Secciones
Síguenos en:
De Mitú a La Habana

De Mitú a La Habana

Dos lustros después de la toma de Mitú, las Farc exploraron por primera vez una solución negociada.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de febrero 2016 , 08:02 p. m.

En 1998, Mitú fue atacada por las Farc, en un acto irracional, con pérdida valiosa de vidas, policias secuestrados y daños colaterales a la población civil. Su recuperación fue un reto de connotaciones inmensas para las FF.MM., por encontrarse en un área distante, inhóspita, con pocas vías de comunicación, una pista aérea limitada, y bajo el control y fuego enemigo.

Desde esta población, ubicada en las entrañas del Vaupés, se comenzó a gestar el periplo de las Farc hacia La Habana. Hoy se puede afirmar que esa cruenta acción se convirtió en el punto de quiebre e inicio del declive del conflicto armado.

En primer lugar se neutralizaron la nueva forma de operar de la guerrilla y su pretensión de hacer tránsito a la guerra de posiciones. En segundo, recuperar Mitú desmontó las ínfulas de las Farc de creer que podían enfrentar de igual a igual a las Fuerzas Militares. Grave equivocación de orden estratégico.

Por otra parte, las Fuerzas Militares adelantaron un proceso de reestructuración y modernización bajo el liderazgo del general Fernando Tapias Stahelin (q. e. p. d.), orientado a fortalecer las capacidades estratégicas para enfrentar con mayor efectividad los nuevos retos de seguridad y un ambiente operacional cambiante.

Este proceso de modernización fue acompañado por el Plan Colombia, un apoyo internacional plausible y solidario que cumplió un papel importante en recursos, medios tecnológicos, entrenamiento de tropas y mandos. Si bien la guerrilla crecía en número de efectivos y nuevas tácticas de combate, las Fuerzas Militares nunca estuvieron “derrotadas ni arrinconadas”, como hace poco se aseveró en la celebración de los 15 años de dicho plan.

Esto hizo parte de un derroche de entusiasmo y exageración inaceptables, que se sumó a la tesis del Estado fallido, otro dislate de euforia. Pero bien, tampoco se pueden desconocer de plano las dificultades operacionales de la época y el imperativo de fortalecer las Fuerzas Armadas de entonces, para neutralizar una amenaza creciente contra la seguridad de los colombianos y sus instituciones legítimas.

El esfuerzo operacional que cumplieron las FF. MM. y la cualificación surtida por más de una década llevaron a las Farc de Mitú a La Habana, porque sufrieron un debilitamiento estratégico irreversible y la pérdida de gran parte de su liderazgo en diferentes niveles.

Fue una victoria contundente de las Fuerzas Armadas, sin ser de tierra arrasada. El objetivo lejano de hace tres lustros, de sentar la guerrilla en una mesa de negociación, hoy es una realidad que busca cerrar el conflicto armado y construir un tránsito hacia la política sin armas. Y, además, intenta recuperar un discurso político de por sí agotado, con la inútil pretensión de buscar el poder político por la lucha armada.

La toma de Mitú, si bien produjo mucho dolor, les señaló a las Farc que no había llegado la guerra de posiciones, y que dejaran de soñar. Dos lustros después, les abrió el camino para explorar una solución política.

Las lógicas de la guerra y los sucesos operacionales de hace una década son cosas del pasado. Sin duda, se asimilaron las lecciones que dejaron estos hechos. En el viaje a La Habana se ha cambiado de aviones y de pilotos durante estos cuatros años. La ruta de vuelo no ha estado exenta de nubarrones y fuertes vientos de oposición. Sin embargo, no parece viable desandar lo andado en la mesa de conversaciones. Más bien, esperar que la sindéresis concurra y se firme el acuerdo final de paz el 23 M. La palabra se debe honrar. Así es.

Nota: las huellas de un largo cautiverio hacen parte de ese episodio violento, de ingrata recordación.


Eduardo Herrera Berbel
Mayor general (r) del Ejército Nacional de Colombia
edurdoh@cable.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.