El avance de la economía digital y la convergencia

El avance de la economía digital y la convergencia

Hoy, las industrias deben ser consciente y esperar grandes cambios en los modelos de negocio.

notitle
15 de febrero 2016 , 09:45 a.m.

* “Con el debido respeto a Blockbuster y su nuevo propietario, VIACOM, creo que las tiendas de alquiler de vídeo estarán fuera del negocio en menos de diez años”. Nicholas Negroponte, Being Digital, 1995.

En 1457 nace el primer periódico impreso del que se tenga noticia: El Gazzette de Nuremberg. Cinco siglos después (año 2.000), esta industria obtuvo ingresos por publicidad de 66 billones de dólares, solamente en Estados Unidos, de acuerdo con la Asociación Americana de Periódicos (NAA).

Paradójicamente, los ingresos de la prensa escrita en 2013 habían caído a US $17 billones (el 75 por ciento de su valor) mientras que los medios digitales reportaron ingresos de US$ 6 billones. En total, una industria de más de cinco siglos perdió en trece años el 65 por ciento de su valor. Trece años de profusión de internet y de los medios digitales.

A su vez, después de siglo y medio de crecimiento, entre los años 2000 a 2013, la industria fonográfica en Estados Unidos pasó de vender 1.000 millones de unidades a 1.800 millones (80 % de crecimiento en volumen), pero sus ingresos tradicionales caen de US $14 billones a cerca de US$ 3 billones, mientras que la música digital produjo ingresos de US $3 billones. Esto se traduce en una transferencia de valor hacia el consumidor de cerca de US $19 billones, a precios del año 2000. Esto, sin incluir los efectos de modelos de negocio de consumo ilimitado y tarifa plana como Spotify y Deezer, entre otros.

Similares efectos podemos reconocer en industrias de retail, comunicaciones de voz, mensajería, agencias de viajes, hotelería y, más recientemente, transporte público, banca y provisión de contenido audiovisual.

Industrias que se tomaron más de 50 o 100 años en consolidarse, decaen en 10 años o menos, gracias a la digitalización y a la reducción de la brecha al acceso de la sociedad de la información. Los ciclos de vida de ciertas industrias y modelos de negocios son cada vez más cortos: en 1958, el promedio de una empresa de la lista S&P500 era de 60 años; hoy es de 20 años.

Por todo esto, era de esperarse que estos modelos disruptivos de negocios incursionaran en mercados de provisión de vídeo on line, pague por ver, bajo demanda, everywhere, etcétera, teniendo en cuenta la oportunidad que representa el principio de neutralidad de red; la masificación de la banda ancha; la dinámica incremental a gran escala de la economía digital, con grandes retornos y bajos costos marginales; propuestas de valor diferenciadas y su condición de servicios de información, fuera del alcance de la regulación del régimen de servicios públicos de televisión o de telecomunicaciones.

Nos encontramos ante un cambio general de las reglas. Un cambio permanente en los modelos de negocios establecidos. En fin, hoy la gran ventaja competitiva es la capacidad de romper paradigmas.

Esta realidad demanda otras competencias directivas: innovación, tecnológica, de servicios y de modelos de negocio, para el logro de ventajas competitivas; anticipación, gestión de la información, hoy big data, para generar, en lo posible, nuevas necesidades en los clientes, mi propio ‘océano azul’ y que mi servicio o producto sea oportuno; generación de ‘experiencias’ como propuesta de valor y de vínculo emocional.

Hoy, las industrias deben ser consciente y esperar grandes cambios en los modelos de negocio, ingresos mucho menores y adaptarse rápidamente, asumir posiciones estratégicas, redefinir su propuesta de valor, diferenciada y basada en verdaderas posiciones competitivas; ser flexibles, adaptativos e innovar permanentemente.

Por su parte, el desafío digital para el Estado, el legislativo y las agencias de regulación consiste en producir un ecosistema que reduzca al máximo las barreras de entrada y salida, que se promuevan la competencia y la competitividad a través de un régimen de contraprestaciones adecuado y que se defina el modelo y tamaño de la televisión pública y su sostenibilidad.

Este ecosistema debe permitirles a los proveedores del servicio en Colombia afrontar con las debidas competencias el reto que representa la economía digital, la convergencia y los modelos disruptivos del negocio.

ERNESTO P. OROZCO O.
Miembro Junta Nacional de Televisión

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.