Bolivia dice no a reelección de Evo, según los sondeos

Bolivia dice no a reelección de Evo, según los sondeos

A menos que suceda algo extraordinario, el mandatario gobernaría solamente hasta el 2020.

notitle
21 de febrero 2016 , 09:30 p.m.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, perdió el domingo un referendo necesario para buscar una nueva reelección, según los sondeos a boca de urna difundidos por medios locales, por lo que debería abandonar el poder al final de su tercer y actual mandato, en el 2020.

En medio de un clima tenso generado por hechos de violencia y denuncias de abuso de poder, el 52,3 por ciento de los bolivianos votó por el no a la reforma constitucional que habría habilitado la opción de una nueva reelección, frente al 47,7 por ciento que lo hizo por el sí, según la consultora Ipsos.

De acuerdo con la encuesta a boca de urna de Equipos Mori, el no se impuso con un 51 por ciento al sí, que logró el 49 por ciento de los sufragios.

El Gobierno aseguró que el resultado registra un “empate técnico” y podría sufrir una “radical modificación” cuando se conozcan los resultados oficiales del tribunal electoral.

“Estamos hablando de un auténtico empate técnico el que se está dando ahora, entonces es mejor guardarse el entusiasmo y esperar con paciencia los resultados (...). La celebración forzada puede convertirse en llanto”, señaló el vicepresidente Álvaro García.

Esta sería la primera derrota electoral directa de Morales en sus diez años en el poder, aunque en 2015 su partido ya había perdido plazas claves en los comicios municipales.

El líder indígena, quien está en el Palacio Quemado desde el 2006, pretendía reformar la Constitución para poder postularse en las elecciones presidenciales del 2019 para gobernar el país del 2020 al 2025.

Al votar en la región cocalera del Chapare, en el centro del país, Morales afirmó que la jornada electoral de ayer “sería un día histórico”, pues “por primera vez con el voto del pueblo” se modificaría la Constitución.

Además, el mandatario afirmó que sería la manera de saber “si lo querían o no”. El líder boliviano ha llevado a cabo un exitoso programa económico basado en la explotación de los recursos energéticos –principalmente el gas– del país, que permitió un fuerte crecimiento de la actividad y una disminución de la pobreza.

Pero la popularidad del mandatario, que ganó los comicios presidenciales del 2014 con el 61 por ciento de los votos, se vio afectada recientemente por una denuncia de tráfico de influencias a favor de la empresa china CAMC, en la que su expareja, Gabriela Zapata, trabaja como gerente comercial.

La compañía logró contratos públicos por unos 560 millones de dólares, lo que llevó a la Contraloría y al Congreso a investigar el asunto. Morales negó cualquier delito de tráfico de influencias a favor de su expareja, con quien tuvo hace unos 10 años un hijo que luego falleció, hechos que eran desconocidos en Bolivia. Al gobierno también lo afectó la muerte de seis funcionarios el miércoles de la semana pasada, durante un incendio deliberado de la Alcaldía de El Alto, en manos de la oposición, que atribuye el ataque a miembros del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

Sin embargo, los oficialistas acusan a la alcaldesa, Soledad Chapetón, por no responder a las demandas de los vecinos.

Las reacciones a los resultados del referendo no se hicieron esperar. “¡Bolivia dijo no!”, proclamó eufórico el gobernador de Santa Cruz (este), Rubén Costas, líder de un sector de la oposición.

“Hemos recuperado la democracia y recuperado el derecho a elegir”, dijo por su parte el excandidato presidencial Samuel Doria Medina, derrotado dos veces por Morales. “Hoy se ha sepultado el proyecto de convertir a nuestro país en un proyecto de un solo partido. Esta es la victoria del pueblo”, agregó.

Horas antes, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, había afirmado que él y Morales “venían del pueblo” y estaban dispuestos a “acatar lo que diga el pueblo”.

Se esperaba que más de 6,5 millones de ciudadanos votaran en el país y el exterior, en unos comicios que transcurrieron sin mayores incidentes, salvo por un episodio violento en la ciudad de Santa Cruz, donde ciudadanos enfurecidos quemaron varias papeletas y urnas electorales por la falta de actas de registro en dos colegios electorales.

Los hechos llevaron a que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidiera el aplazamiento de la consulta para el próximo 6 de marzo en 35 mesas de votación en esa ciudad.

La Paz (REUTERS Y AFP).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.