Secciones
Síguenos en:
Las cárceles de ayer y de hoy

Las cárceles de ayer y de hoy

¿Cómo garantizar que lo que se denunció hace 16 años no esté ocurriendo en la actualidad?

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de febrero 2016 , 05:01 p. m.

Entre los escándalos y hechos preocupantes que han sido registrados en las últimas semanas, hay uno que parece haber pasado ligeramente desapercibido por la opinión pública o por lo menos no llamó tanto la atención como sí lo hicieron los videos sobre la vida íntima de funcionarios públicos, o la manera en que los actores armados ilegales hacen proselitismo político armado a lo largo y ancho del territorio nacional.

Se trata de la apertura de la investigación que ordenó la Fiscalía para develar y hallar respuesta a la desaparición de al menos cien personas recluidas o que visitaron la cárcel Modelo hace más de 16 años.

Los relatos y las averiguaciones que valientes periodistas documentaron, denunciaron y revelaron, finalmente han merecido la atención del ente acusador. Es una buena noticia que los hechos se investiguen; no lo es tanto que esto se produzca casi dos décadas después de haber sucedido.

Merece la pena reflexionar acerca de las circunstancias en medio de las cuales pudieron cometerse tan macabros delitos. Ellas no fueron exclusivas de ese centro carcelario. El hacinamiento, la inseguridad y la corrupción fueron el común denominador de muchos centros penitenciarios del país. Esas condiciones sin duda facilitaron que la desaparición de reclusos y visitantes pasara desapercibida para las autoridades o peor aún, fuera ocultada por ellas, bien sea que actuaran por temor al castigo, la tortura o la amenaza de muerte, o bien porque hacían parte de esas redes criminales controladas desde las propias cárceles.

No son pocos los estudios que demuestran que el hacinamiento sigue siendo una de las causas de la crisis del sistema carcelario. Las condiciones de reclusión son absolutamente indignas e infrahumanas, como las ha venido calificando la propia Corte Constitucional desde 1998.

De esta manera, cabe preguntar: ¿qué medidas se han adoptado o qué políticas se han implementado para cambiar radicalmente la situación descrita y, al mismo tiempo, contribuir a que hechos tan perversos y siniestros como los denunciados por la periodista Jineth Bedoya no sean de tan fácil ocurrencia? Los relatos, las historias y las imágenes de hoy llevan a responder que desafortunadamente no se ha tomado ninguna medida eficaz y contundente para dar solución a la crisis del sistema carcelario. No se ha ampliado la capacidad ni se han realizado adecuaciones estructurales fundamentales en las instalaciones existentes; tampoco se han reforzado las medidas de seguridad que permitan mantener a los delincuentes en sus domicilios como una alternativa al centro de reclusión carcelario.

Todo esto se complica aún más si se considera que los procesos que se adelantan en los juzgados penales son lentos, no definen ágilmente la situación jurídica de los acusados y, de esta manera, mantienen a muchas personas recluidas en las cárceles, sin ser condenadas de manera definitiva.

En medio de esta permanente crisis, ¿cómo garantizar que lo que se denunció hace 16 años no esté ocurriendo en la actualidad ni que hechos tan atroces como los sucedidos en aquella época en la Modelo se sigan presentando?

La respuesta a la crisis no puede ser la no detención, reclusión y privación de la libertad de los delincuentes; tampoco negociar con ellos sus penas y la forma de cumplirlas. Pero con noticias como la reseñada y a partir de las reflexiones que se han producido en materia de justicia a propósito de las negociaciones de La Habana, es imperativo y urgente el diseño e implementación de una política criminal y carcelaria que dé cuenta de la crisis estructural en que Colombia está sumida desde hace décadas.


Claudia Dangond

@cdangond

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.