Míranos, estamos aquí

Míranos, estamos aquí

Por lo menos afuera no hay que pedir que nos miren, desde hace tiempo saben que existimos.

notitle
13 de febrero 2016 , 09:06 p.m.

Poco después de la Cumbre de las Américas en Cartagena, me encontré con un grupo de líderes palenqueros y de la Boquilla que con emoción me mencionaron la entrega de sus títulos de propiedad colectiva del territorio, por “nuestro presidente Obama”; Juana Franco, una de ellos, me dijo: “Él es negro, negro como nosotros, y está con nosotros, fue el único que nos saludó uno por uno”. El Departamento de Estado siempre prioriza, en la visita de los presidentes a Colombia, un encuentro o hecho simbólico con líderes afros, ya que el tema étnico ha ocupado los primeros lugares en la agenda bilateral.

La duda que quedó en el lanzamiento de Paz Colombia, donde el mismo presidente Obama hizo alusión al tema de paz, mencionando su encuentro con líderes afros en Cartagena para reivindicar sus derechos territoriales, fue: ¿de qué paz estamos hablando? ¿Paz Colombia sin afrocolombianos? Y si los afrocolombianos hacen parte, ¿por qué no están? La diversidad se ve, no se explica. Más de la mitad de municipios críticos para el posacuerdo son mayoritariamente negros e indígenas, entonces de qué paz territorial estamos hablando, ya que la omisión es un síntoma de la falta de participación. No es solo la invitación a un evento. Eso no solo se preguntan en el Congreso de Estados Unidos; en la columna de Melba Escobar titulada ‘Los invisibles’, esta semana, la líder del principal Consejo Comunitario del Chocó expresó: “La paz no es para nosotros”.

En las últimas semanas, los discursos del presidente Obama; el Super Bowl, con esa presentación impecable de reivindicación racial de Beyoncé, o el escándalo de los Óscar, el mensaje común ha sido: “Míranos, aquí estamos... no nos vamos a dejar matar ni invisibilizar”; la vida y el bienestar de la gente negra importan tanto como los del resto de los ciudadanos. Si aquí es tratado como un tema marginal, allá no. Pero, bueno, es que quizás hay más conciencia y urgencia por trabajar los desafíos de la población negra en el Capitolio en Washington que en cualquier lugar de poder en Bogotá.

Tenía todo el sentido que en el grupo de invitados estuvieran esa cantidad de líderes negros e indígenas, de comunidades rurales y campesinas, de organizaciones juveniles y de mujeres en quienes recaerá la responsabilidad de que la paz no sea otro anuncio más y otra firma, sino algo construido e interiorizado desde las comunidades que han sufrido de primera mano los embates del conflicto, que han perdido el miedo al miedo y permanecen en su territorio a pesar de todo.

Yo hubiera invitado a Aura Dalia Caicedo, Fanny Rosmira Salas, Goyo, Josefina Klinger, Mabel Torres, María Roa, Mary Grueso, Nidia Góngora, Nimia Teresa Vargas. ¿Que quiénes son? Mujeres negras que están haciendo historia desde, para y con las comunidades con valentía, tratando de desarmar las violencias cotidianas con la contundencia de sus hechos. Hubiera invitado también a líderes jóvenes como Jeihco, Jhon Jaime Sánchez y Henry Arteaga, de Casa Kolacho, Son Batá y Crew Peligrosos; Carlos Jahir Guazá, de Titanio; o Katherin García y Heidiz Mena, de Jóvenes Creadores del Chocó, o la Red Juvenil de Mujeres Chocoanas; pero, bueno, nos queda la visita del papa Francisco el año entrante, que ya confirmó que va a Quibdó, él sabe de qué paz estamos hablando; y después, la próxima visita del presidente Obama, ahora fuera de la Casa Blanca, desde su Fundación. Entonces, por lo menos afuera no hay que pedir que nos miren, desde hace tiempo saben que existimos y nos quieren ver. Como sabiamente lo decía Carlos Fuentes: “Solo dañamos a los demás cuando somos incapaces de verlos e imaginarlos”.

Nota: muy graves el orden público en Quibdó y los anuncios de paro armado indefinido.

PAULA MORENO
Presidenta de Manos Visibles
@manosvisibles

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.