Sandía, una nueva publicación literaria que nace en la ciudad

Sandía, una nueva publicación literaria que nace en la ciudad

Estudiantes universitarios conforman una revista que nació para compartir la pasión por las letras.

notitle
15 de febrero 2016 , 11:54 a.m.

Un grupo de amigos a los que les gusta escribir. Eso es Sandía, un grupo de amigos que se reúnen por amor a la literatura y escritura, que luego de cinco años de encuentros y escritos, decidieron mostrar el trabajo que vienen haciendo con la publicación de una revista.

El grupo nació en la facultad de Comunicación Social-Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) como un espacio alternativo a lo que se enseñaba en las clases. Juan Felipe Arroyave, que en ese entonces era profesor de la facultad y dictaba la clase de Introducción a la Comunicación, encontró que algunos jóvenes querían escribir algo diferente.

“Tuve la suerte de darle clase a dos generaciones de comunicadores particularmente talentosos, y los textos diferentes me parecían de una calidad impresionante. Fui a donde Ramón Maya, que era entonces mi coordinador, y le pedí permiso para abrir un semillero para que estos chicos tuvieran un espacio en donde se les permitiera escribir literatura, no crónicas, ni reportajes, ni entrevistas, sino cuentos breves, poemas, guiones para teatro”, comenta Juan Felipe.

Desde que se creó Sandía, unos 30 jóvenes participaron de este grupo de escritura creativa durante los últimos cinco años. Sin embargo, actualmente el grupo está conformado por 12 personas y salió de la academia. Sandía no se quedó en las aulas de clase y trascendió a la ciudad.

El nombre no fue fácil de escoger. Nombres con mucho cliché sonaban como propuestas, pero al final alguien dijo que eran un semillero, como una sandía, que está llena de semillas.

Y entonces comenzaron a escribir lo que les diera la gana, la forma como entienden la literatura, escriben lo que toca su sensibilidad. “Sandía es una ventana a lo que uno quiere decir y no a lo que tiene que decir”, dice Santiago Jaramillo, quien sobre el papel es el director de la revista, pero él aclara que es por protocolo.

“El grupo es un espacio de pura gente que se quiere, que son grandes amigos. Todo eso viene de los intereses en común que tienen los integrantes, obvio, pero también del hecho de tener que abrirse delante de los otros y atreverse a mostrar algo profundamente personal. Nadie se tiene ya vergüenza”, señala Juan Felipe.

Aunque alguna vez se había hablado de publicar una revista con sus textos, en noviembre del año pasado decidieron que la idea de una publicación de Sandía se debía materializar.

En un principio querían que fuera una publicación privada para ellos, sus amigos y familiares. Pero el costo de la producción los obligaba a que el número de ejemplares fuera mayor.

Fueron 300 ejemplares los que se imprimieron. En sus planes nunca estuvo venderlos, pero con el sueldo de estudiantes, fue la única salida para financiar la publicación y las próximas que se harán. Además, para hacer la primera publicación se realizó una rifa.

En enero se presentó la revista en el bar Calle 9+1 y durante esta se vendieron 70 ejemplares. La revista ha sido bien recibida y entusiasma a mucha gente. Es por eso que próximamente se podrá encontrar en la librería Palinuro y Nueve 3/4.

A pesar de que la revista se vende, la idea no es que sea algo lucrativo, lo que se busca es que la revista sea sostenible. Además a nadie se le va a pagar por escribir en Sandía, simplemente se hace por pasión.

¿Pero por qué hacer una revista impresa e invertir una cantidad de dinero considerable, sabiendo que con ese capital se puede hacer mucho en la web? La respuesta hace que el grupo sea un tanto romántico, simplemente lo impreso tiene una mística que lo digital no va a poder superar nunca.

En Sandía se lee literatura todo el tiempo, piensan literatura y ven literatura. De esta manera se observan cosas distintas y se encuentra lo literario en lo periodístico, porque a pesar de que la literatura corre por las venas de sus integrantes, también lo hace el periodismo, en especial, el narrativo.

La publicación será trimestral, pero saben que será un camino difícil. La idea es que se publiquen textos e ilustraciones muy bonitas, seguir escribiendo y “abrir espacio a las publicaciones literarias independientes que existen en la ciudad. Esas publicaciones la gente no las ve, o no las quiere ver. Eso puede ser útil para la ciudad”, asegura Santiago.

Mateo García
MEDELLÍN
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.