Hallan cuerpo de niño en alcantarillas de barrio de Soacha

Hallan cuerpo de niño en alcantarillas de barrio de Soacha

Familia y Policía creen que sería el de Juan Sebastián Fuentes. Medicina Legal dará dictamen final.

notitle
13 de febrero 2016 , 07:03 p.m.

Tras 54 días de búsqueda del niño de 2 años Juan Sebastián Fuentes Rojas, la Policía de Soacha y Bomberos de Cundinamarca encontraron este sábado un cuerpo, en estado de descomposición, que podría ser el del menor.

Los restos fueron hallados tras revisar las redes de alcantarillado de Quintas de Santa Ana en Soacha, justo donde desapareció Juan Sebastián el pasado 22 de diciembre.

Hasta el momento, el cuerpo está siendo analizado por el Instituto de Medicina Legal, encargado de hacer los exámenes necesarios para confirmar científicamente la identidad del niño. Aunque aún no se conocían los resultados, familiares del menor afirmaron sábado que no tenían dudas sobre su identidad.

Argemiro Fuentes, padre del niño, le dijo a EL TIEMPO: “Por la ropa que se encontró, no nos cabe duda de que se trata de nuestro hijo”.

Agregó que en medio de todas las teorías que se manejaron en este caso, “la única verdad es que efectivamente se cayó a una alcantarilla que no estaba tapada. No lo habían visto porque al lado de la alcantarilla había dos caminos y nadie se metió por ese pastal donde lo encontraron”, dijo.

El hallazgo se dio a las 2 de la tarde de este sábado, un día después de que la Fiscalía confirmó que la camiseta de rayas, hallada en una alcantarilla de Soacha, correspondía a la del pequeño Juan Sebastián.

Los bomberos se concentraron en buscar en este punto después de que la Policía reveló, hace siete días, un video en el que se ve al niño cayendo en una alcantarilla sin tapa, ubicada a 500 metros de la residencia donde vivía el menor con su familia. (Lea tambien: Un video, clave en el caso de desaparición de Juan Sebastián)

Fuentes aseguró que la familia ha sufrido mucho en estos dos meses, pero que después de ver el video no tuvieron duda sobre el desenlace del menor. Indicó que no descarta iniciar una demanda por la muerte de su hijo, pues “era responsabilidad de las autoridades mantener esas alcantarillas tapadas”.

Según fuentes oficiales, las autoridades habían revisado dos partes de la tubería: una que va hacia las aguas residuales y otra que recoge más aguas negras.

Fue en el tercer punto que conecta al río, cuando llevaban 600 metros de exploración, y en donde no se había excavado antes, donde una cámara de los bomberos permitió observar lo que sería el cuerpo de un niño, en estado de descomposición. “La mitad de su cuerpo estaría completa, y la otra mitad no”, señaló un investigador.

“En ese tramo se venía trabajando desde hace tres días, que fue donde se encontraron los restos de ropa del menor Juan Sebastián”, contó un investigador.

Tras una excavación de más de nueve metros y de romper la tubería, buzos del equipo de bomberos se sumergieron a la alcantarilla para extraer el cuerpo.

Hacia las 3:45 de la tarde, el equipo de buzos logró extraer los restos del niño. Una hora más tarde, los padres del menor, Clara Rojas y Argemiro Fuentes, fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal para tomarles muestras biológicas que permitan determinar la identidad del cuerpo.

Hay unos elementos que permiten confirmar que se trata del menor, como la ropa. La Policía hizo una búsqueda con 370 cámaras y hubo 27.000 horas de análisis de video. Se creó un plano con topógrafos e ingenieros para llegar a una alcantarilla donde estaba el taponamiento que se evidenció y donde finalmente estaba el cuerpo”, explicó el sábado José Miguel Correa, comandante de Policía de Cundinamarca.

La búsqueda

La última vez que los familiares del niño lo vieron con vida fue el pasado 22 de diciembre, a las 11 de la mañana, en el barrio Quintas de Santa Ana de Soacha.

El pequeño estaba acompañado de otros dos niños de 4 y 5 años con quienes salió a la calle. Su abuela, quien lo estaba cuidando, notó su ausencia dos horas después, cuando lo buscó para darle el almuerzo.

Cuatro horas más tarde, cuando se notificó la desaparición a la Policía, las autoridades iniciaron su búsqueda. En el proceso, la Policía ofreció una recompensa de 100 millones de pesos para quienes entregaran información. Este sábado, fuentes de la Policía indicaron que las autoridades llegaron a recibir, incluso, más de 1.500 llamadas de personas que decían tener algún tipo de dato, pero que al final era “información que no guardaba ninguna relación con el menor”.

Aunque en principio la búsqueda se concentró en las redes de alcantarillado, en el proceso también se manejaron teorías que indicaban que supuestamente el niño había sido visto en Medellín, y otras fuentes aseguraban que había sido trasladado a México.

La zozobra para la familia del menor creció cuando las autoridades afirmaron que pudo haber caído en manos de una red de tráfico de órganos. En medio de la investigación, Interpol emitió una circular amarilla para buscar al pequeño en 190 países.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.