El vandalismo no es protesta

El vandalismo no es protesta

¿Por qué los bogotanos de bien tenemos que pagar por los destrozos que ocasionan estos delincuentes?

14 de febrero 2016 , 09:47 p.m.

Una cosa son las protestas y el derecho a ellas, y otra muy distinta es el vandalismo, que es lo que ha pasado recientemente con el sistema TransMilenio. ¿Por qué los bogotanos de bien tenemos que pagar los miles de millones por los destrozos que ocasionan estos delincuentes?

Además de estar ya pagando desde hace mucho tiempo lo que dejan de pagar los colados. Y a esto se suma la falta de decisión de la anterior administración al no subirle al precio del transporte público en su momento, sino, antes, disminuirlo en la tal hora valle, lo que creó un desequilibrio en las finanzas del sistema.

Pero, claro, eso no era conveniente políticamente y, entonces, a la actual administración le tocó cargar ese muerto. Ojalá que los señores jueces, que son especialistas en dejar a tanto pícaro por fuera y con casa por cárcel, actúen en aras de defender los derechos y la vida de la mayoría de los ciudadanos decentes y trabajadores de esta ciudad.

Gerardo Prada Ahumada
Bogotá

Impuestos exagerados

Señor Director:

Es de suma gravedad que les vayan a estropear la tranquilidad y paz a muchos propietarios de automotores que de un año para otro van a sufrir incrementos exorbitantes en el impuesto de rodamiento; es una cuestión a todas luces injusta, pues este no es el único impuesto que una persona o una empresa paga.

Las tablas de avalúo no pueden estar por encima de lo que marque el mercado, porque estaríamos al frente de franca exacción fiscal; lo que se está tipificando en las reclamaciones de los contribuyentes, que también observan que el asunto de la depreciación no se ha tomado en cuenta.

El Ministerio de Puertos y Transporte debe ver el clima de desasosiego que ha generado y actuar en consecuencia.

Rogelio Vallejo Obando
Bogotá

La Guajira y otras zonas

Señor Director:

Es justo reconocer el gesto solidario y humano que han tenido algunas instituciones y personas naturales, del orden nacional e internacional, para con los niños y población wayús, que atraviesan por tan penosa situación de desnutrición, hambre y abandono. Les han proporcionado medicinas, agua y alimentos que escasean en la zona.

Estos compatriotas llevan prácticamente 5 meses sin agua y, en consecuencia, sin alimentos, pues el agua de pozo no es apta para el consumo humano. Los cultivos y los animales no pueden sobrevivir a la sequía.

Están construyendo reservorios para almacenar agua, lo que será una solución parcial, como ocurre también en otras zonas del país, olvidadas por la Administración central, y viciada de malos manejos y corrupción de los gobernantes regionales, quienes no aceptan su responsabilidad y argumentan miles de justificaciones.

Gerardo Dussán D.
Bogotá

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.