Más de dos mil 'Sábados felices'

Más de dos mil 'Sábados felices'

Desde el sábado pasado es el programa de humor, de 'sketches', más antiguo de la televisión mundial.

25 de febrero 2016 , 07:16 p.m.

Que no se nos pase la oportunidad para celebrar el Record Guinness de Sábados felices: desde el sábado pasado es el programa de humor, de sketches, más antiguo de la televisión mundial. Se trata de un género maravilloso que ha dado producciones memorables en el planeta entero: 'Your Show of Shows', 'Monty Python’s Flying Circus' y 'Saturday Night Live' vienen de inmediato a la cabeza. En Colombia también ha habido varios, y en los 70, los 80 y los 90 se dieron verdaderas joyas de nuestro humor que aún siguen siendo recordadas por los televidentes (suelen evocarse 'Operación ja ja', 'Campeones de la risa', 'Zoociedad', 'La tele', entre estos), pero ninguno tan duradero, relevante e incansable como Sábados felices.

Este programa ha sobrevivido a todo, a la llegada de los canales privados, a la avalancha de los canales de cable, al triunfo de las nuevas plataformas, sin perder de vista su función: hacer menos grave, menos violenta, menos injusta la vida de los colombianos. Además, ha hecho importantes obras sociales desde que fue inventado por el legendario Alfonso Lizarazo: la gente aún habla, en la calle, de ‘Lleva una escuelita en el corazón’. Pero su gran contribución a la vida de esta sociedad ha sido parodiar su idiosincrasia, reírse de sus gustos y sus veleidades y sus programas de televisión como celebrándolos al mismo tiempo, burlarse, sin perder la compasión, de sus figuras públicas.

Desde el comienzo, cuando se dieron a conocer maestros como Hugo Patiño, Óscar Meléndez, el Flaco Agudelo, el Mocho Sánchez, el Chato Latorre, Humberto Martínez, Álvaro Lemmon y Jacqueline Henríquez, Sábados felices ha dado grandes comediantes, grandes humoristas, grandes contadores de chistes. La maratón con la que se celebró hace ocho días el Record Guinness, 24 horas de bromas a manos de las voces de hoy y de las de siempre, no solo probó que aún está vigente y ha conseguido renovar sus audiencias, sino que 44 años después, y luego de semejante trayectoria, sería un mal chiste no reconocer como un verdadero récord eso de no desfallecer a la hora de recordarle a toda una sociedad que su resistencia ha sido su gran capacidad para reír.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.