La fuerte brisa causa estragos en norte de Barranquilla

La fuerte brisa causa estragos en norte de Barranquilla

Varias obras de edificaciones fueron suspendidas por la caída de material de construcción.

notitle
20 de febrero 2016 , 11:20 a.m.

El sonido de un fuerte estallido precedió el temblor de las paredes de la cocina en la que a las 9:40 de la mañana de este viernes se encontraba Beatriz Jiménez, empleada del servicio de la familia De la Rosa Manotas.

A merced del pánico, sin entender qué ocurría, la mujer salió rauda de la vivienda ubicada en la calle 80 con carrera 53, en el norte de Barranquilla, la cual fue impactada por la caída de un andamio y pedazos de estructura de un edificio de 18 pisos que se levanta a un lado. De la casa también salieron despavoridos otras tres trabajadoras domésticas, un vigilante, y una enfermera con el bebé de cuatro meses que cuidaba en uno de los cuartos.

El jardinero, por su parte, tuvo que esperar unos minutos hasta que miembros de la Policía destrabaron la puerta del patio donde este se encontraba.

“Fue horrible y por fortuna no hubo pérdidas humanas”, exclamó Jiménez, mientras observaba, sentada en uno de los bordillos del parque Washington los materiales de construcción que quedaron guindando en lo alto gracias a que cayeron en una endeble malla de contención que se bamboleaba de un lado para el otro.

Que lo ocurrido obedeció a las fuertes brisas que azotan por estos días a la capital del Atlántico, decían algunos de los transeúntes que se encontraban con la situación que ameritó, incluso, el cierre de la carrera 53, pero Alexandra Espinosa, abogada de la familia afectada, sostuvo que también tiene que ver que la constructora no toma las medidas para no impactar negativamente el entorno.

“Esta es una lucha de varios meses en los que los propietarios de las viviendas contiguas al edificio en construcción han visto cómo la obra ha causado un sinnúmero de afectaciones que, además de dañar las casas, vienen poniendo en peligro las vidas de las personas. Este es el hecho más evidente de que no se está construyendo como se debiera”, anotó la jurista, quien confirmó que habitantes del edificio que está detrás del que se viene levantando ya interpusieron una demanda.

Hasta el lugar de la emergencia llegó Iván Cabrera, jefe de control urbano del distrito, quien luego de destacar las complicaciones que traen las brisas de esta temporada, explicó que lo que sigue es suspender provisionalmente la obra hasta que la constructora aumente el plan de mitigación del riesgo colocando mallas en lugares estratégicos que impidan la caída de material como el que impactó la vivienda de la familia De la Rosa Manotas.

“Efectivamente notamos que hacen falta más mallas y el aumento de la protección sobre todo ahora que las brisas alcanzan altas velocidades. La obra queda suspendida y tendrá que ser evacuada hasta tanto se cumpla con lo exigido por la Ley”, manifestó el funcionario.

Pérdidas millonarias

La cuadrilla de la oficina de control urbano de la Alcaldía llegó al sector del parque Washington luego de haber estado en la carrera 51B con calle 85, donde fue suspendida otra construcción de la cual se desplomaron varias paredes que fueron a dar contra la casa y vehículos del médico Salman Habib Mustafá, en la noche del pasado jueves.

Cuenta el especialista de la salud que pasadas las 7 de la noche, tras ingresar a la vivienda con miembros de su familia, sintió un estruendo que lo llevó a pensar que se trataba de la explosión de un artefacto explosivo. Un polvillo similar al que describió la empleada de la familia De la Rosa Manotas se apoderó de la casa mientras en el parqueadero al aire libre los ladrillos yacían sobre tres carros de alta gama que sufrieron daños cuantiosos.

La situación, la misma: fuertes brisas acompañadas de insuficientes planes de mitigación del riesgo para evitar que emergencias de este tipo se presenten.

“Uno no puede levantar un edificio tan alto y no pensar en lo que le ocurre a las casas vecinas. Es evidente que falta enmallado y que no se cumplen con las medidas que se exigen para poder construir. Tenemos un pleito con esta construcción desde que se inició cuando nos enteramos de que en ese entonces no contaba con licencia. Ahora exigimos que se nos repare lo dañado y que se piense en no atentar contra las vidas humanas que por aquí residen y transitan”, sostuvo el médico, quien tuvo que mudarse con su familia a un hotel en vista de la emergencia.

Andrés Artuz Fernández
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.