Secciones
Síguenos en:
Nada justificó la refinería

Nada justificó la refinería

Vale recordar los argumentos que se exponían desde el 2004 con los extracostos de Ecopetrol.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de febrero 2016 , 09:47 p. m.

El domingo 5 de septiembre del 2004 publicó este periódico un artículo titulado ‘Nada justifica la refinería’, que este ciudadano había enviado para contribuir al agitado debate que sobre el tema se daba en el país.

Ahora, cuando salen a relucir los escandalosos gastos, los extracostos y el endeudamiento que queda pesando sobre el patrimonio de Ecopetrol, salen, también y obviamente, las explicaciones y justificaciones o disculpas de quienes tuvieron responsabilidades en la toma de decisiones sobre su ejecución.

Es útil e importante, para reflexión del país, contrastar algunas o al menos las más importantes de esas explicaciones y justificaciones con los argumentos que se daban en aquel escrito del 2004, que causó bastante revuelo y le costó al autor mucho reclamo de los industriales interesados en que se hiciera. En forma muy resumida, estas eran las siete razones de fondo que soportaban la afirmación del titular.

La primera, de orden conceptual: que no es papel del Estado meterse a montar desarrollos industriales que puede realizar, y más fácilmente, el sector privado.

La segunda: que con ella se desperdiciaría la más clara oportunidad para romper el absurdo y perjudicial monopolio de Ecopetrol en el abastecimiento de combustibles líquidos al país y, en cambio, se cerraría la posibilidad de que terceros entraran a montar refinerías para competir en el mercado colombiano.

La tercera: que no podía tener prioridad entre las destinaciones de recursos públicos, que ya se estimaban en un poco más de 800 millones de dólares, léase bien, ochocientos millones que era muchísimo dinero, especialmente dada la situación de pobreza y de guerra en Colombia. Lo de los casi 4.000 millones de dólares como presupuesto revisado todavía ni se vislumbraba.

La cuarta: que todos los cálculos de la propia Ecopetrol indicaban una tasa interna de retorno azarosamente baja, y el Estado no debería embarcarse en negocios con ese nivel de riesgo.

La quinta: que el Gobierno había decretado por esos días una reforma institucional del subsector hidrocarburos en la cual se creó la Agencia Nacional de Hidrocarburos y se estipuló con gran énfasis que Ecopetrol tendría carácter, manejo y responsabilidades estrictamente empresariales. Y que emprender un proyecto de tan dudosa rentabilidad reñiría radicalmente con esa definición.

La sexta: que si existe alguna actividad industrial bien intensiva en capital y poco generadora de empleo, esa es la de refinar petróleo.

Y la séptima: que un proyecto de esos no debe ser realizado por presiones de intereses regionales.

En EL TIEMPO del domingo 7 de febrero de este 2016, aparecen unas declaraciones del expresidente Álvaro Uribe en las que dice: “Mi gobierno vio que era un éxito para el país” y, se afirma, explicó que su administración tomó la decisión de hacer la refinería atendiendo un clamor de Cartagena, pues la macroobra le representaba a la ciudad 10.000 puestos de trabajo.

Y, con todo respeto, debo decir que las declaraciones de quienes estuvieron al frente de las más altas posiciones y las más delicadas decisiones sobre Reficar por esa época en nada son satisfactorias. Más bien los hunden. Primero, la de entregar a un socio –y semejante socio– el manejo total y sin control de gasto, de las decisiones sobre inversión tan cuantiosa y delicada y luego, cuando el socio se quita, entrar a comprarle. ¡Increíble!

JORGE EDUARDO COCK L.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.