La reiteración en las pinturas de la maestra Beatriz González

La reiteración en las pinturas de la maestra Beatriz González

La artista expone en la galería Casas Riegner obras recientes y de la década del 80.

notitle
19 de febrero 2016 , 06:17 p.m.

“Para mí es casi una ‘obligación’ volver a exponer después de cierto tiempo porque si uno deja de hacerlo, se acaba”, dice Beatriz González, quien inauguró ‘Reiteraciones (1981- 2015), en la Galería Casas Riegner (Bogotá).

Por eso, y sobre todo porque nunca deja de pintar, no es de extrañarse que además de esta muestra esté próxima a inaugurar otras en Medellín y en Cali. O que la Tate Modern (Londres) vaya a exhibir permanentemente una de sus obras –en el nuevo edificio que se inaugurará en junio– y que hayan reeditado la publicación que salió con motivo de la retrospectiva que le hizo el Museo de Arte Moderno de Medellín, en el 2012.

Quienes la conocen personalmente o han visto y seguido su obra saben que es una asidua consumidora de prensa escrita. Que encuentra en la reportería gráfica “una imagen maravillosa, pero que desaparece al día siguiente”, y que cuando le decían en la Universidad de los Andes “pinte esto”, no se sintió capaz de hacerlo.

Así, hizo de las fotografías que salen en la prensa nacional su materia prima para pintar y para plasmar temas que han marcado nuestra historia: la política, la violencia o las migraciones.

Lo ha dicho en numerosas ocasiones: “yo soy pintora, no soy otra cosa”. Solo que un día se le pasó por la cabeza que podría ‘actualizar’ la pintura. “Se me ocurrió que podía pintar otras cosas, multiplicarlas y tener mis cuadritos”, dice González.

Esas ‘cosas’ son las piezas que nacieron de bocetos y que luego reprodujo en papeles de colgadura, como los que ocupan un par de paredes enteras de la galería Casas Riegner (Bogotá). Junto a estas, dibujos, óleos y carboncillos, entre otras, conforman la muestra que curaron Paula Bossa y José Ruiz.

Se distribuyó en dos salas: en la principal se encuentran sus obras más recientes, que tratan principalmente sobre migraciones. Y en la de menor tamaño, sus primeras aproximaciones a la reproductibilidad de su pintura. “Pero Daniel Castro –director del Museo Nacional– fue el primero en hacerlo. Pegaba papelitos que fotocopiaba cientos de veces y los pegaba muy bien”, comenta la artista, quien además de sus óleos sobre lienzo pinta sobre muebles, objetos, e incluso sobre columbarios.

“Con lo del Cementerio Central ('Auras Anónimas'), fue lo mismo. Es como un gran mueble que salió de las pinturas de los campesinos cargando muertos en el Meta y que, al multiplicarlas me parece que le dio al cementerio un espacio y una manera de pensar sobre Colombia”.

De ahí el nombre de la exposición, que tiene que ver con una figura utilizada en algunos versículos de la Biblia: la reiteración, que considera sirve para la reflexión y que está presente desde el texto con obras como 'Zulia, Zulia, Zulia' (2015) y desde lo visual, con la repetición de siluetas.

La obra fue motivada por la lamentable situación que vivieron cientos de colombianos el año pasado, cuando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el cierre de la frontera entre el estado del Zulia y La Guajira.

Pintó un boceto con tres personas cargando sommières y colchones, con los brazos descubiertos, y luego los convirtió en nueve siluetas que se repiten en una cenefa que mide cinco metros de largo. Al igual que en 'La caza in situ' (1976), pintó el río de color amarillo ocre. “Yo no pensé en eso, ¿Sabes? Sino en la luz. No se me ocurrió lo de la contaminación, pero sí podría tener alguna relación”, responde González a la pregunta de si el color era para mostrar los estragos que dejan prácticas como la minería. “Resolví colocar el amarillo para que contrastara con la sombra (de las siluetas). Fue una decisión pictórica”.

La maestra Beatriz González –como la llaman muchos– nunca quiso ser “otra señora más que pinta”. Pero es lo que más hace. Claro, se refería (y se refiere) a que no deseaba que la reconocieran por pintar bodegones y mucho menos, que la compararan con otros pintores. Lo que quiso fue pintar íconos y terminó convirtiéndose en uno.

¿Dónde y cuándo?

‘Reiteraciones’, hasta el 22 de abril, en Casas Riegner. Calle 70A n.° 7-41, Bogotá. Teléfono 249-9194. Desde marzo, en Cali, en el Museo La Tertulia. Y en abril, en la Galería de la Oficina, en Medellín.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.