Los pacientes primero

Los pacientes primero

Finalmente, hoy el Gobierno presenta un nuevo modelo de atención en salud.

17 de febrero 2016 , 09:07 p.m.

Más de dos décadas después de creado el sistema de salud, y a un año de ser sancionada la ley estatutaria que consagró la salud como un derecho fundamental, se mantienen las fallas, la desorganización y los intereses particulares que torpedean el acceso de la gente a servicios con calidad.

Uno de los factores que más han pesado en la génesis y perpetuación de este problema es la proclividad de muchos actores a hacer lo que más se les acomoda, para favorecer sus pretensiones económicas, gremiales y hasta políticas, por encima de los usuarios.

No hay que llamarse a engaños: Gobierno, Congreso, jueces, órganos de control, EPS, hospitales, proveedores, políticos y hasta algunos pacientes tienen su cuota de responsabilidad. Ninguno puede mirar para otro lado y asegurar que nada tiene que ver en la forma tan desastrosa y hostil como el sistema atiende a los colombianos.

No debe ser de otro modo cuando la principal preocupación de algunos de estos actores no es el manejo integral y humano de las personas y sus problemas de salud. Pero ya es hora, por sentido social, además, de entender que los pacientes están cansados de las disculpas, de que les nieguen y dilaten la atención con argumentos que son ajenos a ellos, y de que consultar y acceder a los servicios sea siempre una pesadilla de trámites.

Finalmente, hoy el Gobierno presenta un modelo de atención que se construyó pensando en retomar la idea original de que la gente es lo primero, el centro de todo, y no lo último dentro del sistema.

Este abarca desde la aplicación de la estrategia de atención primaria, que mantiene sanos a los sanos y atiende a los enfermos en niveles de complejidad, de acuerdo con sus necesidades. También insiste en la promoción del autocuidado de la salud por parte de las personas, gestiona el riesgo, respeta las diferencias regionales y exige que hospitales y clínicas se organicen en redes al servicio de los pacientes.

Llevar a la práctica este modelo –perfectible– que está en el papel exige que todos los actores depongan sus intereses, y que muestren la voluntad de echarlo a andar. Tienen el reto de demostrar, ahora sí, que la preocupación que tanto pregonan por los pacientes es real.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.