Un país de altos ingresos

Un país de altos ingresos

La incertidumbre alrededor de la paz impone la necesidad de producir cambios grandes e importantes.

notitle
20 de febrero 2016 , 08:29 p.m.

Hay que agradecerles al BID y a su presidente, Luis Alberto Moreno, por haber llegado con un mensaje que nos pone a pensar en un futuro mejor cuando todo se está viendo negro, a pesar de que este va a ser quizás el primer año malo después de un largo desfile de buenos años. En el reportaje con Moreno en este diario el domingo pasado se muestran las cifras que sustentan ampliamente esta última afirmación.

El aporte que hace el BID en su último informe sobre Colombia es ponernos a pensar que es posible, si nos disciplinamos, fortalecemos nuestras finanzas públicas y la calidad del gobierno y de su inversión, y si la dirigencia de este país deja de portarse como si fueran jefes de pandillas de barrio y no de partidos políticos, convertirnos en un país con un ingreso por habitante de 30.000 dólares en menos de 15 años.

Para no pasar por alto este importante aporte es necesario aproximarse al informe desprovisto de prejuicios y, haciendo caso omiso de lo que sucede alrededor, imaginar que Colombia puede dar un salto cuántico de esa magnitud en tan corto espacio de tiempo, a pesar de lo que observamos que está pasando en el país.

En La Guajira, que ha tenido acceso durante muchos años a cuantiosos recursos de regalías, se mueren niños de hambre. En las redes sociales prevalecen los chistes sobre las preferencias sexuales de los altos mandos de la policía, mientras en las cárceles vuelven picadillo a los visitantes y se deshacen de sus restos en las alcantarillas. Los delegados de la guerrilla ingresan al país auspiciados por el Gobierno para socializar la paz y aparecen en las plazas públicas rodeados de guerrilleros armados hasta los dientes. La economía y las reformas que se necesitan, entre ellas la tributaria, están paradas a la espera de que le lleven el texto definitivo de la ley que define el mecanismo que se utilizará para refrendar el eventual acuerdo de paz al ponente de la Corte Constitucional, que se prepara para pronunciarse sobre su constitucionalidad. Toda suerte de sabios actúan, hacen de corifeos y dan razones en los medios para que dicho pronunciamiento sea negativo.

La principal empresa pública del país excedió varias veces el presupuesto de construcción y puesta en marcha de una refinería que se construyó a todo taco y nadie se dio cuenta de lo que sucedió, ni aparecen los responsables o los chivos expiatorios.

La anterior selección de ejemplos conspira para hacernos creer que el Estado y la sociedad no van a cambiar, que la clase política no va ser menos depredadora y que el Estado no va a dejar de ser “extractivo” (explotador). Pero esas no serían razones para hacer a un lado la propuesta del BID. Es la ocasión para afirmar que sí se puede aspirar a estos cambios partiendo de que el problema es político, como lo son los obstáculos que se atraviesan e impiden el progreso.

Dicen los expertos que para que una reforma política de gran envergadura tenga viabilidad debe ser precedida por una grave crisis de las instituciones. No estamos pasando precisamente por una de ellas, pero la complejidad de la situación actual y la incertidumbre que se ha creado alrededor de la paz han impuesto la necesidad de que se produzcan cambios grandes e importantes.

Se tendría que comenzar por darle a la muerte de niños por desnutrición la importancia que tiene, y no se le ha dado. Un programa regional efectivo de atención a la primera infancia podría evitar que vuelva a suceder. Otro elemento importante sería ponerle fin a la polarización y acordar la paz. Los grandes pasos adelante en desarrollo tienen lugar en ambientes de madurez política y de grandes consensos.

RUDOLF HOMMES

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.