Otros 120 productos están en la mira por publicidad engañosa

Otros 120 productos están en la mira por publicidad engañosa

En dos años, sanciones del Estado alcanzaron los $ 20.000 millones.

notitle
13 de febrero 2016 , 06:45 p.m.

Una prueba de orina para mujeres embarazadas capaz de anticipar el sexo del bebé, un producto para retardar el envejecimiento, un caldo de gallina criolla que no es solo de gallina y una cruz metálica que supuestamente aleja las enfermedades. Estos son algunos de los anuncios publicitarios quela Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ha sacado del aire por prometer algo que no pueden cumplir. (También:Piezas publicitarias de Genomma Lab deberán ser revisadas por la SIC)

Se trata de las multas por publicidad engañosa, que en total sumaron 40.672 millones de pesos entre el 2013 y el 2015, según indican estadísticas de esa entidad.

En el 2014, sumaron 12.369 millones de pesos, con un crecimiento del 53,3 por ciento respecto al 2013, cuando fueron de 8.064 millones de pesos. Sin embargo, el año pasado aumentaron 63,6, por ciento y se ubicaron en 20.240 millones de pesos, lo que demuestra que este ‘método’ de mercadeo parece estar en alza.

Las sanciones estatales se respaldan en el Estatuto del Consumidor del 2011, año en el cual la entidad enfiló baterías para detener a los vendedores de estas ilusiones.

La multa máxima son 1.300 millones de pesos, pero el Superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, anticipa a EL TIEMPO que plantearán una reforma del Estatuto, mediante una adición de un artículo de ese tipo, dentro de una ley que presentaron al Congreso para subir las multas por restricciones a la competencia y mejorar las facultades de la SIC.

De acuerdo con el funcionario, el tope de una multa de 1.300 millones de pesos puede ser alto para unos casos pero para otros, irrisorio.

“Una parte importante de la pauta publicitaria es engañosa o genera mala información en el consumidor. Por esto adelantaremos una batalla sin cuartel contra ella, y estamos llevando a cabo 120 investigaciones más”, agregó.

En su opinión, esta modalidad se aprovecha de las ganas de la gente de solucionar un problema, y va en contra de las empresas que no acuden a ese tipo de conductas y que pierden mercado por las prácticas cuestionables de sus competidores.

La sociedad influye

Entre tanto, analistas consideran que la delgadez es el estereotipo de la sociedad, y por eso no pocas personas recurren a dietas y productos mágicos que eliminan peso en un tiempo récord.

Fabián Sanabria, antropólogo y doctor en Sociología, dice, a su vez, que las personas crean sus propias creencias y los fabricantes de productos ‘milagrosos’ saben cómo calmar esas incertidumbres, los envían al mercado y los publicitan.

Mientras que el director de la Cámara de Cosméticos del gremio Andi, Juan Carlos Castro, dice que aunque la información técnica de los productos, que justifica sus bondades, y las proclamas de carácter cosmético y de salud son función de vigilancia del Invima, que también aplica sanciones como la SIC, trabajan de la mano de esta entidad para realizar campañas y eventos de socialización y sensibilización con las compañías, y así evitar comunicaciones que induzcan al error a los consumidores.

‘Ranking milagroso’

Las multas por publicidad engañosa en alimentos y salud o productos que supuestamente tienen atributos medicinales, de nutrición estética o ayudan a la funcionalidad del cuerpo humano, y conocidos como ‘milagro’, reciben hoy sanciones fuertes de la SIC.

El primer puesto de la lista, con 1.020 millones de pesos de multa, se lo lleva la Cruz del Gólgota. Este producto terminó mal porque su creador, la firma Feoh Ur Internacional S. A. S., decía que su producto tenía poderes milagrosos para curar enfermedades y alejaba las malas energías de supuestos espíritus malignos.

La SIC encontró que no era cierto que la cruz tuviera propiedades milagrosas o medicinales. Fue en el 2012, y además de sacar del aire los mensajes, ordenó el cierre de 22 establecimientos.

La resolución de la multa dice que, bajo declaración juramentada, el representante legal de esa firma aseguró que a 31 de diciembre del 2011 unas 130.000 personas, en su gran parte de bajo nivel de estudios, adquirieron el producto.

A Jorge Hané Laboratories Colombia, una de cuyas imágenes comerciales fue el ‘Pibe’ Valderrama, la SIC la multó el año pasado con 709 millones de pesos,pues sugería que el suplemento dietario Reduce Fat Fast servía para bajar de peso, cuando es prohibido que se haga alusión a la pérdida de masa corporal o algún efecto similar. (Además: 'Redu Fat Fast es un caso de publicidad engañosa')

Otros casos sonados

Un comercial de la firma Danone Alquería, en el que la presentadora de entretenimiento Andrea Serna era imagen, tuvo que ser retirado por orden de la SIC, también en el 2014, porque informaba que una línea de Activia era un yogur, cuando en realidad se trataba de un alimento lácteo fermentado.Esa sanción sumó 493 millones de pesos.

El producto Revertrex, con la imagen en televisión de la actriz Amparo Grisales, fue multado con 113 millones de pesos. La entidad no encontró en el 2012 ninguna prueba sustancial, técnica o científica que demostrara que previniera o retrasara la edad en los seres humanos y prolongara su vida.

El año pasado la SIC también puso en cintura a la filial en el país del laboratorio mexicano Genomma Lab, que fue multada con 123,2 millones de pesos por comercializar los jabones y cremas de la línea Siluet 40, anunciando también bondades de reducción de medidas corporales que no contaban con ningún tipo de respaldo científico.

En el 2014, el organismo de control además impuso una multa de 92,4 millones de pesos a la firma Percos S. A. por decir que su producto Intelligender permitía a los mujeres conocer el sexo del bebé con una prueba de orina que se debía realizar a partir de la décima semana de gestación.

Iglesia y fábrica de alimentos también ‘pecaron’

El año antepasado la SIC además impuso a la firma Cristianos Unidos por Una Sonrisa S. A. S. una multa por 92,4 millones de pesos, por afirmar que el servicio odontológico era gratis, cuando sí tenía costo y era cobrado a través de rubros como arriendo, luz, agua y publicidad.

Otra investigación de la entidad, en el 2015, halló que el caldo deshidratado Doña Gallina, que es fabricado por la empresa Quala, no está hecho ciento por ciento de la carne del ave de corral, y que el ingrediente “carne de gallina”, que figura en la composición informada en el empaque, estuviera compuesto de manera exclusiva con carne de gallina criolla. La sanción fue por 451 millones de pesos. (Lea también: El misterio de cuánta gallina traen los caldos en cubo)

Este año, con 552 millones de pesos, la SIC sancionó al Té chino-el original, que es comercializado por Natural Vitamins S. A. S., en cuyo empaque se anunciaban bondades asociadas con la pérdida de peso y la mejoría de condiciones médicas serias. La SIC encontró que las proclamas de pérdida de peso eran atribuibles a un programa de control en el que el bebestible simplemente es un apoyo para el consumidor que decide someterse a un régimen nutricional.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.