No dejarse engañar

No dejarse engañar

La Corte Constitucional debe tomar una de las decisiones más trascendentales de los últimos años.

notitle
25 de febrero 2016 , 04:27 p.m.

Sí, lo he repetido varias veces. Santos se equivocó al centrar su gobierno casi que exclusivamente en la paz, además de ser un presidente lejano que parece actuar solo cuando estallan los escándalos. Ahí están las encuestas que de manera porfiada lo confirman. Pero a los otros, me refiero al Centro Democrático, no los mueve el auténtico deseo de que las cosas salgan bien. Tampoco, en realidad, tienen propuestas serias de reforma de la justicia o institucionales. Si así fuera, lo hubieran hecho cuando Uribe tuvo todo el poder. Ni siquiera fue capaz de tramitar una reforma política porque la que hizo en el 2003 fue un desastre.

Lo que Uribe no puede digerir es que sea Santos quien triunfe en Washington y recordar su desaliñado itinerario en busca de la aprobación del Tratado de Libre Comercio, en donde ni siquiera era recibido por los congresistas demócratas. Como lo que los mueve en realidad es el caudillismo, que juega al puro y duro fracaso gubernamental, tampoco pueden digerir que el santismo haya aprendido de la experiencia del funesto referendo del 2003 que contribuimos a hundir (el suscrito como vocero del Comité Voto no) y por ello exigen uno similar para sellar los acuerdos de paz.

Saben muy bien que cualquiera que sea la pregunta de un plebiscito implica quedarse por fuera de la foto y poner en evidencia sus años de zancadillas a la paz, y por eso lo que encubren es el miedo electoral. Lo camuflan con una propuesta de asamblea constituyente para meterse en la foto y para hacer borrón y cuenta nueva. No les importa rectificar cuando cuestionaron que con la agenda de La Habana se le estaba entregando el país al supuesto “castrochavismo”, como no les importó la voltereta de proponer que las negociaciones se prolongaran. Ahora se muestran dispuestos a negociar todo con las Farc, porque eso es, en últimas, una asamblea constituyente.

Es el mismo miedo electoral y juego de ilusiones que también quieren las Farc, para diluir su secuela criminal y esparcir un barniz de justificación a lo injustificable. No nos podemos dejar engañar. La constituyente es un adefesio, ya sea la corporativa de las Farc o la popular del uribismo. No solo porque una cirugía de corazón abierto al entramado institucional puede abrir una caja de Pandora que se salga de control en un clima de polarización; no solo porque la propuesta es el fruto de la demagogia y de la superstición constitucional para generar expectativas de rompimiento con los problemas del pasado e ingreso a una dimensión de justicia y bienestar cuyo único soporte es la imaginación. Lo es, en especial, porque es irresponsable pretender paralizar la institucionalidad del país cuando lo urgente es arreglar las cuentas fiscales y cuando, en el fondo, lo que dice Standard & Poors, al rebajar la perspectiva crediticia de largo plazo de Colombia, es que nos la pasamos mamando gallo con el anuncio de reformas que no se llevan a cabo.

La Corte Constitucional tampoco puede dejarse engañar. Tiene entre manos una de las decisiones más trascendentales de los últimos años. Si bien en otras circunstancias políticas, y con la aprobación del acto legislativo para la paz y la terminación del conflicto, el Gobierno tendría instrumentos para implementar los acuerdos de La Habana, la Corte debe dar vía libre al plebiscito como mecanismo para superar la creciente polarización del país. Sería lamentable que no comprendiera el momento político que se vive e impidiera legitimar unos acuerdos de paz sobre los que, además, los mercados y las agencias calificadoras de riesgo comienzan a dar por descontados. Un traspié en el proceso pudiera constituir un explosivo coctel de ‘impasse’ político y desazón económica.


John Mario González
@johnmario

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.