Las fotos por las que arriesgó su vida el colombiano Roberto Schmidt

Las fotos por las que arriesgó su vida el colombiano Roberto Schmidt

El bogotano ganó el segundo premio en el World Press Photo, al captar una catástrofe en el Everest.

notitle
19 de febrero 2016 , 10:21 p.m.

25 de abril del 2015, 11:20 a. m.

Después de caminar por nueve días, el fotógrafo bogotano Roberto Schmidt llega al Campo Base del monte Everest, ubicado a 5.360 metros de altura sobre el nivel del mar. (Las imágenes del año según el World Press Photo)

Schmidt, jefe de fotografía en la región del sur de Asia de la Agencia Francesa de Prensa (AFP), había sido enviado junto con otra periodista de la misma agencia para realizar una serie de historias sobre la catástrofe del año anterior (2014), cuando una avalancha dejó un saldo de 16 muertos.

“Nuestro objetivo era realizar tres temas: el principal era el aniversario de la muerte de 16 sherpas (pobladores de las regiones montañosas de Nepal, en el Himalaya) y dos historias más, una sobre la ayuda médica que se brinda en el Campo Base y la diferencia de precios en los equipos de montañismo que suben el Everest”, cuenta Schmidt desde la India, al día siguiente de haber ganado el segundo puesto en el prestigioso premio World Press Photo, en la categoría de historias.

En realidad, el Campo Base son dos, ubicados a lados opuestos del monte más alto del mundo. Está la base norte, que se encuentra en el Tíbet, y la base del sur, a donde llegó Schmidt, localizada en Nepal.

El Campo Base es una zona de hielo y piedras, usada por los escaladores durante su ascensión y posterior descenso para acampar y descansar. Cuenta con una “simulación de restaurante” (en palabras de Schmidt, para aludir a la precariedad del sitio) para alimentar a los visitantes que se arriesgan a subirla. Allí, Schmidt se toma una bebida caliente, mientras espera a su compañera de viaje, que viene retrasada.

Posiblemente, los muchos años de caminar por varios países de África y Asia le facilitaron al colombiano subir la montaña más alta del planeta en menos tiempo que otras personas, en este caso, la periodista de la AFP.
25 de abril del 2015, 12 m.

Schmidt capturó uno de los momentos más dramáticos, en el que uno de los sobrevivientes es trasladado para recibir ayuda. Roberto Schmidt

Luego de unos minutos, la compañera de Schmidt se reúne con él, poco antes del anuncio de la tragedia. “De repente, empezó a temblar y se escuchó un fuerte ruido –dice Schmidt–. Inmediatamente, pensé que era una avalancha, pero no. Era un terremoto muy fuerte el que causaba las avalanchas”.

A veces el poder de contar buenas historias lleva a los periodistas y fotógrafos a puntos extremos, como el de arriesgar la vida: el fotógrafo coge su cámara y sale de la carpa, escucha un estruendo más fuerte que el anterior, mira hacia arriba y solo ve una gigantesca nube gris de la que sale, segundos después, una explosión de nieve. Alcanza a hacer cuatro disparos con su cámara.

Esos disparos dan como resultado la única imagen que captó antes de que se precipitaran una serie de sucesos tanto catastróficos como milagrosos. Las otras siete de la serie premiada son posteriores.

“Junto con mi compañera de la agencia corrimos al interior de la carpa. Poco después, sentimos un ruido más fuerte que los anteriores y al instante cae una avalancha encima de nosotros”, recuerda Schmidt, quien por varios minutos perdió el control de su cuerpo ante el fuerte impacto de la nieve.

“El viento me revolcaba, solo daba vueltas, hasta que en un momento terminé de espaldas, con una mesa encima. Fue la parte más difícil porque estaba consciente, pero no podía moverme, solo escuchaba cómo caían los pedazos de nieve y piedra a mi alrededor. Pensé que quedaría enterrado vivo”.

En algún momento este fotógrafo pensó que lo más difícil del viaje había sido conseguir el presupuesto de la agencia para permitirle viajar, o incluso el desgaste físico que tuvo que soportar. Pero no que viviría un fenómeno natural catastrófico, que acabó con la vida de 22 personas.

Schmidt empezó como fotógrafo profesional hace 26 años. Estudió Fotocomunicaciones en la Universidad de Miami y su primer trabajo en el oficio fue en 1990, en AFP Bogotá, donde se radicó hasta 1993.

Tuvo la oportunidad de trabajar desde África y desde entonces las grandes experiencias e imprevistos han hecho parte de su carrera, como en aquella ocasión en que pudo fotografiar a un grupo de gorilas en medio de una selva de los Nabos del Kino, ubicada en el este del Congo.

 

Esta fotografía muestra a un 'sherpa' buscando supervivientes tras el desprendimiento de roca en el monte. Roberto Schmidt

Hasta la avalancha en Nepal, su trabajo había ido más allá de los conflictos o de los paisajes exóticos de Asia y África. Su trabajo más reconocido era una fotografía controversial del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
Schmidt había obturado su cámara justo cuando la ex primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt se tomaba una selfi junto al mandatario estadounidense y el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron. La imagen había sido criticada a nivel mundial, ya que se dio a entender que sucedió en medio del funeral de Nelson Mandela. Pero, en realidad, se trataba de una ceremonia posterior, durante un homenaje al líder sudafricano.

Con esa imagen, Schmidt ganó una mención en un concurso en Estados Unidos cuyo nombre ha olvidado.
25 de abril del 2015, 12:05 p. m.

“De pronto, sentí unas manos dentro del hielo, era uno de los sherpas y me estaba liberando. Fue milagroso. Estaba un poco golpeado, sí, pero ninguna herida grave”, explica hoy Schmidt.

El mismo sherpa que lo sacó a él encontró a su compañera de trabajo y su cámara fotográfica, que era literalmente un bloque de hielo, y que, al igual que su dueño, sobrevivió. De manera increíble, estaba intacta.

Gracias a su sherpa salvador, Schmidt recupera su cámara –y su vida, que puede ser lo mismo– y captura imágenes del rescate de otros cuerpos, con el temor de que se repitiera otra avalancha de gran magnitud, pues todavía se sentían las réplicas.

18 de febrero del 2016

Ocho imágenes que retratan a uno de los heridos, el momento de la explosión de nieve, un grupo de sherpas trasladando el cuerpo de uno de los montañistas sobrevivientes y otros acontecimientos de la catástrofe le permiten al fotógrafo colombiano Roberto Schmidt obtener el segundo puesto en el World Press Photo, el concurso de fotografía de prensa más importante del mundo.

Con voz serena y un acento muy neutro, Schmidt ratifica con crudeza, lentamente, su vocación: “Cuando trabajas en esto, mientras estés vivo, debes fotografiar en todo momento, porque si paras por un simple dolor, puedes perder mucho”.

Cuenta que este trabajo fue una experiencia inolvidable, porque el monte Everest es uno de los sitios más espectaculares que ha visitado y, además, exigirse físicamente le resultó muy satisfactorio. “Fue una gran oportunidad y le doy gracias a Dios que estoy vivo”.

 

Luego de la avalancha, un grupo de 'sherpas' ayudó a tratar a los sobrevivientes. Roberto Schmidt

Fueron solo 26 horas las que estuvo en el Campo Base, pero no necesitó más para tener la gran historia de su vida y un premio que lo llena de orgullo. “Fue un honor porque es una gran competencia y los otros participantes que ganaron son unos maestros. Es maravilloso que mi nombre aparezca junto al de ellos”.

Sin embargo, este reconocimiento va más allá de lo profesional. Schmidt comenta que el trabajo le hizo entender el gran poder de la naturaleza. “Estamos a la merced de sus caprichos, su fuerza es mucho más grande de lo que todos nosotros podemos llegar a ser”.

Ahora, solo le gustaría volver a África, porque tanto ese continente como Asia le han brindado mucho más que un gran reconocimiento: historias y experiencias. “Yo recuerdo con mucho cariño el trabajo que hice en África, por Somalia, Burundi, el Congo, porque son lugares para contar historias. Ese día estábamos cubriendo un conflicto y se nos presentó la oportunidad de hacer las fotos sobre los gorilas, el efecto de la guerra en ellos. Fue alucinante verlos y retratarlos”.

YÉSSICA PETRO ESCOBAR
Para EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.