Falleció monseñor Gregorio Garavito

Falleció monseñor Gregorio Garavito

A los 96 años murió el obispo emérito monseñor Gregorio Garavito.

17 de febrero 2016 , 08:36 a.m.

Monseñor Gregorio Garavito Jiménez, obispo emérito de Villavicencio, quien estaba en delicado estado de salud en una clínica de la capital metense, falleció anoche en la capital del Meta.

Garavito Jiménez fue obispo de Villavicencio de 1968 hasta el 2 de mayo de 1994. Nació en Junín (Cundinamarca) el 9 de marzo de 1919 y recibió la ordenación sacerdotal en esta ciudad el 25 de julio de 1942.
Veinte años después recibió la ordenación episcopal también en territorio villavicense, el 11 de febrero de 1962.

De acuerdo con las indicaciones de la Arquidiócesis de Villavicencio, el cuerpo de monseñor Garavito estará en cámara ardiente en la parroquia del Templete Eucarístico, y mañana jueves serán las honras fúnebres a las 11 de la mañana en la iglesia Catedral de esta ciudad.

Esta es la entrevista que Llano Sie7edías le realizó a Monseñor en 2012 cuando cumplió 50 años como obispo:

¿Qué sintió cuando fue ordenado sacerdote?

Siente una paz inmensa cuando el cielo se le viene a uno encima y una alegría espiritual por la emoción de saber que Dios lo ha escogido a uno como mensajero. Tenía unos 17 años y no olvido ese día en San Juanito (Meta), donde me formé.

¿Cómo siente ese llamado de Dios?

Desde muy pequeños. Gracias a mi familia en la que éramos muy pobres, pero muy religiosos. Rezábamos el Rosario, leíamos los catecismos y poco a poco se va uno llenado de esa paz para tomar la decisión. Mi hermano también fue religioso.

¿Dos sacerdotes en la misma familia?

Sí. Elías Garavito construyó la Iglesia del Templete y la del Cantón Militar de Apiay.

¿Alguna experiencia que recuerde de niño?

Una muy dolorosa: Una vez me mordió una serpiente 'cuatro narices' y ante la falta de suero ofídico en aquella época tuvieron que cortarme el pedazo de mano donde me mordió y cauterizarme con un hierro caliente.

Después de tantas experiencias ¿Le teme a la muerte?

Siempre he confiado en Dios. Cuando uno entrega su vida a Él no se le tiene miedo a nada. Lo único que espero es que Él me diga "ven a mi lado" y yo acudiré con alegría. Él dirá cuándo.

¿Cómo ve a la juventud?

La juventud está amenazada por un mundo erotizado, donde el sexo es lo único que cuenta. Antes era suficiente Dios, hoy muchos buscan otras cosas cuando la única respuesta es Jesús. Hay niños que desde los 8 años toman, fuman drogas y sus energías se van agotando desde ese momento. Muy pronto terminan en el suicidio.

¿Dónde se origina todo esto?

Desde la Constitución de 1992 donde pensamos que habíamos tocado el cielo con las manos por dejar de enseñar religión en los colegios. La comunicación con Dios se cortó de un tajo, luego, las familias ya no quisieron seguir juntas.

¿Cuál es la salida?

Si la juventud está amenazada, el futuro del mundo está amenazado. Colombia tiene muchas riquezas en sus paisajes, en su agua en sus selvas, pero los jóvenes deben entender que son el porvenir y que son el mejor tesoro de la Tierra.

¿Pero cómo rescatarla?

Lo que nos salva es el amor puro. El Papa Benedicto nos dice que "no nos salvan las teorías sino Jesús, que no es una teoría sino una persona concreta". No tengamos miedo a Dios. Él nos espera, Él nos ama y nosotros parecemos huirle, a veces parece que hasta nos avergüenza que nos relacionen con Él. Yo creo que todos esos movimientos de inconformes en el mundo suceden porque los jóvenes tienen hambre de Cristo.

¿Y los escándalos de la Iglesia?

La Iglesia superará todo eso porque es santa. No la han podido destruirlas los malos sacerdotes, ni los escándalos, ni cuando la persiguieron en los tiempos en que los discípulos tenían que esconderse. No desapreció en aquella época y no se destruirá ahora.

¿Qué les dice a los seminaristas?

Ellos son el corazón de la Iglesia. Pudieron haber buscado otros rumbos, pero el Señor los llamó y deben caminar con fe.

¿Y ante la tentación?

Ellos saben que van a entrar a un mundo erotizado, en donde las tentaciones abundan. Pidan con el corazón que la tentación se aparte. Que aumente su fe para poder servir con orgullo a Dios. Sigan en el camino que adelante va Jesús, un amigo que no fallará.

¿El mundo se va a acabar este año?

(Risas) En el año 1.000 decían lo mismo. Soo Dios sabe cuándo terminará nuestro tiempo en la tierra, pero como decía antes: si tú estás con Dios proque hay que temer a las adversidades. Él nos da el apoyo, la voluntad, la fuerza y la tranquilidad.

 LLANO SIE7EDÍAS

@Llanosietedias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.