'Sin ti no podré vivir jamás'

'Sin ti no podré vivir jamás'

Los males del amor matan todos los días, con una violencia difícil de soportar.

notitle
23 de febrero 2016 , 06:42 p.m.

Un hombre acuchilla a su pareja ante su hijo de 3 años porque ella se enamoró de otro, y lo va a dejar.

Un hombre dispara tres veces a su mujer porque no le gustó que ella tenga la ilusión de terminar el bachillerato y tal vez iniciar una carrera en el Sena.

Un hombre asesina a su pareja porque no soportó que ella le pida el divorcio.

Un hombre se suicida después de asesinar a su mujer y a sus tres hijos: ella, después de soportar ocho años de violencias, le había contado que se iba a donde sus padres.

No seguiré, pues son más de mil feminicidios al año en nuestro país.

Y sí, los males del amor, los estragos del amor matan todos los días o casi todos los días. Y no solo metafóricamente, como en los boleros con ese “quiero todo de ti”. No, matan físicamente, con mucha determinación y con una violencia difícil de soportar, a veces en el frío de la noche bogotana, a veces en una cálida tarde lejos de Bogotá. El amor fue la razón de la muerte, dicen casi todos los victimarios.

Se llamaban hace poco crímenes pasionales; feminicidios se llaman hoy. Pasión amorosa desgarrada o pérdida de control y de la posesión de ese objeto mujer. Pasión versus posesión.

Y sí, estos hombres matan porque de repente se dan cuenta de que la posesión de este objeto amado que era su mujer es una ilusión. El objeto amado, su mujer, huye de su control y –cosa insólita e insoportable– tiene sueños y quiere ser feliz. Y, claro, nuestros sueños son verdaderamente las pesadillas de los patriarcas.

Para ellos, es impensable que su mujer, exmujer, novia o mujer trans, pueda desear otra vida que ya no sea al lado de él, otra vida sin él.

Amar a otro, pertenecer a otro no hace parte de lo posible. “Sin ti no podré vivir jamás; sin ti es inútil vivir”; las letras del bolero se hacen realidad y la muerte de ella se vuelve la única salida válida para estos monstruos del amor.

De hecho, lo que los hombres hoy día no logran aceptar, no logran interiorizar y entender es que las mujeres han aprendido los primeros pasos de otra canción que nombra la autonomía y la felicidad y que, de alguna manera, representa su revancha después de una muy larga historia de desgracias, de posesión, de control y de asfixia del menor átomo de independencia y libertad.

Es que durante demasiado tiempo mujeres y hombres fuimos, todas y todos, prisioneros de definiciones, de arquetipos y roles estereotipados de tal fuerza que lograron encerrarnos en lo que podríamos llamar la cárcel del género, paralizándonos para la reinvención, el riesgo y la huida adelante.

Y el amor es un fermento ideal para que ese flagelo florezca y logre transformar los goces del amor en estragos mortales que 90 por ciento de las veces pagan las mujeres.

Se hace urgente y necesario repensar el amor, encontrar nuevas pedagogías del amor para reinventar el país. La paz necesita con urgencia que los hombres y las mujeres aprendan nuevamente a hablarse construyendo nuevos pactos amorosos en la lentitud, en el silencio de un diálogo que acepte la diferencia y el reconocimiento del misterio del amor que ninguna letra del bolero podrá nunca traducir.


Florence Thomas

* Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.