Messi, Suárez y un penalti que ya es leyenda

Messi, Suárez y un penalti que ya es leyenda

Los futbolistas hicieron la jugada que hizo famosa Johan Cruyff, pero inventada en 1957.

14 de febrero 2016 , 04:16 p.m.

Para unos se vistió de Pablo Picasso y convirtió el Camp Nou en un lienzo, para otros se disfrazó de Francisco Franco y el estadio fue como el campo de concentración de Miranda de Ebro, en donde se vio cómo Barcelona aplastó 6-1 a Celta de Vigo en la fecha 24 de la Liga de España. (Lea aquí: Del gol maradoniano al penalti de Cruyff: la metamorfosis de Messi.)

Era el minuto 36 del segundo tiempo, Barcelona ganaba 3-1 y decretaron un penalti para el equipo local; todo parecía normal. Inclusive, la incertidumbre se generaba sobre quién lo patearía, si Lionel Messi o Neymar; hasta ahí, ninguna novedad. Finalmente, el astro argentino acomodó el balón y se paró al frente del punto blanco para dar paso a lo impensado, así estuviera Messi detrás de la pelota, y fue cuando el argentino corrió y dio un toque sutil, para unos un pincelazo, para otros un cachazo, para que apareciera el uruguayo Luis Suárez, quien terminó de darle color a esa obra de arte, para unos, y, para otros, fusiló al Celta; era un 4-1 lapidario.

Fue una jugada que tiene tantas lecturas como la interpretación de una mano dentro del área; para unos fue un show, magia para la tribuna y televidentes, mientras que otros indican que es una humillación, una falta de respeto para el rival. (Lea también: 'Era para mí, así lo habíamos entrenado': Neymar)

Lo cierto es que los jugadores de Barcelona salieron, encabezados por el tridente, a celebrar con euforia, mientras el arquero Sergio Álvarez reclamaba a sus jugadores la falta de reacción. Pero, ante esa imaginación, cualquier táctica defensiva queda doblegada.

En el Camp Nou se rumoraba que eso fue un castigo a la celebración de John Guidetti, quien, de penalti, había hecho el 1-1 transitorio, y se puso sus manos detrás de las orejas, como diciendo “no los oigo”. Fue una provocación a una artillería pesada que respondió con Luis Suárez (13 ST, 20 ST y 37 ST), Ivan Rakitic (40 ST) y Neymar (45 ST).

Messi (28 PT) había hecho el 1-0 con un golazo de tiro libre.

La discusión no se genera por la jugada, que –todos coinciden– fue una genialidad; el dilema es por el momento, porque era un partido con una ventaja de dos goles y con pocos minutos por jugar; estaba resuelto.

Pero esa acción a la que unos denominan ‘penalti indirecto’, pero que técnicamente es un penalti fallado por el que hace el pase, tiene antecedentes, y el más recordado es el hecho por Johan Cruyff, quien también vistió la camiseta azulgrana. Fue en 1982, cuando jugaba para Ajax e hizo esa jugada con Jesper Olsen. El holandés cobró hacia adelante, pero la diferencia fue que el danés se la devolvió a Cruyff, quien marcó el gol en un partido que término 5-0 sobre Helmond Sport.

Pero las bibliotecas datan en sus hojas amarillentas que hubo un inventor de esa acción muchos años atrás. (Vea: Los penaltis cobrados al estilo de Johan Cruyff y Lionel Messi)

Era el 5 de junio de 1957, en un partido entre Bélgica e Islandia clasificatorio al mundial de Suecia 1958. El encuentro iba 7-1 en el antiguo estadio de Heysel, en Bruselas, y hubo un penalti para los locales; el encargado de ejecutarlo fue Henri ‘Rik’ Coppens.

“Puse la pelota sobre el punto de penalti y, yendo hacia atrás, veo detrás de mí a Pieters. Le dije en francés en deux temps (en dos tiempos), y él entendió rápidamente. No tiré, le di el pase, él me la devolvió y marqué”, contó en su momento el jugador, que falleció el 5 de febrero del año pasado a los 84 años.

Ese partido terminó 8-3, aunque no sirvió de mucho porque Bélgica no pudo ir a ese mundial al que clasificó Francia en ese grupo.

Ingrese pie de foto

Aunque esa jugada no siempre tiene el final deseado por sus ejecutantes. Lo pueden preguntar a los franceses Robert Pires y Thierry Henry, que jugando para Arsenal lo intentaron en un partido en Inglaterra, en la temporada 2005-2006 contra Manchester City, pero Pires no tocó bien el balón y mientras Henry decidía qué hacer, su compañero volvió a tocar el balón; la jugada fue invalidada cuando iban 77 minutos y el partido lo ganaban los gunners 1-0.

Sin embargo, en el 2013, Henry se desquitó. Fue en un partido benéfico, en el que estuvo Messi, pero esta vez él fue el asistidor y Florent Malouda, el que convirtió.

De esta forma, la leyenda de los penaltis sigue creciendo, con capítulos de ejecuciones de ‘taco’ y ‘rabona’.

ANDRÉS FELIPE VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO
@afviveros

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.