'Making a Murderer', el documental del que todos hablan

'Making a Murderer', el documental del que todos hablan

El fenómeno televisivo del momento es una 'docuserie' sobre un condenado a cadena perpetua.

notitle
13 de febrero 2016 , 11:25 p.m.

Un hombre pasa 18 años en la cárcel por un crimen que no cometió. Recupera su libertad y anuncia que demandará al Estado por 36 millones de dólares en compensación por la vida perdida. En el 2005, dos años después de dejar la cárcel, vuelve a ser acusado, esta vez de homicidio, y es sentenciado a cadena perpetua en un juicio controversial.

El condenado se llama Steven Avery y su historia es el ‘hit’ televisivo del momento. La serie documental de Netflix ‘Making a Murderer’ (algo así como ‘Fabricando un asesino’) fue lanzada el pasado 18 de diciembre y el impacto que ha causado en estas semanas ha generado hasta reacciones de la Casa Blanca: el presidente Barack Obama tuvo que salir a aclarar que no está en capacidad de indultar al hombre que, después de casi una década tras las rejas y en el olvido, retorna a las primeras planas y a los titulares de los noticieros.

El documental de diez horas, dividido en igual número de capítulos y realizado por las cineastas Laura Ricciardi y Moira Demos, revalúa el caso con múltiples entrevistados, reconstruye la vida de Avery –quien se ha convertido en un nombre familiar para la audiencia– y explora su posible inocencia y la probable corrupción del sistema judicial frente al caso.

El impacto que la producción ha tenido en la opinión pública ha sido tan grande que en Estados Unidos se recogieron 500.000 firmas para respaldar la iniciativa de indulto a la que se refirió la Casa Blanca. Por no hablar de los miles de trinos y posts que suma el movimiento #FreeStevenAvery (liberen a Steven Avery) en las redes sociales, el cual ha recibido apoyo desde buena parte de los 130 países en los que tiene presencia Netflix –la exitosa plataforma de televisión por streaming–, incluido Colombia.

Las dos realizadoras se han convertido en asiduas entrevistadas de los late shows; los abogados del condenado, Dean Strang y Jerry Buting, pasaron a ser una especie de héroes locales, y personajes como el fiscal Ken Kratz, sus antagonistas.

La serie se ha enmarcado en la tendencia que abrieron otros documentales, como ‘Serial’ y ‘The Jinx’, de la cadena de televisión por suscripción HBO, lanzados en el 2014 y el 2015, respectivamente, con el propósito de desentrañar casos juzgados que tienen que ver con asesinatos y las historias que rodearon la trasescena de los crímenes.

La respuesta de las audiencias a estas apuestas de no ficción confirma que el éxito no está reservado a las producciones con guiones imaginativos, efectos especiales, superhéroes o historias épicas.

¿Cómo es el caso?

La serie documental se centra en las dos acusaciones que sufrió Steven Avery: la primera sucedió cuando él tenía 22 años y fue acusado de abuso sexual e intento de homicidio de Penny Beerntsen. Después de pasar 18 años en la cárcel, fue liberado ante una prueba de ADN que demostró que él no era culpable. Al salir de la cárcel, decidió iniciar un juicio contra el Estado, en el que reclamó 36 millones de dólares a modo de compensación. En medio del proceso judicial, la fotógrafa Teresa Halbach desapareció y volvió a ser acusado por su muerte al descubrir que ella había ido a su casa para sacar unas fotografías de la camioneta que él quería poner a la venta. Por este mismo caso, su sobrino, Brendan Dassey, también fue encontrado culpable por considerar que había sido cómplice de su tío.

A lo largo de los diez episodios, la ‘docuserie’ muestra muchísimas irregularidades en ambos procesos de investigación y busca demostrar su inocencia, al mismo tiempo que plantea posibles hipótesis sobre por qué es erróneamente acusado por este crimen. Para esto, las directoras trabajaron muy de cerca con su familia y abogados.

Actualmente, Avery está tras las rejas –igual que su sobrino– cumpliendo la condena a cadena perpetua. Este procesamiento fue dado a conocer en el 2007 (dos años más tarde de conocido el crimen) y, en el 2011, su abogado trató de apelar esta sentencia, pero la medida fue denegada por el Estado.

700 horas de filmación

La serie se filmó a lo largo de los últimos diez años y siguió de cerca el segundo juicio contra Avery, además de recopilar una gran cantidad de material de archivo, así como entrevistas a todos los allegados de la víctima o que tuvieron alguna participación en los casos. El resultado de todos estos años de investigación fueron 700 horas de metraje que dieron lugar a esta primera temporada de diez episodios, de una hora de duración cada uno (originalmente, la serie solo iba a tener 3 capítulos, luego iban a ser 8, pero finalmente la extendieron a 10). Ricciardi y Demos, las realizadoras, aseguran tener un gran volumen de material que no incluyeron en la edición de los diez capítulos, lo que hace suponer, basadas en el éxito conseguido hasta el momento y el activismo generado, que es posible que una segunda temporada del documental esté en cocción. Y aún se desconocen las consecuencias que el documental puede generar en el caso, lo que causa una sensación de historia en desarrollo.

Movilizados por Avery

El impacto de esta serie fue tan grande que muchísimas organizaciones empezaron a movilizarse para reclamar la liberación de Steven Avery y compensación por los daños causados. Se creó una petición en la conocida página de activismo social Change.org, la cual ya cuenta con más de 500.000 firmas. La Casa Blanca respondió oficialmente para un posible indulto en este caso y hasta el colectivo Anonymous se involucró declarando que tienen pruebas que demuestran la inocencia de Avery y la corrupción del sistema judicial de Manitowoc (Wisconsin) que lo sentenció. La historia de ‘Making a Murderer’ también sirvió como inspiración para el músico Dan Auerbach, quien lanzó una canción con su nueva banda (The Arcs) llamada ‘Lake Superior’, que escribieron después de ver la serie.

Pero también existieron fuertes reacciones del otro frente del caso. Ken Kratz (exfiscal del Estado que manejó el caso del asesinato de Teresa Halbach) declaró también en varias entrevistas que ‘Making a Murderer’ dejó muchos detalles de lado como, por ejemplo, que el ADN de Avery fue encontrado en el auto de la fotógrafa o que, por ejemplo, Steven la llamó en varias ocasiones, el día de su desaparición, desde un teléfono descartable, tanto a su celular como a su oficina.

SOLEDAD VENESIO
La Nación (Argentina)

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.