Saoirse Ronan, la 'irlandesa' que va por el Óscar

Saoirse Ronan, la 'irlandesa' que va por el Óscar

La actriz habla de su papel en 'Brooklyn: amor sin fronteras', que le mereció su segunda nominación.

notitle
20 de febrero 2016 , 10:57 p.m.

La historia de ‘Brooklyn: amor sin fronteras’, película que se estrena este jueves, fue primero una novela escrita por el irlandés Colm Tóibín. Luego, Nick Hornby (Alta fidelidad) la transformó en un emotivo guion, que resultó protagonizado por Saoirse Ronan, una de las actrices más jóvenes en ser nominadas al Óscar (fue en el 2008, cuando la neoyorquina tenía apenas 13 años, por su papel secundario en ‘Expiación’).

Hoy, aún sin cumplir los 22, Ronan celebra su segunda nominación a la estatuilla, esta vez en la categoría de mejor actriz principal.

“Había leído la novela –cuenta ella en Toronto (Canadá) sobre su participación en ‘Brooklyn’–. Después leí el guion y me pareció muy interesante. Había hecho algunas películas que eran adaptaciones, pero sin haber leído el libro antes”.

‘Brooklyn: amor sin fronteras’, ambientada en 1952, es la historia de Eilis Lacey (Saoirse Ronan), una joven irlandesa que trabaja los fines de semana en una tienda. Su hermana mayor, Rose, ha arreglado para ella un viaje a Brooklyn (Nueva York, Estados Unidos). ¿La razón? Buscar mejores horizontes y poder encontrar oportunidades acordes a su potencial. “Si te quedas en Irlanda, no habrá futuro para ti”, le dice su hermana a la protagonista en los primeros minutos de esta cinta, una de las ocho nominadas al Óscar a mejor película.

Los elogios para Ronan, cuyo nombre se pronuncia ‘Sir-sha’, han sido unánimes por su sobresaliente actuación, que destila sensibilidad. “Ella fue, en el mejor sentido, la idea obvia para interpretar a Eilis: tenía la edad perfecta, se había probado ya como actriz y estaba a la espera de un gran papel –comenta el director de ‘Brooklyn’, el irlandés John Crowley–. Pero lo que me dio libertad fue su experiencia de vida. Después de hablar con ella me di cuenta de que pasó por un montón de cosas por las que Eilis también tenía que atravesar: tenía novio, dejó su casa y se mudó a Londres”.

Irlanda en el corazón

Ronan es hija de dos irlandeses que dejaron su país natal en busca de mejores oportunidades. Su padre, Paul, es un actor que buscó suerte en América junto a su mujer, Mónica. Eso fue antes de que su única hija, Saoirse, llegara a sus vidas en 1994.

“Mudarse a Estados Unidos fue duro para ellos. Antes de ser actor, mi papá trabajó en la construcción y fue barman. Mi mamá trabajó de nana. Incluso estuvieron de ilegales un tiempo”, confiesa la actriz.

Fue precisamente a través de la historia de sus propios padres como Ronan pudo identificarse plenamente con la historia de ‘Brooklyn’ y meterse en su rol de inmigrante que encara un nuevo mundo y deja atrás su pasado.

Cuando Saoirse cumplió 3 años, volvió con sus padres a su país de origen, por lo que tiene doble nacionalidad. De hecho, cuando viajó a Enniscorthy (Irlanda) para rodar la película, se reencontró con sus viejos vecinos y camaradas de colegio.

“Yo crecí a 20 minutos de Enniscorthy y solía ir al cine y compartir con muchos de los chicos y chicas que salen en la película vestidos con ropas de los años 50. Fue algo muy extraño”, cuenta ella.

También dice que fue un momento especial, porque regresar a su patria la ayudó a construir mejor un rol que aumentó el gran arco interpretativo que ha tenido su breve pero descollante carrera, que incluye dos nominaciones al Globo de Oro (el mes pasado fue vencida en estos premios por Brie Larson, que también está nominada al Óscar).

Ronan se acostumbró a los sets desde muy niña; de hecho, acompañó a su padre durante la filmación de ‘Enemigo íntimo’, un drama policial que involucra a los independentistas del Ira (Ejército Republicano Irlandés), protagonizado por Harrison Ford y Brad Pitt.

La independencia

Cuando la actriz habla de cómo fue crecer en estudios de filmación, menciona a su familia. Siempre con medidas cautelares y una sana protección, sus padres fueron fieles chaperones suyos, para evitar que cayera en excesos y perdiera el norte.

“Hasta ‘El Gran Hotel Budapest’ (donde tuvo un rol pequeño pero clave), mi madre estuvo conmigo todo el tiempo”, admite.

Hace poco, dice, dejó el hogar de sus padres y se independizó en Londres, su actual centro de operaciones. Vuela entre Estados Unidos y Europa, y el mes entrante enfrentará uno de sus máximos desafíos: debutar en Broadway, en el montaje teatral que adapta la pieza de Arthur Miller ‘The Crucible’.

“Lo que hizo que me conectara aún más con el guion de ‘Brooklyn’ fue mi experiencia personal: no se trata simplemente del acto de irte de tu casa, sino de darte cuenta de que cuando la dejas ya no tienes la posibilidad de volver el tiempo atrás”, explica.

De hecho, en la película hay una enseñanza sobre el tema. El padre Flood, sacerdote que ayuda a Eilis en América y que consuela a esta joven afligida por haber dejado su amada Irlanda, le dice: “La nostalgia es como una enfermedad. El tiempo la cura y después otro es contagiado por ella”.

“Es el tipo de dolor que comienza a instalarse como una neblina –describe la actriz–. Esa nostalgia se queda contigo por un tiempo y no sabes cuánto va a durar. Yo estaba todavía en ese estado cuando hice la película”, concluye la talentosa Saoirse Ronan.

ERNESTO GARRATT VIÑES
El Mercurio (Chile) - GDA

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.