La privacidad en las redes, un nuevo valor social

La privacidad en las redes, un nuevo valor social

Tenemos muchas cosas por decir y los medios para hacerlo, pero es importante pensar antes de actuar.

notitle
23 de febrero 2016 , 03:48 p.m.

Más allá del debate de si publicar o no conversaciones y videos que involucran a funcionarios en temas que en principio pertenecen al ámbito de la vida íntima, los recientes casos del exviceministro del Interior y el exdefensor del Pueblo plantean varias reflexiones, entre ellas, cómo preservar la privacidad al usar redes sociales, celulares y otros dispositivos electrónicos; cómo mantener su estatus de derecho, cómo protegerse y quién debe hacerlo, sobre todo cuando se trata de niños y jóvenes.

Antes la privacidad la aseguraba cada uno, cada familia, cada institución. Hoy, cuando todo es susceptible de volverse público, estamos obligados a revisar este tema con nuevos criterios. Por un lado, las redes son usadas para favorecer las relaciones sociales y acercar a las personas, pero, al ser internet un poderoso difusor de información, y con memoria, también son un riesgo que atenta contra los principios básicos de privacidad de quienes acceden a él.

La exigencia apunta a acciones y procesos educativos que nos corresponden a todos: familia, colegio, Estado, operadores de las redes, y que comienzan por la sensibilización temprana que lleve a formar en los usuarios criterio para decidir qué publicar y dimensionar el impacto que puede tener ahora y en el futuro.

Saber cuál es el límite al expresar posturas y opiniones, interpretar ese caudal de información y verlo en perspectiva, porque con frecuencia la información está fraccionada, descontextualizada o se ha tergiversado la realidad.

Tenemos muchos retos con niños y jóvenes: enseñarles a ser cuidadosos, cautelosos y sensatos a la hora de hacer clic; mostrar técnicas para proteger los datos y su responsabilidad como usuarios para evitar exponerse; conscientizarlos de que no se pueden reversar muchos datos, fotos y relatos de experiencias que se suben al muro, se escriben en WhatsApp o se graban en audio o video.

También, ayudarles a vencer la presión de la inmediatez, la manipulación de la información, el cambio de identidad, a moderar el deseo de ser protagonistas y de volverse 'youtubers' (título bastante atractivo para un adolescente).

Cada vez vemos más casos en los que violar la intimidad tiene serias consecuencias, como volver a alguien víctima del escarnio público, perjudicar su vida de manera dramática, generar acciones violentas, poner en duda la dignidad, en peligro la integridad, negar el derecho a la duda.

Es urgente pensar en una nueva ética que nos permita guiar comportamientos y acciones en este campo. Asumir las responsabilidades que nos tocan como ciudadanos y representantes de una institucionalidad familiar y política para no vulnerar los derechos propios y ajenos.

Hoy, cuando tenemos tantas cosas para decir y los medios para hacerlo, cobra importancia la necesidad de pensar y reflexionar antes de actuar. Aunque a nuestros hijos o alumnos les parezca exagerado.

MARÍA ELENA LÓPEZ*
Para EL TIEMPO

(*) Psicóloga de familia. Correo electrónico: inteligenciafamiliar@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.