El Duque Blanco

El Duque Blanco

Se fue David Bowie, pero queda su gran legado de música y cine.

notitle
12 de febrero 2016 , 11:21 a.m.

Station to Station
(1976)
Cerró la trilogía ‘norteamericana’, menos ‘soul’ y más experimental, vista como un disco de transición que tiene momentos eclécticos, desde la fascinante canción que le da nombre al álbum, inmersa en diez minutos inquietantes. Es un trabajo determinante para toda la generación del pospunk y el New Ave. Tuvo en ‘Golden Years’ la canción que más lejos llegó en listas, un ‘funky disco’ que no paró de sonar en las discotecas de Estados Unidos.

Aladdin Sane
(1973)
Fue el primer álbum ‘hipster’ en la historia del ‘rock’. Con elementos del jazz, atmósferas que adornan las piezas gracias al pianista Mick Garson, es el primer trabajo ‘avant-garde’ en la carrera de Bowie, gracias a obras cumbre como ‘Watch That Man’, ‘Cracked Actor’, ‘The Jean Genie’ y ‘Drive In Saturday’, pieza que marcó a toda una generación ‘indie’ de finales de los 70. Incluye un pequeño homenaje a una de sus bandas más admiradas, con una interesante versión de ‘Let’s Spend the Night Together’, de los Stones.

Hunky Dory
(1971)
Fue el cuarto álbum oficial de Bowie. A este punto su carrera no despegaba, ni en ventas ni en listas. Durante la rueda de prensa el día del lanzamiento del disco, afirmó que era un trabajo menor, bastante regular; además salió del ‘clóset’. La estrategia le funcionó y el disco tuvo un mejor impacto que los anteriores. ‘Changes’ y ‘Life on Mars?’ se convirtieron en referentes de su repertorio, este último engrandecido por el talento de Rick Wakeman, quien antes de unirse a Yes pasó por la banda de Bowie.

Low, Heroes y Lodger (1977, 1979)
En octubre del 77, lanzó ‘Heroes’, segunda parte de la trilogía berlinesa, un disco similar en estructura a ‘Low’. Contó nuevamente con los aportes de Eno y tuvo en la electrizante guitarra de Robert Fripp de King Crimson uno de los elementos más interesantes para el tema ‘Heroes’, una de las canciones icónicas y más representativas en la carrera de Bowie. ‘Beauty and the Beast’ fue, además, un referente para los New Wave, pues Bowie podía ser experimental y pop a la vez, sin coquetear con el ‘mainstream’. La trilogía se cerró en 1979 con el álbum ‘Lodger’, el más melódico de los tres trabajos junto a Eno.

The Rise and Fall of Ziggy Stardust
and the Spiders from Mars (1972)
Bowie se imaginó un alterego futurista con el cual pudiera morir en el escenario. Con tintes apocalípticos y mesiánicos, fue el disco que elevó a la categoría de superestrella al británico. Aunque no es un disco conceptual como tal, la idea de un hombre que nos salvaría de la catástrofe fue recibida con beneplácito en ambos lados del Atlántico. El sencillo ‘Starman’ le abrió la puerta de los medios, esquivos hasta ese año. Bowie creó moda, sonido, cantó con acento inglés y llegó al punto de no diferenciar la realidad de la ficción. Así, en menos de un año mató a Ziggy y creo a Aladdin.

Jacobo Celnik

 

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.