'El nuevo reto del proceso de paz es que Colombia supere el miedo'

'El nuevo reto del proceso de paz es que Colombia supere el miedo'

Humberto de la Calle afirmó que en los acuerdo 'estamos cerca en La Habana, pero lejos en el país'.

notitle
18 de febrero 2016 , 09:05 p.m.

El nuevo reto para el proceso de paz con las Farc, ante la irreversibilidad que tomó la mesa de diálogos de La Habana, es lograr que en Colombia la ciudadanía entienda los beneficios que traerá la terminación de cinco décadas de guerra. Pero, ante todo, superar el miedo al cambio.

Esta es la principal conclusión del foro ‘El futuro de un país en paz’, organizado por la Universidad del Rosario y EL TIEMPO Casa Editorial. Y en ello coincidieron los dos principales protagonistas de la jornada: el expresidente sudafricano y premio Nobel de Paz, Frederik de Klerk y el presidente Juan Manuel Santos.

Allí –desde distintas perspectivas– también se analizó por qué la mesa de negociaciones ha logrado avances históricos que hacen de la firma de la paz algo inminente, pero en el país no hay todavía el suficiente respaldo que garantice la implementación exitosa de los acuerdos.

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno, fue enfático en que la diferencia entre Cuba y Colombia, sobre el proceso, es la confianza.

“Estamos más cerca que nunca en La Habana, pero estamos lejos en Colombia”, precisó en su intervención De la Calle, quien enfatizó que “no estamos percatándonos lo suficiente de que este es el momento y la oportunidad”.

De la Calle afirmó que el país todavía está muy dividido y ello conlleva que no se entienda lo que está pasando en beneficio del desarrollo de Colombia en todos los aspectos.

“Nadie se opone a la paz; quiero erradicar ese lenguaje porque no hay enemigos de la paz”, dijo el jefe de la delegación oficial en La Habana al hacer referencia a que se requiere ampliar el debate para entender posturas diferentes sin necesidad de una polarización.

De hecho, De la Calle aseguró que la discusión en torno al posconflicto debe dejar los apasionamientos entre puntos de vista distintos y buscar acuerdos que ayuden a fortalecer la paz en el territorio nacional.

No podemos limitarnos a la paz chiquita de los fusiles, hay que ir a la paz grande, que es aprovechar de fondo la oportunidad del cambio”, precisó De la Calle, quien añadió que “no podemos aplicar la miopía selectiva como cuando alguien dice que odia a las Farc y deben pagar la cárcel, pero frente a los paramilitares se debería aplicar otro sistema”.

La tesis que esbozó abre el debate sobre los retos que debe enfrentar el proceso de paz en Colombia, pues la ciudadanía aún no siente que la culminación del conflicto la beneficie, y prueba de ello son los bajos índices que este aspecto refleja en las encuestas.

El presidente Juan Manuel Santos es consciente de esta realidad. Incluso, reveló que ha sostenido reuniones con especialistas para analizar por qué –a su juicio– la gente siente temor de dar el paso hacia una nación sin guerra.
Me he tenido que reunir con muchos psiquiatras para que me expliquen por qué la población siente tanto miedo al cambio”, reconoció el mandatario, quien –más adelante– expuso un argumento para intentar explicar este aspecto: “Las Farc han cometido todo tipo de atrocidades durante décadas y no gozan de popularidad”.

Esta precisión la hizo Santos durante un conversatorio que sostuvo con el expresidente de Sudáfrica y nobel de Paz Frederik de Klerk, en el que los dos líderes compartieron posturas sobre la paz.

Santos –en esta charla– reconoció que el apoyo de la Fuerza Pública a los diálogos ha sido clave para que salgan adelante, lo cual no ha implicado que retroceda en su accionar armado contra la criminalidad.

El mandatario precisó además que la refrendación será vital, por lo que le envió un mensaje a la Corte Constitucional solicitándole que le dé visto bueno al proyecto que habilitó el plebiscito por la paz y, de paso, volvió a cerrarle la puerta a la constituyente como un mecanismo refrendatorio.

De Klerk, por su parte, le dijo a Santos que para que el plebiscito triunfe debe hacer una campaña corta e intensa (un mes), y pensar en una pregunta equitativa, la cual entienda toda la ciudadanía.

El exmandatario sudafricano también contó que, en su país, en el proceso de paz que lideró, en algún momento tuvo que depurar a sus fuerzas de seguridad para evitar saboteos.

Esta charla fue presentada por Roberto Pombo, director de EL TIEMPO, quien precisó que el proceso de paz en Colombia “es una demostración de que es posible lo imposible”.

La postura de Pombo la respaldó el rector del Rosario, José Manuel Restrepo, quien afirmó que “este año académico hacemos tránsito al posacuerdo, al posconflicto, y eso significa discutir, investigar y hacer aportes reales”.

Este foro dejó en claro que la sola firma de un acuerdo de terminación del conflicto no traerá una paz inmediata al país, pero sí abrirá un espacio inédito tras cinco décadas de guerra para implementar las reformas que Colombia requiere con el fin de progresar más.

EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.