El proceso de paz haría parte de la agenda de Obama en La Habana

El proceso de paz haría parte de la agenda de Obama en La Habana

Con paz en Colombia y buenas relaciones con Cuba, presidente redondearía su legado en la región.

notitle
18 de febrero 2016 , 09:12 p.m.

Aunque el corazón de su próximo viaje por América Latina es sin duda la histórica parada que hará en Cuba, la fecha anunciada para el periplo del presidente Barack Obama ha desatado altas expectativas de que este se relacione también con el proceso de paz del Gobierno de Colombia y las Farc.

Este jueves, la Casa Blanca confirmó que el presidente y su esposa Michelle visitarán la isla el próximo 21 y 22 de marzo, para luego salir a Argentina, donde Obama se entrevistará con el presidente Mauricio Macri.

Pero no pasó inadvertido el hecho de que Obama estará en La Habana la víspera de la fecha acordada por el gobierno y las Farc (el 23 de marzo) para la firma del acuerdo de paz. (Lea: Cubanos, esperanzados con la visita de Barack Obama a la isla)

Ben Rhodes, asesor en Seguridad Nacional para Comunicaciones Estratégicas de Obama, hizo también una conexión al explicar las razones del presidente para visitar la isla.

“Nuestra apertura hacia Cuba ha creado nuevas posibilidades para EE. UU. en América Latina, una región que se oponía en bloque a nuestra política, pero que ahora da la bienvenida a esta nueva era”. “Hemos trabajado con Cuba y otros países para apoyar al presidente Santos y los colombianos ahora que están buscando el fin para décadas de conflicto. Queremos que el proceso sea exitoso y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que eso se logre”, agregó Rhodes.

Este mismo funcionario había sugerido en diciembre pasado que Obama estaba considerando un viaje a Colombia –o algo similar– en respaldo del proceso.

Durante su viaje a Washington hace dos semanas, el presidente Santos mencionó que la fecha establecida para concluir las negociaciones (el 23 de marzo) podría “correrse o adelantarse por algunos días”, y la mayoría lo interpretó como una señal de que el acuerdo no estaría del todo listo para esa fecha. Y aunque este puede ser el caso, fuentes en Washington y Bogotá no descartan una especie de evento en Cuba durante la visita de Obama para darles un último empujón a las negociaciones.

Ya en su encuentro con Santos en la Casa Blanca, el presidente de EE. UU. no solo había reiterado su apoyo al proceso sino que anunció un nuevo plan de asistencia por más de 400 millones de dólares, al que llamó Plan Paz.

Si bien nada está confirmado, la mayoría de analistas coinciden en que Obama quiere redondear su legado en la región con el restablecimiento de relaciones con Cuba y poniendo su sello en la paz de Colombia, los únicos dos vestigios de Guerra Fría que aún permanecían en la región.

Por supuesto, también es probable que Obama hubiese optado por saltarse a Colombia en esta gira –en caso de que el proceso no esté listo– e incluirla en noviembre, cuando está confirmada su visita a Perú. En todo caso, el viaje a Cuba es por sí solo de trascendencia.

Si bien las relaciones entre Washington y La Habana se habían restablecido formalmente en julio del año pasado, Obama será el primer presidente de EE.UU. que visitará la isla desde que lo hiciera Calvin Coolidge, en 1928.

“Una visita oficial es el gesto máximo de la diplomacia de EE. UU., y con ella Obama está elevando la imagen del país en América Latina. Durante su segundo periodo, el presidente ha buscado un legado duradero en política exterior, y lo ha encontrado en Cuba”, dice Peter Schechter, director del Centro para Latinoamérica Adrienne Arsht en el Consejo Atlántico.

De acuerdo con Rhodes, Obama sostendrá una reunión bilateral con el presidente Raúl Castro y tiene previstos encuentros con la sociedad civil y disidentes.

El énfasis, según la Casa Blanca, estará en expandir las relaciones comerciales e impulsar políticas que beneficien al pueblo cubano.

Rhodes hizo un repaso de los avances en las relaciones entre ambos países en los 14 meses que van desde el anuncio del inicio del proceso de normalización, entre estos el restablecimiento de vuelos comerciales entre ambos países, que se oficializó esta misma semana.

Los funcionarios dejaron claro, no obstante, que todavía existen diferencias con el Gobierno cubano, especialmente en lo relacionado con derechos humanos, en los que, dijeron, Cuba aún tiene una gran deuda. Descartaron, así mismo, una reunión con el expresidente Fidel Castro.

Un hora después de la confirmación oficial del viaje de Obama, Josefina Vidal Ferreiro, directora general de EE. UU. en la cancillería cubana, afirmaba que el jefe de la Casa Blanca “será bienvenido en la isla y tendrá la oportunidad de apreciar de cerca la realidad cubana e intercambiar con el Gobierno temas de interés bilateral”.

La funcionaria comentó que la visita “constituirá un paso importante hacia la mejoría de las relaciones entre La Habana y Washington y el objetivo final, que es la normalización de vínculos”. Sin embargo, mencionó que “antes se tendrán que solucionar asuntos claves pendientes, como el bloqueo económico, comercial y financiero y la devolución del territorio de la base de Guantánamo”. 

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
Twitter: @sergom68

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.