Familia de Juan Sebastián Fuentes le dio su último adiós

Familia de Juan Sebastián Fuentes le dio su último adiós

Con presencia de autoridades y más de 300 personas, el menor fue despedido en una sentida ceremonia.

notitle
18 de febrero 2016 , 08:40 p.m.

Una multitud acompañó este jueves en la tarde las honras fúnebres del pequeño Sebastián Fuentes, quien murió tras caer a una alcantarilla en Soacha.

En las instalaciones del centro religioso de la Policía se adelantó la eucaristía para despedir al niño de 2 años, que estuvo desaparecido desde el 22 de diciembre del 2015, hasta que un grupo especial de búsqueda encontró sus restos el pasado sábado.

La familia, en cabeza de Clara Rojas, madre de Sebastián, estuvo acompañada por al menos 300 personas, entre ellas una amplia comitiva de agentes policiales, el exdirector de la Policía Nacional Rodolfo Palomino y otros altos mandos; el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, y el alcalde de Soacha, Eleázar González.

Tras la ceremonia religiosa, se armó una calle de honor para conducir el féretro blanco hasta la carroza funeraria. Mujeres pertenecientes al cuerpo policial dejaron una alfombra de pétalos para el cortejo, que también contó con la presencia del padre del niño y sus pequeños primos, algunos de los cuales estuvieron con él antes de que cayera al hueco.

En homenaje al llamado ‘angelito de Soacha’, un payaso espontáneo solicitó permiso para encabezar el grupo que salió de la capilla, en compañía de ocho menores que enarbolaron una ofrenda de globos blancos. A los costados, los demás asistentes también elevaron bombas del mismo color.

El alcalde de Soacha, por su parte, hizo un llamado para evitar que situaciones como la ocurrida se vuelvan a presentar. Invitó a las familias a no descuidar a sus hijos, a las autoridades a prevenir que huecos como el que se tragó la vida de Sebastián vuelvan a aparecer y a la comunidad, a evitar que ladrones se roben las tapas de las alcantarillas.

Ninguno de los allegados pudo hablar, dada la emotividad de la situación. La madre lució inconsolable y no se separó del cajón de madera, al que quedó reducido su hijo. “Ahora lo puedo enterrar tranquila. Y a la gente le digo que no critiquen, nadie sabe lo que estamos sintiendo”, había expresado la mujer cuando hallaron el cuerpo.

Al final, los despojos mortales fueron llevados al cementerio Jardines del Apogeo, donde reposarán en su última morada.

EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.