivo del canal organizador.

“Yo en este festival he sido de todo –agrega Montaner-. Como nunca digo que no y me apunto hasta a un bombardeo, por aquí he pasado como jurado, presentador, invitado...ya solamente me falta barrer, repartir café y apagar las luces”. Habrá que estar atentos en la próxima fiesta de la canción en Chile.

Sofía Gómez G.
Cultura y Entretenimiento
Viña del Mar
Por una invitación de Turner (canales HTV y TNT)

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.