'Posibilidad de bajar la nota del país es de 1 entre 3': S & P

'Posibilidad de bajar la nota del país es de 1 entre 3': S & P

Calificadora advierte que se deben tomar medidas fiscales. Gobierno confirma recorte presupuestal.

16 de febrero 2016 , 10:08 p.m.

Aunque la calificadora Standard & Poor’s (S&P) tendría que bajar la calificación de Colombia en dos peldaños para que el país perdiera el grado de inversión que lo acredita ante el mundo como buen deudor, con la suficiente capacidad de pago para que en el exterior confíen en prestarle dinero a través de la compra de papeles (TES y bonos), la rebaja de este martes en la perspectiva crediticia, de estable a negativo, es una alerta.

Cabe destacar que, por el momento, Colombia mantuvo su calificación estable, en BBB, pero S&P no descartó la toma de una decisión más drástica. “La perspectiva negativa refleja el riesgo de que la posición fiscal y externa de Colombia se siga deteriorando aún más”, indica S&P. (Lea también: Standard & Poor's rebaja perspectiva crediticia de Colombia a negativo)

Por ello, para Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, “es un campanazo, que coincide con lo que ya Fedesarrollo había dicho: que hay un alto riesgo de que la situación fiscal se salga de control si no se hace con urgencia la reforma tributaria”.

La probabilidad de bajar la calificación es de 1 en 3, según dice el documento de S&P. Esto, si no se hacen los correctivos a tiempo, para lo que hay que tener en cuenta que son cinco las debilidades que advierte la calificadora, de las cuales, hay dos que tienen el mayor peso: el tema fiscal y la posición externa del país.

Riesgo y oportunidad

El panorama externo de Colombia está siendo menguado por la caída del precio del petróleo, que ha llevado a una reducción de los ingresos en niveles no esperados (solo la renta petrolera cayó en $ 24 billones). Se destaca que S&P espera que el precio promedio del petróleo en el 2016, según la referencia WTI, se mantenga en 40 dólares por barril, cifra mayor a la estimada por el Gobierno: 35 dólares por barril.

En contraste con la baja de los ingresos, el gasto público es alto, del 31,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), más del doble de lo que recibe el país en ingresos tributarios (14 % del PIB).

La calificadora, que advierte la continuación en este año del deterioro de las perspectivas de crecimiento de la economía, lo que a su vez llevaría a una reducción de la demanda interna, señala que si se llegara a “una incapacidad política para avanzar este año con medidas fiscales que ayuden a estabilizar su reciente aumento de la deuda y reducir los desequilibrios económicos”, la firma tendría que seguir bajando posiciones en la calificación.

De igual manera, Standard & Poor’s pone sobre el tapete el riesgo que implicaría que, por algún motivo, se enrede el proceso de paz. “Si el proceso de paz sufre retrocesos marcados, el Gobierno puede que le resulte más difícil tomar medidas fiscales oportunas y adecuadas, en especial en un contexto de desaceleración de la economía”, dice la calificadora.

Este panorama que advierte S&P llevaría a la necesidad de que el Gobierno tuviera que aumentar aún más la deuda, que ya está en niveles altos.

Para el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el hecho de que la calificadora mantuviera estable el BBB es un voto de confianza, si se tiene en cuenta que otros países que dependen de la renta petrolera han tenido reducciones en su nota. “S&P ha visto la firmeza del Gobierno en el recorte del gasto, y en la venta de Isagén, que refleja el compromiso que el Gobierno tiene con la infraestructura 4G”.

Otra medida que se aplicará, según confirmó Cárdenas, es el aplazamiento del Presupuesto del 2016, en una cuantía similar a la del año pasado: $ 6 billones.

Agregó que se aplicará con rigor la directiz presidencial de reducir el gasto público, lo que se hará a partir de tener que pasar por una dependencia de la presidencia la aprobación de un gasto en publicidad o eventos. También habrá congelación de la nómina pública y ahorro en viáticos.

Para el jefe de la cartera de Hacienda, la expectativa es que “una vez terminado el trámite de la reforma estructural, la calificación sea regresada a condiciones de estabilidad”.

Por su parte, el presidente de la Andi Bruce Mac Master destacó que, en principio, la decisión de S&P “no debería tener ningún efecto sobre el mercado vigente. Es una oportunidad para tomar los correctivos necesarios a tiempo. La tributaria debe tener su propia agenda de prioridades”.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.