Secciones
Síguenos en:
'Colombia está viviendo con unos ingresos que no tiene': S&P

'Colombia está viviendo con unos ingresos que no tiene': S&P

Calificadora dice que mantener nota no es voto de confianza. Mensaje es que situación se debilita.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de febrero 2016 , 08:25 p. m.

El tiempo corre en contra del Gobierno que debe apurar el paso para hacer los ajustes fiscales que requiere el país, para lo cual solo tendría este año.

Un campanazo en ese sentido lo dio el martes la firma calificadora Standard and Poor’s con el cambio de la perspectiva de calificación de Colombia de estable a negativa.

En diálogo con EL TIEMPO, Roberto Sifón, director de calificaciones soberanas para Latinoamérica de S&P, dijo que mantener la nota en BBB no es un voto de confianza y que si no hay medidas correctivas, en la próxima revisión es probable que baje la nota.

¿Hay un panorama muy sombrío para el país?

No lo vería de esa manera, desde luego no es el mismo panorama de antes cuando subimos todas las calificaciones. Este año las cosas no lucen mejor para nada y lo que reflejamos con el cambio de la perspectiva de la calificación (de estable a negativo) es que las fortalezas (de la economía) se han debilitado, principalmente, en indicadores externos, la cuenta corriente muestra déficit elevado y continúan creciendo, al mismo tiempo, el déficit fiscal ha crecido bastante. Pero vemos también la manera en que el Gobierno puede ajustar las finanzas para hacerle frente a esta situación.

¿Por qué advierten que la nota puede bajar si se demora el diálogo de paz, si subieron las notas en pleno conflicto sin diálogos?

Este proceso está bastante relacionado con los desarrollos políticos futuros para el país. En este caso, las reformas fiscales o de cualquier tipo que implican tratamiento político están relacionados con este tema. Si el acuerdo de paz no va a ningún lado, no habrá un clima político positivo para llegar luego con muchas reformas. Antes el país logró pasar reformas sin que hubiera una discusión en torno a la paz, pero hoy los acuerdos están en el día a día del país.

¿Hay tiempo suficiente para hacer los ajustes, antes de una nueva evaluación?

No lo puedo decir. Observamos lo que va ocurriendo y si la situación cambia lo reflejamos en una calificación; cuánto tiempo tome… depende de la realidad y de lo que ocurra en el entorno. Hemos visto que los principales temas tras el debilitamiento necesitan ser atendidos de alguna forma. En su momento había la idea de una reforma fiscal que pasaría para atender gran parte del problema, pero no es la realidad. Esperamos que antes de finalizar el año esto cambie. Entendemos que hay un proceso político, lo que esperamos es que sí haya un tipo de acción para cambiar la trayectoria de las cuentas fiscales.

¿Qué otros temas les preocupan?

No, al contrario, tenemos una visión muy positiva de la fortaleza institucional del país, del lado macro en general, pero lo que está viendo hoy en día con respecto a la calificación es un reflejo de la coyuntura y de cómo el entorno internacional y que al país le está costando ajustarse a ese nuevo entorno.

Entonces, hay un voto de confianza al mantener la nota en BBB…

No me gusta hablar en esos términos. Vemos esto dentro del nivel que creemos corresponde a la capacidad del respaldo de la deuda. No es un voto de confianza: lo que decimos es que, con base en lo que vemos, creemos que la situación se está debilitando y si no hay medidas correctivas, en la próxima revisión es probable que baje la nota.

Si se hace la tarea, ¿en cuánto tiempo deja de ser negativa la perspectiva?

No hay un tiempo estipulado. Puede pasar en el momento en que vemos que las cosas cambian. Puede ocurrir en dos, seis meses o en un año, depende de cómo evolucione todo.

¿Los ajustes se sugieren sin medir el efecto en la gente?

Es importante entender la función de la calificación y esta solo mide la capacidad y voluntad de pagar la deuda. Pero gran parte del análisis sobre qué tipo de reformas fiscales se necesitan tiene en cuenta eso. Hay una realidad concreta y es que el país está viviendo con un nivel de ingresos que en este momento no tiene.

Qué tanto impacta el que no se hagan reformas pensional y laboral y su peso...

En realidad, nunca es positivo cuando se anuncian reformas y no se llevan a cabo, pero analizamos qué hay detrás de esto, por qué no se llevaron a cabo. En principio, no es el tema más inmediato, diría que hoy lo más urgente es la reforma fiscal, dado que es más urgente y su impacto es distinto.

CARLOS ARTURO GARCÍA
Redacción Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.