Condenados por inasistencia alimentaria pueden purgar pena en su casa

Condenados por inasistencia alimentaria pueden purgar pena en su casa

La Corte Suprema aseguró que pueden recibir este beneficio si cumplen con sus obligaciones.

15 de febrero 2016 , 01:46 p.m.

La Corte Suprema de Justicia aseguró que las personas que han sido condenadas por inasistencia alimentaria pueden pagar sus penas de cárcel en sus casas, siempre y cuando "cumplan a cabalidad las obligaciones económicas con sus hijos e hijas".

También deben pgar la indemnización por el delito cometido y someterse a medidas de vigilancia para poder recibir el benefición de detención domiciliaria.

La Sala de Casación Penal de la Corte afirmó que, en todo caso, si las personas que han sido condenadas por inasistencia alimentaria no cumplen con todas las órdenes de los jueces podrían perder el beneficio de la prisión domiciliaria.

Incluso, mientras están purgando la pena en su casa, los condenados pueden pedir permiso de trabajo al juez de ejecución de penas para reparar los daños que se le han ocasionado a sus hijos y poder tener ingresos para brindarles alimentos.

Para la Corte, esta decisión es la que más puede beneficiar a los niños.

“En esos términos, una comprensión meramente retributiva de la sanción penal, sesgada por la absoluta preponderancia de la prisión, conlleva a limitar las posibilidades fácticas de garantizar los derechos del menor víctima a recibir alimentos. El encarcelamiento del padre infractor lejos está de facilitar la adquisición de los medios económicos para reparar los perjuicios causados con su conducta y cumplir a futuro con la obligación alimentaria”, aseguró el alto tribunal.

De hecho, la Corte agrega que la prisión domiciliaria resulta ser el mecanismo más idóneo para poder cumplir con las obligaciones frente a los hijos. "La reparación de los perjuicios y el cumplimiento de la obligación alimentaria a futuro serán más difíciles de realizar si el sentenciado es enviado a prisión”, dice el fallo.

El caso revisó la condena de un hombre al que se le impuso una pena de 32 meses de prisión y una multa de 20 salarios mínimos por no cumplir con su deber de asistencia alimentaria a su hijo. En el proceso, la Corte Suprema permitió que el hombre saliera de prisión y purgara la pena en su vivienda, condicionando esos beneficios.

No puede cambiar de residencia sin autorización de un juez, debe reparar en los próximos 6 meses los daños ocasionados con su delito, y debe asistir a la autoridad judicial que quedó a cargo de su vigilancia.

En todo caso, el hombre será vigilado con un brazalete electrónico y debe cumplir con todas las obligaciones que tiene con sus hijos para no volver a prisión. 

JUSTICIA

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.