El 17 % del licor que se vende en el país es chiviado

El 17 % del licor que se vende en el país es chiviado

El tequila es el trago que tiene el porcentaje de ilegalidad más alto a la hora de comercializarlo.

notitle
15 de febrero 2016 , 09:17 p.m.

El 24 por ciento del licor que se consume en el país es ilegal, reveló un estudio contratado por la Federación Nacional de Departamentos (FND), en alianza con la Universidad Eafit y con el acompañamiento de la firma consultora Invamer.

De acuerdo con ese reporte, el tequila (de procedencia mexicana) es el trago que tiene el porcentaje de ilegalidad más alto a la hora de comercializarlo.

El informe de la FND, que será presentado de manera formal hoy a las gobernaciones, establece que el contrabando de los licores hace que los departamentos dejen de percibir un promedio de 1,5 billones de pesos al año. Estos dineros tienen una destinación específica y las gobernaciones los pueden invertir en salud, recreación y deportes.

Una de las cifras contempladas en el reporte y que más preocupa es la que señala que del porcentaje de licor ilegal (24 por ciento), el 70 por ciento corresponde a tragos adulterados. El otro 30 por ciento es de contrabando.

Según Diego León Caicedo, director del programa Anticontrabando de la Federación de Departamentos, estos datos se pueden traducir en que el 17 por ciento del trago que se consume es chiviado.

Las cifras de este reporte también revelan que el porcentaje de licores ilegales de mayor consumo en el país son el tequila y el whisky.

Y en este punto la FND se encontró con que el 64 por ciento del ‘escocés’ que consumen los colombianos es ilegal. En otras palabras, seis de cada 10 botellas de este trago, que se mercadea en el territorio, no es legal.

En otras palabras, en lo que tiene que ver con el whisky ilegal, el 39 por ciento del que se consume en el país es chiviado, prácticamente 4 de cada 10 botellas. Es el trago que más se adultera. Mientras tanto, el 25 por ciento ha ingresado de contrabando.

Si bien en el tema del whisky la legalidad no sale bien librada, en lo que tiene que ver con el tequila la situación no es más favorable. El 72 por ciento de este trago que se comercializa es ilegal. Y de esta cantidad, según el estudio, el 45 por ciento proviene del contrabando, mientras que el 27 por ciento restante es adulterado.

Por el lado de las denominadas “cremas” el tema no es mejor. Solo el 53 por ciento de este producto que se comercializa es legal, mientras que el restante 47 se considera como ilegal.

Pero con estos aperitivos hay un reporte significativo. De acuerdo con las cifras arrojadas por la investigación, el 41 por ciento es chiviado (adulterado). De todas maneras hay un 6 por ciento que ingresa de contrabando.

Como es apenas obvio, el aguardiente no llega de contrabando al país, aunque hay un 9 por ciento que se considera ilegal porque corresponde a licor adulterado.

El estudio de la FND también señala que la costa Caribe es la región del país en donde más trago ilegal se consume: el 31 por ciento, del cual el 20 por ciento es de contrabando y el restante 11 por ciento es trago adulterado nacional.

Adulteración local

De acuerdo con Caicedo, prácticamente todo el licor adulterado que se consume en el país es elaborado en territorio nacional.

En lo que tiene que ver con el trago de contrabando, dijo que en su mayoría ingresa por las fronteras de Panamá, Venezuela y Ecuador. Aunque también entra a través de los puertos.

En su opinión, la reducción del alcohol ilegal en el país entre el 2014 y 2015 tan solo fue del 0,8 por ciento.

A pesar de los esfuerzos de la Policía Fiscal y Aduanera en el control del contrabando de licores, su venta todavía es alta y los grandes perjudicados, además quienes puedan resultar afectados en su salud por un licor adulterado, son los departamentos, cuyas finanzas se ven menguadas.

El estudio de la FND se centró en una encuesta presencial realizada por la firma Invamer entre el 12 de octubre y el 15 de noviembre pasados, la cual realizó 1.728 entrevistas, con un margen de error del 2,36 por ciento.

Este reporte sobre ilegalidad y adulteración del licor comercializado en Colombia será entregado hoy en el foro ‘La realidad detrás del consumo de alcohol ilegal’, organizado por Portafolio con el apoyo de EL TIEMPO, y al que invitan Bavaria y la Federación de Departamentos.

Preocupa monopolio de rentas

Las gobernaciones del país están a la expectativa de un proyecto de ley que hace trámite en el Congreso y pretende homologar los impuestos de los licores importados y nacionales y regular el monopolio de las licoreras en los departamentos.

De acuerdo con Mario Andrés Rivera, gerente de la Industria de Licores del Valle, las licoreras del país están unidas para defender el monopolio rentístico que tienen.

¿Cómo afecta el contrabando a los departamentos?

El contrabando de licores afecta muy duramente a los departamentos, porque es muchísima la cantidad de rentas que se dejan de recibir por ese flagelo. La Industria de Licores del Valle, si bien no tiene productos como el whisky o vodka en estos momentos, cuando estos productos entran al departamento sin pagar aranceles empiezan a ser competencia, ya que sus precios son muy bajos. Además, de otros departamentos ingresan licores que sí producimos, como son el aguardiente y el ron, y eso sí afecta directamente nuestras finanzas, tanto de la industria como de las rentas departamentales.

¿Qué impacto social tiene esto?

Los impacta porque las rentas departamentales, y concretamente el recaudo del licor, permiten fortalecer los programas en inversión social, para la salud y la educación.

¿Cuál es la posición frente a la ley que pretende permitir el ingreso de licores?

La posición nuestra se está trabajando como industria a través de la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras, y a través también de la FND. En resumen lo que pretendemos es proteger nuestro monopolio rentístico, la producción de las industrias, de nuestras fábricas. Debemos protegerlas en el sentido de que nuestros productos están muy bien posicionados y generan una cantidad importante de empleos en la región.

¿Cuál es la posible solución para este asunto?

La solución es llegar a un acuerdo donde se pueda preservar nuestra producción; queremos llegar a una serie de pautas para que a los licores extranjeros les quede de una manera más fácil competir sin acabar con nuestra producción.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.