Volver a la huerta escolar

Volver a la huerta escolar

En el caso de La Guajira, se requieren programas especiales de reforestación y manejo de aguas.

15 de febrero 2016 , 05:42 p.m.

Nos han conmovido las muertes de niños en La Guajira, y estamos seguros de que son más indígenas y campesinos en todo el país. Por eso, no nos cansaremos de proponer soluciones. Soy ingeniero agrónomo, pero antes soy campesino, y en la escuela rural a la que fui tuvimos una granja en la cual, con ayuda de padres y maestros, aprendimos a cultivar hortalizas y otros productos alimenticios.

Actualmente, un problema grave es que la juventud no se quiere quedar en el campo. Una de las razones es que no sienten la importancia de las labores agropecuarias.

Por eso, los ministerios de Educación y Agricultura, junto con Bienestar Familiar, deben emprender una labor para que los escolares rurales y urbanos -dentro de su formación en biología, matemáticas y ecología- practiquen en las huertas y adelanten programas de reforestación y manejo de aguas.

En el caso de La Guajira, se requieren programas especiales, como las ‘ollas del doctor Bermúdez’ o hidrorretenedores agrícolas.

Fidel Vanegas Cantor
Bogotá

Revaluar el día sin carro

Señor Director:
El Alcalde de Bogotá debe analizar cuidadosa e imparcialmente los resultados del reciente día sin carro -inexistente en ciudades más pobladas, como Ciudad de México, São Paulo, Nueva York o Tokio- para suprimirlo aquí, porque los vehículos de servicio público, en su mayoría con motores diésel, son los que producen mayor contaminación y congestiones, precisamente por falta de nuevas vías y reparación de las actuales. Por consiguiente, es preciso evaluar las pérdidas económicas que sufre el comercio en general, cuando se necesitan mayores recursos para mitigar el déficit fiscal y atender los compromisos generados por el largo y costoso proceso de paz y el posconflicto que se avecina.

Nelson Escobar Escárraga
Bogotá

Actitud de trogloditas

Señor Director:
Al cumplirse cincuenta años del fallecimiento de Camilo Torres en combate, en Patio Cemento (Santander), el Eln celebra atacando al pueblo colombiano bajo un paro armado, matando a un sencillo policía, dejando sin electricidad a centenares de familias al dinamitar sus torres de energía, y quemando buses que transportan a gente de escasos recursos. ¿Por qué se ensañan contra la gente humilde? Qué pasa por esas mentes enfermas que creen que creando luto, dolor y sangre van a obtener apoyo y simpatía del colombiano del común para sus ideas expresadas con violencia? ¿Por qué será que en su obtusa filosofía siguen creyendo que atacando y asesinando personas van a terminar doblegando a Colombia, cuando lo único que consiguen es que los espacios de negociación que les han ofrecido, ante la opinión pública se vayan reduciendo más y más? Ojalá despertaran antes de que el oxígeno político se les agote del todo. Porque destruir para conseguir solidaridad tal vez solo se les hubiera ocurrido a los trogloditas, y eso.

Mario García Arango

____________________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.