Vergara y Van der Hammen

Vergara y Van der Hammen

Dos casos demuestran que la justicia debe ser quien señale a las autoridades sus deberes ambientales

notitle
18 de febrero 2016 , 08:37 p.m.

Dos casos demuestran que tiene que ser la justicia quien señale a las autoridades sus deberes ambientales. No atendemos a la ciencia. El problema es que estos procesos tardan entre 15 y 20 años, como acaba de ocurrir con la Ciénaga de la Virgen, en Cartagena. En el caso de la reserva Van der Hammen, tal parece que estamos a punto de volver a empezar. Mal comienzo. Hace 16 años se inició el ordenamiento de esta reserva sobre la cual el alcalde Peñalosa proyecta su ciudad norte. Ya lo intentó en su primera alcaldía, y la CAR lo negó. El ministerio del Ambiente de entonces nombró una comisión de expertos y urbanistas que le dio la razón a la CAR: no se puede construir sobre reservas de alto valor ecológico. El Alcalde apeló ante el Consejo de Estado y este confirmó las opiniones de la CAR y el Ministerio, y ordenó a la CAR delimitar la reserva. Lo hizo en el 2014. ¿Caso cerrado? Sí, pero el Alcalde insiste.

Hace 14 años, Rafael Vergara presentó una demanda contra unos fallos de 1987 y 1989 que determinaron que un particular era el dueño, ¡háganme el favor!, de unas playas. El tribunal de Bolívar se declaró impedido y la Corte Suprema de la época rechazó la tutela. Pero Vergara insistió y logró que la Corte Constitucional revisara la sentencia en el 2004. Faltarían 11 años más para que la Corte Suprema sentenciara esta semana que se trata, ¡cómo no!, de bienes de uso público y de valor ecológico (manglares) en los cuales no se puede urbanizar. Y pide a las autoridades de Cartagena “tomar las determinaciones necesarias para la restitución material e inmediata del área afectada, a fin de impedir que se siga vulnerando el frágil ecosistema de la zona de bajamar de la ciénaga de La Virgen”. ¿Caso cerrado? Sí, pero no. Los piratas de ultramar son insaciables. Marlinda y Villagloria están ahí, para vergüenza de todos.

En el caso de la Van der Hammen, debe atenderse el concepto de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, que es la entidad señalada por la ley para avalar las decisiones ambientales de las autoridades.

Alcalde Peñalosa, hágale caso al profesor Carrizosa: construya su ciudad norte en el centro de Bogotá. Mire que entre llamarle “potrero” a una estructura ecológica principal y negar el cambio climático solo hay un paso.


Manuel Guzmán Henessey
@GuzmanHennessey

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.