Este lunes se define recorte de $ 6 billones al presupuesto

Este lunes se define recorte de $ 6 billones al presupuesto

El motivo es que el Gobierno planeó el gasto con el petróleo a 50 dólares por barril.

notitle
21 de febrero 2016 , 07:56 p.m.

Después de tener que emplearse a fondo el Gobierno el año pasado para lograr la aprobación del presupuesto por 215,9 billones de pesos para el 2016, equivalente a un poco más de una cuarta parte del PIB, llegó la hora de aprobar un recorte significativo al gasto del presente año.

Este lunes, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, someterá a consideración del consejo de ministros el anunciado recorte de 6 billones de pesos dado a conocer el viernes y que deberá avalar el gabinete en pleno.

La razón principal del recorte al gasto del Gobierno central radica en que, en el 2015, las cuentas se hicieron con un precio del barril de petróleo a 50 dólares como promedio del año, nivel que este lunes está cerca de los 35 dólares, e incluso ha bajado de los 30 dólares en algunos días de los dos primeros meses del año.

Con esta reducción, según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, la plata que podrá gastar el Ejecutivo durante el año será de 209,9 billones de pesos, pues existe una obligación de cumplir la meta del déficit fiscal fijada en el plan financiero para este año.

Dicho objetivo muestra que, máximo, el descuadre podrá ser del 3,6 por ciento del PIB al final del presente ejercicio. El recorte de gastos que este lunes se presenta al equipo del Gobierno equivale a un 0,7 por ciento del PIB, según precisó el ministro Cárdenas Santamaría.

En medio de este apretón de gastos, la idea es proteger la inversión social y los programas de alto impacto en la economía.

Y es que ante la pérdida de unos 20 billones de pesos de renta petrolera que dejará de recibir el Estado entre el 2013 y el 2016, el recorte anunciado busca apretar en un 10 por ciento más algunos gastos estatales como vehículos, viáticos para funcionarios, viajes, celulares y papelería, entre otros.

A lo anterior se suma el hecho de que la nómina estatal quedará congelada.

Según Cárdenas, la secuencia del proceso se inicia con un aplazamiento del gasto, que es el primer paso, al que le sigue el recorte de manera formal. Pero una vez aplazada la partida, esta ya no se puede utilizar.

El recorte en los gastos se suma a la reducción que tuvo el rubro de inversión en el plan de desarrollo, el cual fue aprobado por 703 billones de pesos, nivel más bajo de lo previsto y que obligó a redistribuir las cargas entre los usuarios de los recursos, es decir, las entidades públicas.

El año pasado, el Gobierno también tuvo que apretarse el cinturón en 9 billones de pesos, con lo cual los recortes, en poco menos de dos años y que están enmarcados en la denominada política de austeridad inteligente, ya suman cerca de 15 billones de pesos.

Una vez se tenga el visto bueno del consejo de ministros a este nuevo ajuste, que se suma a los que fueron hechos el año pasado, el Gobierno deberá expedir un decreto en el cual se especifiquen los nuevos montos asignados a cada partida presupuestal.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.