Jugando con candela

Jugando con candela

Santos juega con candela: si no hace el ajuste fiscal, la economía se puede precipitar a una crisis.

20 de febrero 2016 , 08:29 p.m.

Esta semana, Standard & Poor’s, una agencia calificadora de riesgo, hizo una advertencia grave para la economía colombiana. Mantuvo por ahora el grado de inversión a los bonos del Gobierno, pero “con perspectiva negativa”. En su comunicado, sugiere que si el Gobierno no procede a hacer los correctivos fiscales que ha anunciado, les retiraría el grado de inversión a sus bonos. ¿Qué consecuencias puede tener que lo haga?

Recordemos lo que nos sucedió en los noventa. Obtuvimos el grado de inversión en 1994 (Standard & Poor’s y Fitch) y 1995 (Moody’s). Eso nos aseguró un acceso privilegiado al financiamiento internacional. En 1996 emitimos bonos a 30 años a menos de 200 puntos básicos de spread, algo que solo China había logrado hacer.

Sin embargo, y a pesar de dos reformas tributarias durante la administración Gaviria y una que promoví como ministro de Hacienda en 1995 (Gaviria elevó el IVA del 12 al 14 % y nosotros, al 16 %, ambas veces con apoyo del Partido Liberal), el déficit fiscal comenzó a crecer por presiones de gasto. Principalmente por el aumento de las transferencias a las regiones, debido a la Constitución de 1991 y a la Ley 60 de 1993, los efectos de caja de la reforma pensional de 1993 (Ley 100) y los mayores gastos en defensa y justicia ante el escalamiento del conflicto interno.

Las agencias de calificación de riesgo comenzaron a advertir en 1997 la necesidad de controlar el déficit. Como eso no se logró, retiraron el grado de inversión en 1999, justo cuando la crisis rusa de 1998 complicó el acceso al financiamiento externo para muchos países. Colombia lo perdió del todo, tuvo que acudir al Fondo Monetario y se precipitó a una recesión aguda. Tuvimos una contracción de 4,5 % del PIB, la mayor en 50 años. Santos tuvo que afrontar esa crisis como ministro de Hacienda. Debería recordarlo.

Y miremos lo que le sucedió a Brasil en los últimos años. Venía creciendo muy bien, pero el gobierno de Dilma aflojó el gasto, incumplió las metas fiscales, que sí cumplieron Cardoso y Lula; se encareció el financiamiento externo, perdió el grado de inversión, se frenó la entrada de capitales y el país entró en recesión. Dilma se asustó y nombró como ministro de Hacienda a Joaquim Levy, quien, como viceministro, mantuvo controladas las finanzas públicas durante Lula. Levy llevó una reforma audaz al Congreso, pero este no la aprobó por la crisis política en que está sumido Brasil. Levy renunció. La economía va ya para el segundo año de una contracción de más de 3,5 % por año. Una crisis más grave que la nuestra de 1999.

Ante la gravedad de estos riesgos, columnistas, académicos y entidades como Fedesarrollo venimos insistiendo en que el Gobierno tiene que afrontar con mayor decisión la encrucijada fiscal en la que quedó el país, cuando se redujeron drásticamente los ingresos fiscales petroleros. Como ni Uribe ni Santos ahorraron durante el ‘boom’, como sí lo hicieron en Chile y Perú, ahora toca recortar gastos y aumentar recaudos.

Las agencias calificadoras le han dado un compás de espera al Gobierno, porque este se ha comprometido a cumplir la regla fiscal y tramitar una reforma tributaria estructural. Pero están comenzando a ponerse nerviosas ante las señales contradictorias que ha venido dando Santos. Y los inversionistas ya están nerviosos, como lo indica el ‘spread’ de los bonos colombianos. Este comenzó a crecer rápidamente desde junio del año pasado y hoy está por encima de 400 puntos básicos, considerablemente más alto que el de Perú y Chile, aunque aún más bajo que el de Brasil.

Ojalá, por el bien de todos, Santos y sus consejeros cercanos, que solo parecen decirle lo que quiere oír, escuchen a las agencias calificadoras y los mercados. Ya que no han querido escuchar a los economistas colombianos.

GUILLERMO PERRY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.