Inversión y rezago vial

Inversión y rezago vial

Tras 20 años de iniciadas las concesiones viales, Colombia continúa rezagada en infraestructura vial

notitle
15 de febrero 2016 , 06:16 p.m.

Todo ciudadano tiene derecho a conocer la verdad sobre el ejercicio del poder. La práctica y los resultados no se deben maquillar ni, menos, ocultar.

Hace más de 20 años, el Banco Mundial y la Sociedad de Ingenieros señalaron que el país acusaba un rezago vial de más de 30 años, y superarlo exigía inversiones del 3,5 por ciento anual del PIB. No hubo respuesta al diagnóstico.

Hay certeza de que el rezago obedece a una escasa inversión y al pésimo sistema de contratación, diseño, ejecución, supervisión y control. El sistema de contratación actual es anárquico, laxo y proclive a las prácticas corruptas. Experiencias fatales lo demuestran.

El problema radica en que no es posible determinar costos reales de las obras sin estudios y diseños detallados, y esto solo se logra a través de una ingeniería detallada. Los presupuestos no se deben definir por apreciaciones globales –como está de moda–, ni se debe responsabilizar de diseños, especificaciones, cálculo de costos y presupuesto al contratista de la obra.

Los 3.700 kilómetros contratados mediante 22 concesiones viales, entre 1994 y 2007, durante diez años de vigencia, experimentaron 322 modificaciones contractuales, respecto a condiciones originales. Así, el costo inicial pasó de 10 a 22 billones de pesos, con ampliación de plazos, de construcción y operación.

Esas decisiones llevaron a que los operadores incrementaran en más del 340 por ciento sus ingresos. Más del 50 por ciento ha incumplido el cronograma de inversión.

En ese festín de la contratación de concesiones, es singular el caso de la doble calzada Bogotá-Girardot. Contratada en 2004 por 480.000 millones de pesos y plazos de construcción y operación de cuatro años respectivamente. Hasta agosto de 2015 (diez años y medio), cuando debió revertirse a la nación, ya superaba los 2 billones de pesos.

Es el corredor vial de mayor tráfico promedio diario (TPD). En diez años, a precios presentes, pudieron generar más de 5 billones de pesos. Un baloto.

Las obras muestran deficiencias constructivas y deterioro precoz de la capa de rodadura. Están inconclusas. Un tramo de más de 6 kilómetros entre la Nariz del Diablo, paralelo al túnel y dirección a Girardot, no ha tenido intervención específica, a pesar que por sus características geométricas y alto volumen de tráfico, constituye un tramo de alto riesgo.

Son hechos muy graves para el fisco y el desarrollo nacional. Después de 20 años de iniciadas las concesiones viales, Colombia continúa entre las más rezagadas en infraestructura vial y con las tarifas de peajes más altas en Latinoamérica. Mientras en el resto del continente se pagan costos equivalentes de entre 20 y 40 pesos por kilómetro, en Colombia se pagan entre 200 y 700 pesos. Es injustificable.

La contratación de obras por el sistema de concesión o alianzas público privadas puede ser una buena solución para superar el rezago vial, siempre y cuando se soporten con absoluto rigor técnico, estudios, diseños y cálculo de costos.

Según información periodística (eltiempo.com 24-12-2015), definieron la solución del tramo Ruta del Sol, Villeta-Guaduas, con costo de 1,8 billones de pesos. Precisan que los estudios deben estar listos en el primer semestre de 2016. Entonces, no hay estudios y diseños y menos ingeniería de detalle. ¿Adivinaron el costo?

También anuncian que 1,7 billones de pesos de la venta de Isagén se destinarán para la construcción del tercer carril de la doble calzada Bogotá-Girardot. ¿Cómo obtuvieron el costo? ¿Hay estudios y diseños e ingeniería de detalle?

El recaudo de peajes de ese corredor vial en 2016 superará los 500.000 millones de pesos al año, suficiente para sufragar los costos del tercer carril y hacer rectificación y mantenimiento de las deficientes estructuras de las calzadas existentes.

Los hechos deplorables sobre contratación (como el caso de Reficar) e infraestructura vial y los planteamientos sobre estudios son referentes importantes en la contratación de las vías 4G; esto, para no volver a cosechar resultados como los señalados arriba, máxime cuando las causas son plenamente identificables y puede evitarse la repetición.


Marcos Silva

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.