Secciones
Síguenos en:
'La insoportable levedad...'

'La insoportable levedad...'

La ligereza pareciera ser una característica irremediable de la política nacional.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de febrero 2016 , 09:06 p. m.

‘La insoportable levedad del ser’, el título del clásico de Kundera, parece escrito a propósito para Colombia. Tres ejemplos en la última semana: (1) las declaraciones del Ministro de Agricultura, echando la culpa del encarecimiento de los alimentos a una confabulación de los supermercados y las tiendas, con ejemplar ligereza, en el mejor estilo chavista; (2) los dos aviones de invitados oficiales, con los que se convirtió en pachanga provinciana una conmemoración importante para las relaciones internacionales del país; (3) la ligereza de los medios al dar por sentado que hubo corrupción, y no una grave improvisación, detrás de la enorme diferencia entre el presupuesto inicial y los costos finales de Reficar.

Uno entendería que una persona sin educación y sin información diga o crea que todos los comerciantes del país se han puesto de acuerdo para subir el precio de los alimentos. Hasta puede comprender que lo diga Maduro en Venezuela, buscando tapar el descalabro de las políticas del régimen. Pero esperábamos algo más de nuestros ministros del ‘buen gobierno’. Las malas lenguas dicen que Iragorri cree estar preparando su candidatura presidencial con salidas populistas de este calibre o, peor aún, que de verdad se las cree.

Me cuesta aún más trabajo comprender las metidas de pata de un hombre preparado, como el presidente Santos, quien con frecuencia deshace con una mano lo que hace con la otra. El Plan Colombia contribuyó a la derrota militar de las Farc (aunque no a erradicar el narcotráfico), y su continuidad puede contribuir a construir la paz. La celebración en la Casa Blanca debería haber sido reconocida por todos los colombianos como un hito importante en nuestras relaciones internacionales. Pero Santos, con un singular don de la inoportunidad, la convirtió en objeto de críticas y burlas por haberla ‘transmutado’, como diría Maduro, en una parranda, precisamente cuando se pide a todos los colombianos que nos apretemos el cinturón ante la difícil situación económica y fiscal del país.

Y qué tal la ligereza con la que algunos medios se lanzaron a hacer acusaciones graves cuando se publicaron las cifras finales del costo de Reficar, sin informarse de que ha habido varias investigaciones de la Contraloría sobre los gastos de esta obra y, al menos hasta ahora, no se han encontrado indicios de corrupción. Quizás se encuentren, pero hasta que eso suceda no se puede enlodar alegremente el buen nombre de Ecopetrol y sus técnicos.

De lo que sí no cabe duda es de que hubo una enorme improvisación en la forma como se planeó y contrató la obra, como sugiere la Contraloría. Ecopetrol escogió en el 2006 un socio, Glencore, que sabía poco de refinación y a quien acabó por comprarle sus acciones a muy buen precio cuando se complicó la obra (en el 2009). Glencore, con la aprobación de Ecopetrol, contrató en el 2007 una obra de esta magnitud sin estudios de ingeniería de detalle, y cuando se inició construcción, en el 2010, estaban avanzados apenas en un 25 por ciento. El desarrollador (CBI) tenía poca experiencia y, según la Contraloría, el contrato no garantizaba la eficiencia de la obra. Cómo sorprenderse, entonces, de que el presupuesto inicial resultase muy subestimado, o de que se incurriera en grandes sobrecostos (agravados por la huelga de la USO), o ambas cosas. Esta forma de contratar grandes obras, sin estudios suficientes, fue una de las ligerezas que más le criticamos en su momento al gobierno Uribe.

Y ni hablar de la insoportable ligereza, y falta de coherencia, con la que dirigentes de la Unidad Nacional, que exigen más gastos en programas sociales y de infraestructura, se oponen a la consecución de los recursos que se requieren para financiarlos.

GUILLERMO PERRY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.