Con sus líos y todo, me quedo en Bogotá

Con sus líos y todo, me quedo en Bogotá

A pesar de todos sus problemas, si hay una ciudad de puertas abiertas en Colombia, esa es Bogotá.

notitle
16 de febrero 2016 , 06:26 p.m.

En la entrevista con el alcalde de Medellín, publicada en este periódico el pasado lunes, María Isabel Rueda le dijo a Federico Gutiérrez: “En voz baja, le confieso que mucho habitante de Bogotá sueña con irse a vivir a Medellín...”. Yo no sé con qué gente andará ella, pero sin duda me alegra no coincidir con esos habitantes.

Medellín es una ciudad fabulosa, a la cual podría dedicarle toda una columna de elogios y me quedaría corto; pero, para vivir, Bogotá es una ciudad incomparable. Así haya otras más tranquilas, más ordenadas, menos lluviosas o más cívicas.

Pese a sus problemas, que no son pocos, hay un sinnúmero de razones que hacen de esta una ciudad sin par, empezando por las oportunidades para trabajar o estudiar. ¿Y qué tal la oferta cultural? Los eventos que ofrece el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo no tienen nada que envidiarle a ningún escenario gringo o europeo. Y si le da pereza ir hasta la 170, hay una novedosa programación de teatro en Casa Ensamble, en el Park Way, con obras y miniobras para todos. O vaya al centro y visite el teatro la Candelaria o el recién remodelado teatro Colón, que luce hoy tan esplendoroso como en sus mejores tiempos.

En el plano recreativo, la ciclovía –implantada hace más de treinta años– es una gran opción. Es un espacio tranquilo, al que cada semana concurren los capitalinos sin distinción, a pasear en bicicleta, a trotar o a caminar con sus familias y mascotas. Por otra parte, esta ciudad cuenta con una red de ciclorrutas que muchas otras envidian, lo mismo que con una buena cantidad de parques, como el Simón Bolívar, o el tradicional parque Nacional, que algunos estigmatizaban en tiempos recientes y que hoy es un oasis dominical, donde se reúnen relajados los bogotanos en plan de pícnic o de ejercicio.

Y si se trata de cuestiones más simples, me encanta el viento helado que baja de los cerros; así como el sabor del agua fría de la llave, que refresca mi garganta. Y también les puedo recomendar el pan que aquí se consigue. Sin importar si uno va a una tiendita de barrio, a un supermercado o a un sitio especializado como 'El árbol de pan', en ninguna otra ciudad encuentra uno un pan más rico.

Pero como los rolos no podemos vivir apenas de pan y agua, por fortuna contamos con una cocina muy variada, gracias a personajes como Harry Sasson y su hermano Saúl, Leo Katz, los hermanos Rausch o Jaime Escobar, quienes con sus restaurantes han convertido esta capital en un auténtico destino gastronómico, algo impensable hace apenas dos décadas.

Claro, no podemos hablar de este boom culinario sin mencionar sitios tan tradicionales como Pajares –que sigue teniendo una deliciosa comida española– o La Fragata, restaurantes que ya superaron el medio siglo sirviendo platos de primera calidad. Y para no pecar de dediparado, tengo que citar también Las Margaritas, ese restaurante típico de la calle 62 con 8.ª, fundado hace más de cien años, donde se puede disfrutar por igual de ese inigualable puchero o de sus exquisitas empanadas.

Y, hablando de lugares más nuevos, es inevitable La Trattoria de la Plaza, ubicado en la calle 66, a dos pasos de la plaza de mercado del 7 de agosto y que sin duda es ya uno de los mejores restaurantes italianos de la ciudad.

En fin, la lista es larga y el espacio escaso para hablar de todas las ventajas de vivir en Bogotá, una urbe llena de historia, que está lejos de ser perfecta, pero que no cambio por ninguna otra. Y a los amigos de María Isabel que se muden a Medellín los felicito por escoger ese destino. Eso sí, una vez calmen la fiebre, aquí los esperamos de regreso, como a los demás compatriotas del resto del país; porque si hay una ciudad de puertas abiertas, en Colombia, esa es Bogotá.


@Vladdo

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.